null: nullpx
Detector de Mentiras

No es cierto que Biden y Harris promueven el aborto "hasta el último término del embarazo", pero estas son las veces que Trump y Pence los han acusado de ello

Verificamos una selección cronológica de las ocasiones en las que el presidente y el vicepresidente han hecho esos comentarios, en intervenciones públicas y varios escenarios. Joe Biden y Kamala Harris sí defienden revocar la enmienda que prohíbe el uso de fondos federales para los abortos, pero no han dicho que promueven esa práctica hasta el momento del nacimiento.
27 Oct 2020 – 02:34 PM EDT
Comparte
Una mujer en una manifestación a favor del aborto con un cartel donde se lee: "Saquen sus manos de mi útero, hermanos". Crédito: Getty Images

Desde el año pasado -mientras los nominados para la candidatura presidencial se medían en las primarias y luego cuando los candidatos y sus compañeros de fórmula quedaron definidos-, el presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence han repetido en discursos públicos, en varias ocasiones y escenarios, que el Partido Demócrata y sus contendores directos, Joe Biden y Kamala Harris, defienden que el aborto pueda realizarse hasta el momento del nacimiento del bebé. Han dicho, incluso, que los dos respaldan que el dinero de los contribuyentes financie esa práctica.

Biden y Harris sí están de acuerdo con el uso de dinero de los contribuyentes (fondos federales) para los abortos, pues piden la revocatoria de la Enmienda Hyde que lo prohíbe desde 1977, pero no han dicho que defienden que el aborto se realice hasta el momento del nacimiento. Harris ha sido más elocuente que Biden en la defensa de los derechos reproductivos de las mujeres, pero no ha dicho que defiende la práctica del aborto cuando el embarazo esté a punto de llegar a término.

Según el Instituto Guttmacher, el aborto está prohibido en 43 de los estados de Estados Unidos, excepto cuando están en riesgo la salud y la vida de la madre. Veinte de ellos lo prohíben si el feto es viable, es decir, si está apto para mantenerse con vida fuera del útero. La viabilidad ocurre entre la semana 24 y la 28 - que son semanas avanzadas en la gestación -, según la sentencia Roe v. Wade, jurisprudencia que en 1973 legalizó el aborto en Estados Unidos. Nueve de los estados que prohíben el aborto cuando el feto es viable son totalmente demócratas: en ellos el Partido Demócrata tiene el dominio de la cámara, el gobierno y el control del estado. El Instituto Guttmacher no tiene información disponible de siete estados y el Distrito de Columbia

Hacemos aquí una selección, en orden cronológico, de las declaraciones de Trump y Pence con estas menciones, y luego presentamos la verificación que muestra que estas declaraciones son sobre todo falsas, o parten de una base engañosa.

Donald Trump

En el Estado de la Unión, 5 de febrero de 2019
“Los legisladores [demócratas] de Nueva York festejan de placer con la aprobación de la legislación que permitiría que un bebé sea arrancado del útero de la madre momentos antes del nacimiento. Estos son bebés vivos, con sentimientos, bellos, que nunca tendrán la oportunidad de compartir su amor y sus sueños con el mundo”.

En un mitin en Panama City Beach, Florida, 8 de mayo de 2019
“Los demócratas están presionando de forma agresiva hacia el aborto tardío [ late-term abortion], justo hasta el momento del nacimiento, para permitir que los niños sean arrancados del útero de la madre”.

En un mitin en Charlotte, North Carolina, 2 de marzo de 2020
“Prácticamente cada candidato demócrata ha declarado su apoyo ilimitado al aborto tardío extremo justo hasta el momento mismo del nacimiento, para arrancar a los bebés directamente desde el útero de la madre”

Intervención en la reunión del Consejo de Política Nacional, 21 de agosto de 2020
“Ahora hay un partido político principal estadounidense (…) Ellos quieren (…) obligar a los contribuyentes a financiar abortos tardíos”.

En la Convención Nacional Republicana, cuando aceptó la nominación como candidato a la presidencia, 27 de agosto de 2020
“Joe Biden afirma que tiene empatía por los vulnerables, y aun así el partido que lidera apoya el aborto extremo tardío de bebés indefensos justo hasta el momento del nacimiento. Los líderes demócratas hablan de decencia moral, pero no tienen problema con detener el corazón de un bebé en el noveno mes del embarazo”.

Mike Pence

Intervención en la Gala Patriota de la Coalición de Fe y Libertad, 30 de junio de 2019
“Saben, es notable pensar que en un momento en el que más y más estadounidenses, especialmente los más jóvenes, están adhiriéndose a la santidad de la vida, un partido que una vez dijo que el aborto debería ser seguro, legal y excepcional, ahora apoya el aborto bajo demanda, incluso el aborto tardío”.

Intervención en la celebración del 40º aniversario de Concerned Women for America, 13 de septiembre de 2019
“Y mientras nosotros hemos defendido la libertad y las libertades de cada estadounidense, en un momento en el que los líderes demócratas defienden el aborto tardío y el infanticidio, no puedo estar más orgulloso de servir como vicepresidente para un presidente que defiende sin reparos la santidad de la vida humana”.

Intervención en la iglesia bautista Starkey Road, Seminole, Florida, 5 de agosto de 2020
“Y Joe Biden en el Partido Demócrata apoya el aborto tardío. Su partido en el Senado en efecto bloqueó un proyecto de ley que protegería a los niños que nacieran después de abortos no exitosos. Bloquearon la ley de Protección a los Niños Nacidos Vivos [Born-Alive Infant Protection Act]”.

Convención Nacional Republicana . 26 de agosto de 2020
“Joe Biden, él apoya que el dinero de los contribuyentes financie el aborto hasta el momento del nacimiento”.

Debate vicepresidencial . 7 de octubre de 2020
“Soy pro-vida, no me disculpo por eso. Y este es otro de esos casos donde hay un contraste dramático. Joe Biden y Kamala Harris apoyan el financiamiento de los contribuyentes al aborto hasta el momento del nacimiento, el aborto tardío”

El aborto tardío


El término “aborto tardío”, en inglés “ late-term abortion”, no es un término de uso médico, coinciden en sus reportes varios medios. “Muchos médicos y científicos evitan este lenguaje, y lo llaman impreciso y engañoso. Dicen que “tardío” puede implicar que estos abortos ocurren cuando una mujer ha alcanzado y sobrepasado el término completo del embarazo, que está definido al comienzo de la semana 37”, se lee en un artículo del Washington Post.

CNN, por su parte, pidió a Bárbara Levy, vicepresidenta de políticas de salud del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, su opinión sobre el uso del término. “La frase aborto tardío es médicamente imprecisa y no tiene un significado clínico. En ciencia y medicina es esencial usar el lenguaje preciso. En el embarazo, [el término] “tardío” significa haberse pasado de las 41 semanas de gestación o de la fecha límite. Los abortos no ocurren durante ese periodo, así que la fase es contradictoria”.

La médico Jennifer Conti, profesora en Stanford Medicine y miembro del grupo Médicos por la Salud Reproductiva, también dijo a CNN que el término correcto que se usa en obstetricia es “abortos en embarazos avanzados” (“ later in pregnancy”).

Los abortos en estados avanzados de gestación en Estados Unidos son minoritarios. La información oficial más reciente de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) indica que la mayoría de los abortos que se realizaron en 2016 en el país -el 91%- se hicieron a las 13 semanas de embarazo o menos. Y el 65.5% se realizó a las ocho semanas o menos.

Los abortos practicados a las 21 semanas o más fueron el 1.2% y los que se hicieron entre la semana 14 y la semana 20 fueron el 7.7%.

Según el Instituto Guttmacher, una organización reconocida que hace investigaciones sobre la salud y los derechos reproductivos y sexuales en Estados Unidos, 43 estados del país prohíben el aborto después de un punto específico del embarazo, excepto cuando sea necesario proteger la vida o la salud de la mujer. La información está actualizada al 15 de octubre de 2020 y no tiene datos disponibles de siete estados y el Distrito de Columbia.

Dieciocho de esos estados prohíben el aborto si el embarazo está en la semana 20; cuatro de ellos no lo permiten, si está en la semana 24; uno, si está en el tercer trimestre; y 20, la mayoría de los estados contabilizados, si el feto es viable ( viability), es decir, si está apto para mantenerse con vida fuera del útero de la madre, lo que ocurre entre la semana 24 y 28, como está definido en la sentencia Roe v. Wade de la que hablaremos más adelante.

Si con los datos de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL son sus siglas en inglés) -actualizados al 1 de agosto de 2020- revisamos en el mapa de Estados Unidos los estados con dominio del Partido Demócrata, tanto en la cámara, como en el gobierno y el control del estado, y los comparamos con la información del Instituto Guttmacher, encontramos que nueve estados totalmente azules prohíben el aborto –con la excepción mencionada arriba- cuando el feto es viable: son California, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Maine, Nueva York, Rhode Island y Washington. Delaware y Nueva York agregan como excepción a esta prohibición que el feto tenga anormalidades. Por su parte, Virginia prohibe el aborto si el embarazo está en el tercer trimestre y Nevada, a las 24 semanas. De Colorado, New Hampshire, New Jersey y Oregon no hay información disponible en el gráfico del Instituto Guttmacher.

Si comparando los datos de la NCSL y el Instituto Guttmacher miramos los estados en los que los demócratas tienen el control legislativo, pero el gobierno es republicano y ambos partidos comparten el control de los estados, encontramos que Maryland prohíbe el aborto cuando el feto es viable, excepto si tiene anormalidades, y Massachusets, a las 24 semanas. De New Hampshire y Vermont no hay información.

La ley


Hay tres textos legales fundamentales que son hitos para la regulación del aborto en Estados Unidos: la sentencia Roe v. Wade de 1973 de la Corte Suprema de Justicia, la Enmienda Hyde de 1977 del Congreso de Estados Unidos, y la sentencia Planned Parenthood of Southeastern Pa. v. Casey de 1992, también de la Corte.

La Roe v. Wade terminó legalizando el aborto en el país. Los jueces de la Corte votaron siete a dos para sentenciar que una persona tiene la elección de escoger “tener un aborto hasta que el feto se vuelva viable, con base en el derecho a la privacidad de la Cláusula del Debido Proceso de la 14ª Enmienda [de la Constitución]. Y la sentencia define la viabilidad del feto: “la capacidad de vivir fuera del útero, lo que suele ocurrir entre las semanas 24 y 28 después de la concepción”.

La Enmienda Hyde prohíbe el uso de fondos federales –bajo la cobertura de Medicaid- “para pagar por la cobertura de beneficios de salud, que incluye la cobertura del aborto, excepto en casos de violación e incesto, o cuando la vida de la madre está amenazada como resultado del embarazo”, dice en su texto.

Y 15 años después, la sentencia Planned Parenthood of Southeastern Pa. v. Casey de la Corte Suprema de Justicia confirmó el derecho al aborto de la Roe v. Wade, pero también estableció que los estados de Estados Unidos que “tengan un interés convincente de proteger la vida de un niño no nacido” pueden prohibir el aborto de “fetos viables bajo cualquier circunstancia, excepto cuando la salud de la madre esté en riesgo”.

La sentencia Roe v. Wade y la Enmienda Hyde son los que más se repiten en las propuestas de la campaña de la fórmula demócrata de Joe Biden y Kamala Harris, para apoyar la primera y convertirla en ley, y para pedir la revocatoria de la segunda.

La posición de Biden y Harris


Ni Biden ni Harris han dicho que apoyan el aborto tardío ni han prometido el uso de fondos federales para practicarlo. Lo que Biden repite sobre el tema es su propuesta de codificar la sentencia Roe v Wade, el regreso del financiamiento al Planned Parenthood y la revocatoria a la Enmienda Hyde.

La campaña de Joe Biden dice claramente, en su “Agenda para las Mujeres”, que su gobierno “trabajaría para convertir en ley” federal la sentencia Roe v. Wade. Esto significaría que, aun si la Corte Suprema revocara esa sentencia de 1973, el derecho que Roe v Wade establece permanecería.

“Y su Departamento de Justicia hará todo lo que esté en su poder para detener la erupción de leyes estatales que tan flagrantemente violan Roe v Wade”, agrega la campaña de Biden.

El candidato demócrata también propone en su campaña el restablecimiento de la financiación con fondos federales a Planned Parenthood.

Biden había apoyado la Enmienda Hyde durante largo tiempo. Pero en junio de 2019, cuando disputaba su nominación como candidato presidencial demócrata, dijo públicamente que dejaba de hacerlo. “Si creo que la atención sanitaria es un derecho, y lo creo, no puedo apoyar una enmienda que dificulta que algunas mujeres accedan a esa atención”, lo cita un despacho de The Associated Press. Lo dijo en un acto de recaudación de fondos del Partido Demócrata en Atlanta. El mismo reporte recuerda que el cambio de parecer de Biden llegó después de que grupos defensores de los derechos de las mujeres y también sus rivales en el partido, incluida su actual compañera de fórmula, Kamala Harris, criticaran con fuerza que Biden apoyara todavía esa enmienda.

Precisamente dijoHarris entonces a The Associated Press que se oponía "absolutamente a la idea de que una mujer no tenga la capacidad de ejercer su elección, por la cantidad de dinero que tenga”.

En efecto, Harris ha estado a favor de revocar la Enmienda Hyde.

Harris, en su dupla con Biden, va en la misma línea que él. Pero la candidata a la vicepresidencia ha sido más frontal con el tema del aborto.

Como reporta David Adams en su colaboración con esta nota, a lo largo de su carrera la senadora por California ha sido una defensora de los derechos y la atención sanitaria reproductivos. Adams informa que la posición de la senadora sobre los límites para lo que se considera un aborto en embarazos avanzados no ha sido explícita, pero ella sí “ha defendido el derecho individual a decidir cuándo terminar el embarazo”. “Ha hecho declaraciones que se oponen con fuerza a los estados que restringen el aborto a menos de 20 semanas”, escribió Adams para esta verificación.

Cuando era precandidata presidencial por el Partido Demócrata, Harris dijo en un foro con electores, en mayo de 2019, que si llegaba a la presidencia exigiría que : “Cuando sea elegida, estados que tengan una historia de aprobar legislación diseñada para prohibir o limitar el acceso de las mujeres a la atención sanitaria reproductiva serán requeridos para que las presenten a mi Departamento de Justicia. Hasta que determinemos que sus leyes son constitucionales, [éstas] no entrarán en vigencia”.

Ya como candidata a la vicepresidencia, en el debate del 7 de octubre con Mike Pence, Harris no habló abiertamente sobre el aborto. Solo se refirió a un posible efecto de una eventual anulación de la sentencia Roe v. Wade (con una nueva configuración de la Corte Suprema de Justicia tras la muerte de Ruth B. Gingsburg) en su estado, California. Eso es lo que preguntó la moderadora del debate. Harris comentó, en parte de su respuesta:“Está siempre el asunto de la elección, y siempre voy a pelear por el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo. Debería ser su decisión y no la de Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence”.

Kamala Harris es una de los 42 senadores que copatrocinaron la ley Women’s Health Protection Act (WHPA) de 2019, que introdujo en mayo de ese año el senador demócrata Richard Blumenthal.

El proyecto de ley propone “proteger la capacidad de una mujer de determinar si y cuándo quiere tener un hijo y terminar su embarazo, y proteger la capacidad del proveedor de atención sanitaria de otorgar servicios de aborto”.

El texto quedó referido al Comité Judicial del Senado.

Nueva York, Virginia y la ley de Protección a los Niños Nacidos Vivos (Born-Alive Infant Protection Act)


El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo firmó la Ley de Salud Reproductiva (Reproductive Health Act) en enero de 2019. La ley dice que en ese estado un “médico con licencia, certificado o autorizado puede practicar un aborto dentro de las 24 semanas desde el comienzo del embarazo, o si hay ausencia de viabilidad fetal, o en cualquier momento cuando sea necesario proteger la vida o la salud de una paciente”. No momentos antes del nacimiento, como ha dicho Trump.

Para una verificación, Politifact consultó a Justin Flagg, un vocero de Liz Krueger, la senadora que patrocinó esta ley. Flagg les dijo que el texto legal cumple con el estándar de Roe v. Wade, “pero la discrepancia entre el estado [de Nueva York] y las leyes federales “‘significó que muchas mujeres han sido forzadas a salir del estado para obtener la atención médica necesaria [para abortos] después de las 24 semanas [de embarazo]’”.

Sobre la alusión del presidente Trump al gobernador de Virginia, Ralph Northam, FactCheck.org hizo una verificación que aclaró que Trump se refería a una entrevista de Northam en la radio, en febrero de 2019, sobre la ley que recién introducían y que eliminaba requisitos para los abortos durante el segundo trimestre. Northam dijo en esa entrevista que los abortos en el tercer trimestre se realizan en casos en los que puede haber “deformaciones severas”. “Puede haber un feto que no es viable. Entonces, en este ejemplo particular, si una madre está en trabajo de parto, te puedo decir exactamente lo que pasaría. El niño sería dado a luz, se mantendría cómodo, se resucitaría si ese fuera el deseo de la madre de la familia. Y entonces seguiría una discusión entre los médicos y la madre”.

Un vocero de Northam le dijo a FactCheck.org que las declaraciones del gobernador “se enfocaron en el caso trágico y extremadamente raro en el que una mujer con un embarazo no viable o con anormalidades fetales severas entrara en trabajo de parto”.

La ley de Protección a los Niños Nacidos Vivos ( Born-Alive Infant Protection Act) de 2002, que promulgó el presidente George W. Bush, establece la protección de niños que nazcan vivos (“respiren o tengan latido cardiaco”) después de un aborto inducido. Entonces el Senado la aprobó sin enmiendas y de forma unánime, según los registros del Congreso.

Pero el 31 de enero de 2019, el senador republicano Ben Sasse introdujo otro proyecto de ley con requisitos para “el grado de atención que el personal médico debe ejercer en caso de que un niño nazca vivo después de un aborto o intento de aborto”. Según el texto, ese grado de atención debe ser el mismo que el “que razonablemente [el personal médico] provee a otro niño que nace vivo con la misma edad gestacional”.

El proyecto de ley fracasó en el senado.

Esta verificación de datos forma parte del convenio FactChat, coordinado por la International Fact-Checking Network (IFCN) con el apoyo de WhatsApp. El objetivo del proyecto es llevar mejor información en español durante las elecciones presidenciales de los EEUU en 2020. Este y otros chequeos políticos los puedes recibir directo por WhatsApp haciendo click aquí o registrando el número +1 727-477-2212 y escribir "Hola". Te esperamos.

¿Viste algún error o imprecisión? Ayúdanos a corregirlo. También queremos leer si tienes una propuesta de verificación del discurso político o imágenes: eldetector@univision.net
Aquí te contamos sobre nuestra metodología y política de corrección.

#chatbot


Comparte
Publicidad