EEUU pide a la ONU medidas más "dolorosas" contra Corea del Norte o enfrentar "consecuencias catastróficas"

En una sesión especial del Consejo de Seguridad de la ONU, el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que la posición reactiva de la comunidad internacional frente a Pyongyang debe terminar y que es el momento de acabar con las aspiraciones nucleares del régimen de Kim Jong Un.
28 Abr 2017 – 12:44 PM EDT

El secretario de Estado, Rex Tillerson, solicitó este viernes nuevas sanciones económicas y medidas más "dolorosas" contra Corea del Norte por su actividad nuclear en el marco de una sesión especial del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para discutir nuevas medidas contra el régimen de Kim Jong Un.

El alto diplomático fue enfático al indicar que un fracaso en frenar las aspiraciones nucleares norcoreanas en esta ocasión podría generar "consecuencias catastróficas" para la comunidad internacional. Tillerson pidió también a más países romper relaciones diplomáticas con el gobierno de Pyongyang.

El secretario de Estado mostró su frustración por la política norcoreana durante años, que ha sabido retrasar su programa nuclear cada vez que hay presiones internacionales, pero que en más de una ocasión lo ha reanudado hasta el punto de representar una amenaza, si se parte del hecho de que observadores y expertos nucleares creen que ese país ya podría ser capaz de lanzar misiles con ojivas nucleares a países vecinos, especialmente Corea del Sur y Japón.

Ante esa posibilidad, el jefe de la política exterior de EEUU aseveró que hay que actuar "antes de que Corea del Norte lo haga" y agregó que la amenaza de un ataque a "Seúl o Tokio es real".

"Todas las opciones para responder a futuras provocaciones deben permanecer sobre la mesa", dijo Tillerson y agregó que hay que detener a través de la diplomacia y la presión de las sanciones la "agresión de Corea del Norte" incluso "con una acción militar si es necesario".

Sin embargo, embajadores asistentes apuntaron que deben agotarse todas las opciones en el plano de la negociación. "La guerra es el fracaso de este Consejo", dijo el representante de Bolivia, Sacha Llorenti.

El embajador de Corea del Sur, Choong-hee Hahn, también mostró la gravedad de la coyuntura al señalar que trata de la peor amenaza nuclear que enfrenta la comunidad internacional desde la crisis de misiles en Cuba en 1963.

El diplomático surcoreano destacó la necesidad de establecer un bloqueo a las importaciones petroleras norcoreanas. Dijo que por más de 20 años las negociaciones han llevado a nada e insistió en la desnuclearización de Corea del Norte, no en medidas a medias que -según dijo- alargarán el actual status quo de una paz que no es duradera.

El embajador aseveró que una nueva prueba nuclear o un nuevo lanzamiento de misiles, especialmente un misil balístico intercontinental, sería un punto de inflexión en la actual crisis.

China, cercano aliado del régimen norcoreano, había indicado antes del inicio de la sesión que la idea de que Corea de Norte detenga sus pruebas de misiles y ensayos nucleares debe ir acompañada con el fin de la cooperación militar entre EEUU y Corea del Sur, algo que ha rechazado Washington.

La reunión ocurrió horas después de que el presidente Donald Trump asegurara que un gran conflicto armado con Pyongyang es posible, aunque insistió en la vía diplomática para su resolución.

En fotos: el efecto Kim Jong Un en las mujeres de Corea del Norte

Loading
Cargando galería