null: nullpx

Jeff Sessions desarma temporalmente la 'bomba rusa', pero el escándalo continúa

Al recusarse de investigaciones sobre la supuesta conexión rusa de la campaña de Trump, Sessions baja la presión sobre su persona aunque no logre convencer del todo a quienes exigen su renuncia por ocultar que tuvo reuniones con el embajador ruso.
3 Mar 2017 – 7:22 PM EST

Justo al final de una breve rueda de prensa en la que este jueves el fiscal general Jeff Sessions anunció que se retira de participar en cualquier investigación sobre el supuesto vínculo entre la campaña de Donald Trump y el gobierno de Rusia, el exsenador pareció reconocer el error que lo metió en un escándalo político que amenaza con expandirse.

“En retrospectiva, debí haberme detenido un poco y haber dicho que me había reunido con funcionarios rusos un par de veces, con el embajador (ruso)”, dijo Sessions cuando se le pidió que aclarara por qué no ofreció ese dato durante la audiencia de su confirmación ante el Comité Judicial del Senado.

El 10 de enero, el senador demócrata Al Franken le preguntó a su entonces colega republicano qué haría si surgiera alguna evidencia de que algún afiliado con la campaña republicana hubiera tenido comunicación con el gobierno ruso en el curso de la campaña electoral del 2016.


“No estoy al tanto de esas actividades. He sido nombrado representante en esa campaña una o dos veces y yo no tuve comunicaciones con los rusos”, dijo Sessions, quien justo en ese punto en aras de la transparencia pudo haber explicado sus reuniones de ese año con el embajador Sergey Kislyak.

Pero no lo hizo y el hoy fiscal general parece reconocer un fallo, pese a que insistió en que: "Nunca tuve encuentros con operarios rusos o intermediarios rusos sobre la campaña de Trump y la idea de que yo era parte de, y cito, ‘continuo intercambio de información durante la campaña entre representantes de Trump e intermediarios de gobierno ruso’ es totalmente falsa”.

“Respuesta honesta”

“Mi respuesta a la pregunta del senador Franken fue honesta y correcta según la manera que yo la entendí al momento. Aprecio que algunos han asumido la posición de que fue un comentario falso, esa no es mi intención, eso no correcto”, dijo el fiscal general al inicio de su intervención de poco más de diez minutos.

Luego, ante una de las pocas preguntas que aceptó, explicó que al momento de su interpelación estaba “sorprendido” por las informaciones que circulaban aquellos días de la transición sobre el supuesto vínculo entre los republicanos y Moscú.

“Me tomó por sorpresa la nueva información... de que representantes, y yo he sido llamado representante de Donald Trump, se estaban reuniendo continuadamente con funcionarios rusos. Eso fue lo que impactó y ese fue el foco de mi respuesta”, dijo Sessions.


Tanto ante el comité senatorial como en su encuentro con la prensa del jueves, Sessions pareció poner en duda su capacidad de representante (surrogate) de la campaña de Trump.

Sessions fue el primer senador republicano en ofrecer su apoyo al magnate, en febrero de 2016, cuando casi toda la nomenclatura del partido se manifestaba en contra del precandidato. A partir de allí era una presencia frecuente en eventos de campaña y pasó a ser parte del equipo que asesoraba al candidato en tema de seguridad nacional.

El entonces senador participó en programas de televisión en representación del candidato republicano plenamente identificado como parte de su equipo de campaña.

Para todo efecto, Sessions era un representante de la campaña, aunque por la manera como presenta sus palabras pareciera que quiere matizar la responsabilidad.

“Embajadores chismosos”

La comparecencia de Sessions ante los medios no sirvió para aclarar muchas cosas, en parte porque sus respuestas fueron vagas y sin demasiada profundidad, incluso pecaron de ligeras como cuando calificó a los diplomáticos acreditados en Washington de “chismosos”.

“Muchos de esos embajadores son bastante chismosos, y esto fue en medio de la campaña, pero no recuerdo algo específico sobre discusiones políticas”.


Luego añadió: “Creo que los embajadores siempre andan tratando de averiguar cosas y adelantar sus agendas”.

Esa es la función de los representantes diplomáticos de toda nación. Y eso es lo que preocupa a muchos de quienes piden una investigación independiente sobre el tema Rusia en la campaña (y a quienes pedían la renuncia de Sessions)

En el caso de Rusia hay el añadido de que se trata del heredero de la enemistad de la Guerra Fría con la Unión Soviética.

Para esta segunda Guerra Fría, como la empiezan a calificar algunos, Moscú ha hecho cosas que han motivado la desconfianza de Washington, por lo que una conversación con su máximo diplomático en territorio estadounidense no es algo ligero que no sea objeto de vigilancia por agencias de inteligencia.

La soledad del fiscal

La presentación de Sessions ante los medios se dio hacia el final de la tarde, después de horas durante las cuales los líderes demócratas en el Congreso (encabezados por la representante Nancy Pelosi y el senador Charles Schummer) pidieron la renuncia del fiscal, mientras que sus colegas republicanos le sugerían que se abstuviera de participar en investigaciones sobre la relación del equipo de Trump con Rusia.

No fue sino hasta la tarde, durante un viaje a una base naval en Virginia que el presidente Trump dijo que tenía plena confianza en su secretario de Justicia, aunque también dijo no haber estado al tanto de sus encuentros con el diplomático ruso.

Si bien los defensores de Sessions lucieron algo tibios las primeras horas del jueves, la Casa Blanca criticó lo que considera un esfuerzo de los demócratas para anular el buen momento logrado por el presidente con su discurso ante el Congreso del martes pasado.

Aunque con su recusación es posible que Sessions logre bajar al menos momentáneamente la presión sobre su persona, es seguro que los demócratas seguirán presionando para que se haga una investigación especial sobre los señalados lazos entre Rusia y Trump, más allá de los comités del Congreso que están analizando el tema.

En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés