null: nullpx

El regreso triunfal de Trump a la mega cumbre conservadora donde se hizo presidenciable

Este año la estrella de la Conferencia del Comité de Acción Política Conservadora es Donald Trump, quien hablará este viernes, y su equipo, aunque no todos en el cónclave crean que la nueva Casa Blanca representa los valores tradicionales de la derecha estadounidense.
23 Feb 2017 – 11:17 AM EST

Si hay un año en el que los asistentes a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), la cita anual de los conservadores en Washington DC, disfrutarán de un optimista ambiente de fiesta será este 2017.

Con el control republicano en la Casa Blanca y el Congreso, más las perspectivas de inclinar hacia la derecha la Corte Suprema en los próximos cuatro años, el futuro luce promisor para los conservadores.

En gran parte el buen momento se lo deben a alguien con quien han tenido relaciones complejas: el presidente Donald Trump, un hombre que, pese a haberle otorgado al movimiento una (para algunos inesperada) victoria, no siempre ha sido visto como un verdadero conservador. Ni siquiera por el hecho de que ante ellos hubiera confesado por primera vez sus aspiraciones presidenciales.

El CPAC es el resumen del quién es quién del universo conservador. En él se reúnen los políticos, las personalidades de medios y los autores famosos para promover las causas mas preciadas de la derecha. Un promedio de 10,000 personas asisten al encuentro que este año se realiza en un centro de conferencias a las afueras de Washington DC.

Los más notables políticos y activistas pasarán por los salones de la conferencia, incluyendo al presidente Trump (quien hablará la mañana del viernes), su vicepresidente Mike Pence, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, y varios de sus asesores cercanos como Steve Bannon y Kellyane Conway.

Una ausencia notable será la Milo Yiannopoulos, el activista y autoreconocido ‘agente provocador’, editor hasta esta semana de la publicación nacionalista Breitbart, a quien se le retiró la invitación tras la polémica por un podcast en el que explica las relaciones entre “jovencitos y hombre mayores” que a algunos le sonaron como condonación de la pedofilia.

Grande, por primera vez

Fue en la edición de 2011 cuando Trump, entonces un locuaz magnate inmobiliario y celebridad de televisión cuyo máximo logro en política había sido el de promover el movimiento que ponía en duda la nacionalidad estadounidense del presidente Barack Obama, asomó por primera vez sus intenciones de postularse a la presidencia.

Su presentación no estaba programada pero, según la evaluación de algunos de los asistentres y organizadores, fue el punto álgido de la reunión de ese año (aunque finalmente no buscara la nominación republicana del 2012).

“Si decidiera postularme, no subiré los impuestos, rescataremos cientos de miles de dólares de otros países que sacan ventaja de nosotros, crearemos grandes cantidades de trabajos productivos y reconstruiremos nuestro país para podamos estar orgullosos. Nuestro país será grandioso de nuevo”, dijo Trump ante un auditorio repleto.

Visto en retrospectiva, aunque fue visto con un discurso “refrescante” en su momento, hoy nada suena tan original porque fueron los mismos puntos que cinco años después serían las banderas de su campaña electoral.

En 2015 Trump regresó al CPAC pero no le fue tan bien (le abuchearon cuando sugirió desplegar tropas para combatir a grupos terroristas) y en 2016 desistió de presentarse para concentrarse en la campaña con la que llegaría a la Casa Blanca.

Nacido de la peor derrota

Aunque hoy se realice en clave de festiva victoria, el germen de la reunión partió de una derrota: la de 1964, cuando el republicano Barry Goldwater sufrió ante el presidente demócrata Lyndon B Johnson el peor revés electoral de la historia de EEUU.

Al año siguiente se fundó la Unión Conservadora Estadounidense para promover candidatos e ideas conservadoras y en 1974 se realizó la primera CPAC con la asistencia de 400 personas.

Eran malos tiempos para la derecha. Richard Nixon había renunciado en medio de la vergüenza del escándalo Watergate, los demócratas controlaban el Congreso. El único haz de esperanza era el gobernador de California Ronald Reagan, pese a que muchos no se tomaran en serio al exactor de Hollywood.



Por lo general es una ruidosa vitrina donde se dejan ver los elementos más extremos de la derecha en días de conferencias, eventos de promoción literaria, almuerzos de trabajo y una intensa actividad de contactos e intercambios de tarjeta (el famoso networking de la capital estadounidense)

Dudas con Trump

El problema con Trump es que muchos conservadores tienen dudas de si puede considerarse como uno de los suyos. El presidente ha cambiado de opinión muchas veces sobre muchas cosas consideradas cruciales para la derecha estadounidense, como aborto o matrimonios del mismo sexo.

Hasta ahora, en su tiempo en la Casa Blanca Trump ha hecho lo necesario para ganarse la confianza de la mayoría de los asistentes al CPAC. Ha propuesto a Neil Gorsuch para magistrado a la Corte Suprema de Justicia para reemplazar al fallecido Antonin Scalia.

Pero temen que los planes de inversión pública de Trump aumenten el gasto desde el gobierno e inflen la burocracia en las agencias que deberán supervisar esos desarrollos, algo que va contrapelo a la tradición de ‘disciplina fiscal’ que pregonan.


Uno de los eventos destacados de todos los CPAC es la selección del “presidenciable” del año, una distinción que generalmente recae sobre los conservadores más duros. El año pasado lo ganó el senador y entonces pre candidato presidencial Ted Cruz, seguido del también senador Marco Rubio y con Donald Trump en un distante tercer lugar.

Pero este año no habrá encuesta presidencial, sino un sondeo sobre los temas más importantes en la consideración de los asistentes. Con un triunfo tan reciente, y aparentemente tan promisor, para la causa, no hace falta buscar nuevos liderazgos sino adelantar lo más posible la agenda conservadora.

En fotos: Así transcurren los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés