null: nullpx

Tillerson se reúne con Putin con la misión (casi imposible) de convencerlo de que retire su apoyo a Siria

Finalmente, el secretario de Estado estadounidense puso encontrarse con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien previamente dijo en un programa televisado que las relaciones bilaterales con Estados Unidos "se han deteriorado con la llegada de Trump" a la Casa Blanca. Y el canciller ruso, Sergey Lavrov, declaró que Washington plantea ideas "contradictorias" y "muy ambiguas".
12 Abr 2017 – 6:59 AM EDT

Rex Tillerson, secretario de Estado, finalmente se reunió con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, este miércoles durante su visita oficial de dos días a Moscú, pese a que el encuentro no había sido anunciado con anterioridad. La cita se produjo después de varias horas de su encuentro con su homólogo Sergey Lavrov.

El Kremlin confirmó la entrevista entre el presidente ruso y el jefe de la diplomacia estadounidense, sin dar detalles, aunque se espera que pronto que los cancilleres ofrezcan una rueda de prensa conjunta.

Las expectativas iniciales de que el gobierno de Donald Trump tuviera una buena relación con Rusia chocaron el miércoles con la realidad, cuando el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, celebraba una tensa reunión en Moscú en medio de crecientes tensiones por Siria.

Tillerson, el primer miembro del gobierno de Trump que visita Rusia, está en una misión por ahora fútil para persuadir al presidente de Rusia, Vladimir Putin, de que retire su apoyo al presidente de Siria, Bashar al-Asad después de un bombardeo en una ciudad del norte del país la semana pasada, donde murieron cerca de 80 personas, entre ellos decenas de niños, debido a la propagación de agentes químicos.

La tarea luce tanto más compleja para Tillerson después de que el presidente Putin dijera en una entrevista televisada este miércoles que las relaciones entre Rusia y Estados Unidos "se han deteriorado" con la llegada de Trump a la Casa Blanca en enero de este año.

"Se puede decir que el grado de confianza en nuestras relaciones de trabajo, especialmente en el área militar, no ha mejorado sino que, al contrario, se ha deteriorado", dijo Putin al canal ruso de información Mir 24 sobre la calidad de las relaciones entre las dos potencias.

Las consecuencias del ataque químico de al-Asad de la semana pasada y los ataques estadounidenses a una base aérea siria que siguieron han sumido los lazos entre Washington y Moscú en un estado poco habitual desde la Guerra Fría.

Del otro lado del océano, las declaraciones de Trump ponían las complicada la misión de Tillerson, que iba rumbo a Moscú, cuando el presidente estadounidense describía al-Asad como "un animal".

"Francamente, Putin apoya a una persona que es de verdad una persona malvada. Creo que es muy malo para Rusia", dijo Trump a la cadena Fox Business. "Creo que es muy malo para la humanidad".



Rusia rechaza la política del 'con nosotros o contra nosotros'

Tillerson se reunió el miércoles con el ministro ruso de Exteriores, Sergey Lavrov, un veterano diplomático cuya encendida defensa de las políticas de Putin ha frustrado a varios predecesores de Tillerson. No estaba claro si Putin, que no suele anunciar sus reuniones de alto nivel por adelantado, concedería una audiencia a Tillerson durante su estancia en Rusia.

Lavrov dijo antes de la reunión que Rusia tiene muchas preguntas sobre las ideas "contradictorias" y "muy ambiguas" que salen de Estados Unidos. A través de un traductor, dijo que es importante para Moscú comprender las "intenciones reales" del gobierno de Trump.

Tillerson, por su parte, dijo que quería aclarar las "drásticas diferencias" entre ambos países. Las dos potencias han acordado mantener abiertas las líneas de comunicación, señaló.

"Nuestra línea de mando se basa en el derecho internacional y no en una elección del tipo 'con nosotros o contra nosotros'", declaró el ministro ruso.

Tillerson, por su parte, dijo querer un diálogo "abierto, franco y sincero" destinado a "aclarar más los objetivos e intereses comunes" y las "claras diferencias" en el planteamiento de los dos países sobre los principales dossieres.


Esta primera visita en Rusia de un alto responsable de la nueva administración estadounidense debe servir para asentar las bases de la "normalización" de las relaciones entre los dos países, prometida por Donald Trump durante su campaña electoral.


Sin punto de encuentro sobre el ataque químico

Pero mientras los canales diplomáticos intentan reacomodar las relaciones bilaterales, los responsables estadounidenses se sucedieron el martes en las críticas al fuerte apoyo de Rusia al presidente sirio.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, estimó el martes que no había "duda" de que el régimen de Bashar al-Asad era el responsable del ataque químico del 4 de abril, que causó 87 muertos, incluido decenas de niños, en la provincia rebelde de Idlib, al noroeste de Siria.

Rusia mantiene la línea que exculpa a Damasco: hay que mirar hacia los rebeldes, ya que el ejército sirio desmanteló su arsenal de armas químicas bajo supervisión internacional.

Putin alertó contra una repetición del escenario de las falsas pruebas de armas de destrucción masiva en Irak en 2003, preludio de la invasión en el país para derrocar a Sadam Hussein.

Así, advirtió de las "provocaciones" en preparación de los rebeldes que utilizarían armas químicas para después poner en entredicho a Damasco.



Al mismo tiempo, Estados Unidos, Francia y Reino Unido presentaron en el Consejo de Seguridad un nuevo proyecto de resolución que pide la cooperación del régimen sirio en una investigación sobre el ataque químico.

El voto está previsto para este miércoles a las 19:00 pero, según diplomáticos, Rusia utilizará su derecho de veto. Esta sería la octava vez que Moscú recurriría a esta prerrogativa para bloquear una acción de la ONU en contra de su aliado sirio.

La semana pasada el Consejo de Seguridad examinó tres proyectos de resolución que no pasaron la votación.

Más allá de la cuestión del presunto ataque químico en Jan Sheijun, Tillerson transmitirá la firme opinión de los países del G7 de que el futuro de Siria debe inscribirse sin su presidente Bashar al-Asad.

Los sobrevivientes del horror que dejó el "ataque químico" en Siria (FOTOS)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés