null: nullpx
Jeffrey Epstein

¿Amiga o 'madam'? La 'socialité' británica que quedó al centro del caso de tráfico sexual contra Jeffrey Epstein

Maxwell, amiga y mano derecha del fallecido hombre de negocios acusado de explotación sexual de menores, ha sido señalada por algunas víctimas por haber sido la reclutadora de muchachas para la red. Ella ha negado esa acusación desde que en 2008 se presentó el primer caso contra Epstein.
13 Ago 2019 – 12:53 PM EDT

Tras la muerte por aparente suicidio el sábado pasado de Jeffrey Esptein en la cárcel de Nueva York donde esperaba juicio por tráfico sexual de menores, las autoridades y las acusadoras del hombre fallecido se enfocan ahora en posibles cómplices del financista.

El fiscal general William Barr, al expresar su "rabia" porque tan notable detenido muriera estando bajo custodia del sistema federal de prisiones, advirtió a los coconspiradores que "no podían descansar tranquilos", ya que la justicia seguiría trabajando (aunque técnicamente el caso contra Epstein haya desaparecido con su muerte).

Y cuando se trata de esos supuestos cómplices, el nombre que más suena en medios y círculos legales es el de Ghislaine Maxwell, una británica de 57 años, considerada por mucho tiempo como mano derecha de Epstein y señalada por muchos como novia del fallecido.

Maxwell ha sido nombrada en documentos legales por algunas acusadoras como facilitadora en la red de abuso y prostitución de menores de la que se acusa a Epstein de haber manejado. Ella era quien supuestamente reclutaba y preparaba a las víctimas en la red de tráfico sexual. Son acusaciones que ella ha negado repetidamente. Hasta ahora, la británica no está acusada formalmente por esa presunta participación. Pero eso podría estar por cambiar.

Heredera empobrecida



Ghislaine es hija del fallecido editor y miembro del parlamento británico Robert Maxwell, propietario del grupo que publicada el emblemático diario The Mirror.

Nació en París el 25 de diciembre de 1961, creció en un ambiente acomodado y asistió a la Universidad en Oxford.


Su vida cambió en 1991 con la muerte de su padre durante un paseo en su yate de lujo en aguas de las Islas Canarias que fue clasificado por las autoridades como ahogamiento, pero que medios de la época especularon con que pudiera haber sido un suicidio (en parte por las millonarias deudas que se descubrieron tras su desaparición y que significaron el fin de su imperio mediático y la ruina familiar).

En ese año, Maxwell se mudó a EEUU, donde empezó a trabajar como agente de bienes raíces. En ese trabajo conocería a Epstein en circunstancias que no han sido bien establecidas. Algunos allegados de ambos han dicho a medios estadounidenses que el financista la cobijó y que a cambio la usó para introducirse en las altas esferas sociales que ella frecuentaba en Europa en vida de su padre. El poder económico de Epstein y el acceso social de Maxwell los convirtieron por las siguientes dos décadas en un notable par de la vida neoyorquina.


En documentos presentados a la corte en los casos contra Epstein, exempleados de este describen a Maxwell como "gerente" de las casas del hombre de negocios en Florida, Nueva York y Arizona. De acuerdo con esa descripción, ella era la encargada de organizar fiestas y reuniones y manejar toda la logística. Aunque en un artículo de la revista Vanity Fair de 2003, Epstein se refirió a Maxwell como su mejor amiga y negó que ejerciera algún tipo de trabajo remunerado en su nombre.

El magnate inmobiliario (hoy presidente) Donald Trump, el expresidente Bill Clinton, el abogado Alan Dershowitz y el príncipe Andrés, Duque de York, se cuentan entre las personalidades que frecuentaron en algún momento propiedades de Epstein o asistieron a reuniones organizadas por Maxwell.

¿Amiga o 'madam'?

En 2008 Epstein fue condenado por la fiscalía de Florida por prostitución de menores y obtuvo una leve pena de 13 meses de prisión con derecho a trabajar en su oficina fuera de la cárcel. El renovado interés en esa sentencia que disparó una i nvestigación de The Miami Herald publicada en noviembrede 2018 terminó forzando la renuncia como secretario de Trabajo Alex Acosta, quien era el fiscal que pactó aquel acuerdo.

En ese proceso el nombre de Maxwell fue invocado por Giuffre que afirmó que en 1999, siendo ella menor de edad, fue reclutada por Maxwell para tener sexo con Epstein luego de que la conociera en el resort del actual presidente en Palm Beach, Mar-a-Lago.

Giuffre también acusa a Maxwell de haberla violado y abusado sexualmente por años desde que tenía 15. Dice que Maxwell violaba niñas casi a diario. La vio obligar a grupos de hasta 10 niñas a una orgía, dice en su declaración.


Los abogados de las acusadoras de Epstein han afirmado que él y Maxwell encabezaban una organización del crimen organizado y que socialité atraía a las víctimas con promesas de oportunidades de modelaje y educación.

Justo la víspera de la muerte de Epstein, el pasado 9 de agosto, las acusaciones contra la británica fueron amplificadas ante la opinión pública cuando una corte federal de apelaciones de Nueva York dio a conocer unas 2,000 páginas de un caso de difamación de 2015 presentado por una mujer llamada Virginia Giuffre, que afirmó que Maxwell le había reclutado para ser una ‘esclava sexual’ hace dos décadas, cuando ella tenía apenas 16 años. Ese caso nunca fue a juicio, ya que las dos partes llegaron a un acuerdo extrajudicial en 2017

En esos documentos aparece el testimonio de otra mujer, Johanna Sjoberg, quien afirmó que cuando era estudiante en 2001 Maxwell la llevó con Epstein con la promesa de un trabajo de contestar teléfonos. Sin embargo, pero terminó siendo su masajista personal y se vio involucrada en sesiones de sexo con el fallecido financista.

La advertencia del fiscal general Barr de que las víctimas recibirán justicia puede implicar que para Maxwell y algún otro que sea identificado como participante en la conspiración de Epstein podrán terminando acusados formalmente en cortes. Y Maxwell sería una de las primeras con quienes la fiscalía querrá hablar.

El problema para las autoridades será encontrarla. La socialité no ha dado declaraciones desde que su amigo fue arrestado en julio pasado, ni tampoco después de su muerte, ni cuando se revelaron los documentos el viernes pasado. Tampoco sus abogados han respondido a solicitudes de información hechas por medios de comunicación.

Se reporta que Maxwell vendió por $16 millones una propiedad que tenía en Manhattan. Ella desapareció del radar, coincidiendo con la reactivación del caso contra Epstein que catapultó una investigación de The Miami Herald publicada en noviembre de 2018.

Es el misterioso caso de cómo una de las caras más famosas de los salones de Nueva York desapareció de la escena en la que solía brillar.

Un círculo de príncipes, presidentes y empresarios: algunos de los amigos poderosos de Jeffrey Epstein (en fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés