Expertos de salud piden a Facebook que deje de funcionar como altavoz de los grupos antivacunas

Instituciones como la Academia Americana de Pediatría exigen a la red social que frene a los grupos que se oponen a las vacunas que campan a sus anchas en la red social difundiendo información falsa.
12 Feb 2019 – 2:41 PM EST

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente incluyó la reticencia ante las vacunas como una de las 10 principales amenazas para la salud en el mundo en 2019. Este riesgo es muy obvio en EEUU donde, según las autoridades sanitarias, el porcentaje de niños sin vacunar se ha cuadruplicado desde 2001, y más de 100,000 bebés y niños pequeños no han recibido ninguna vacuna.

El papel que gigantes como Facebook o Youtube tienen a la hora de difundir información falsa y sin contrastar es inmenso. Grandes grupos antivacunas como Stop Mandatory Vaccination, con más de 153,000 miembros, o Vitamin C Agains Vaccine Damage, un grupo que asegura que las altas dosis de esta vitamina pueden "curar" a las "víctimas" de las vacunas, difunden desde allí mitos y falsedades nocivos para la salud pública.

"Facebook debería dar prioridad a lidiar con las amenazas a la salud pública cuando se comparten falsedades o desinformación", dijo en declaraciones a The Guardian Wendy Sue Swanson, portavoz de la Academia Americana de Pediatría. "Los padres se merecen la verdad. Si se encuentran con algo que no es verdad, se incrementa la ansiedad y el miedo y pueden cambiar su opinión sobre las vacunas, lo cual es peligroso".

La publicidad en Facebook

Además de hospedar estos y otros grupos, Facebook también acepta los ingresos por la publicidad de anuncios que buscan desalentar a los padres a vacunar a sus hijos. Stop Mandatory Vaccination llegó a lanzar un anuncio tan extremo que fue censurado por las autoridades de Reino Unido. Facebook también aceptó los ingresos por publicidad de otros grupos como Vax Truther, Anti-Vaxxer, Vaccines Revealed o Michigan for Vaccine Choice.

Una búsqueda sencilla en Youtube desde un usuario anónimo muestra cómo la propaganda antivacunas supera ampliamente la información científica y que se basa en hechos. Un restudio reciente de la Sociedad Real para la Salud Pública, en Reino Unido, encontró que la mitad de los padres con niños de corta edad estuvieron expuestos a información falsa en las redes sociales sobre las vacunas.


El mes pasado, el estado de Washington declaró el estado de emergencia después de que 48 personas contrajeran sarampión, una enfermedad altamente contagiosa que puede resultar fatal para los niños pequeños. El sarampión se declaró eliminado en el año 2000 en EEUU gracias a los programas de vacunación, pero las exenciones a las vacunas obligatorias condujeron a su reaparición.

El año pasado se diagnosticaron 350 casos en el país, y este año va camino de ser peor. Los estados del noroeste no son el único “punto caliente” en EEUU. Las exenciones religiosas están permitidas en estados como Nueva York, donde el brote afecta sobre todo a la comunidad judía ultra Ortodoxa; Carolina del Norte, donde en noviembre se extendió un brote de varicela, o Texas, un estado con 60,000 niños sin ninguna vacuna gracias al potente lobby en contra.


En Internet hay cientos de webs promoviendo con gran efectividad el mensaje antivacuna, con la ayuda ocasional de influencers y famosos. Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), la principal autoridad sanitaria del país, no cuentan con un dispositivo capaz de contrarrestar ese despliegue.

“Las teorías de la conspiración que abundan en Internet tienen gran parte de la culpa”, dijo a Univision Noticias Juan A. Dumois, pediatra en el Departamento de Enfermedades Infecciosas del Johns Hopkins All Children's Hospital. “Aunque la información científica que confirma la seguridad de las vacunas está disponible, los grupos antivacunas a menudo tratan de contrarrrestar esto con teorías de la conspiración que aseguran que los médicos y fabricantes tratan de obtener ganancias personales. Como ocurre con la mayoría de las teorías de la conspiración, no tienen ningún fundamento. Pero su existencia es suficiente para hacer dudar a los padres”, dice Dumois.

La vacunación ha salvado millones de vidas y frenado tremendas enfermedades, dolor y sufrimento”, recuerda a Univision Noticas Aaron E. Glatt, responsable de enfermedades infecciosas en el hospital South Nassau Communities Hospital, en Nueva York. “Es penoso que se dé crédito a fuentes no científicas e infundadas en Internet y casos anecdóticos no probados que nunca se publican en los diarios científicos”, señala Glatt. "Desafortunadamente, los padres que no vacunan a sus hijos, aunque estén bienintencionados y preocupados por su bienestar, simplemente no comprenden el alcance social de sus decisiones. No solo de poner en peligro la salud de sus hijos, sino también la de otros".

Los programas rutinarios de vacunación previenen cerca de 42,000 muertes y 20 millones de casos de enfermedades al año, y esta es la razón por la que prácticamente todas las organizaciones médicas (como la American Medical Association, la American Academy of Pediatrics, o la Infectious Diseases Society of America) apuestan por acabar con las exenciones no médicas.

No, las papas fritas no funcionan contra la calvicie: desmontamos 9 bulos de salud

Loading
Cargando galería
Publicidad