null: nullpx

Se le reventó una bolsa de cocaína y los narcos, en lugar de ayudarlo, lo abrieron para recuperar el resto

Fernando Bernardo debía pagar una deuda y se tragó 67 cápsulas de droga para llevarla a Suiza. Sin embargo, comenzó a sentirse mal al romperse una. Un capo ordenó abrirlo para no perder la mercancía y luego "decapitarlo y descuartizarlo" para deshacerse de él.
8 May 2018 – 06:09 PM EDT
Comparte
Imagen de archivo de un paquete de cocaína. Crédito: Raúl Arboleda/AFP/Getty Images

El mundo del narcotráfico ha buscado siempre nuevas formas para llevar la droga a otros países. Una de las más conocidas es la de las 'mulas', personas que por dinero la ingieren y la llevan en su interior por las aduanas.

Ese era el negocio que tenía montado Heriberto Reyes, el 'Yoni', un narcotraficante que desde 2011 enviaba droga desde la República Dominicana hasta Europa. Para ello tenía un servicio de 'mulas', pero más sofisticado: se servía sobre todo de adictos que le debían dinero, para así no tener que pagarles por el arriesgado servicio.

Una de esas personas era Fernando Bernardo, de 39 años, quien falleció en 2014. El hombre había estado trabajando para Reyes por años y durante ese tiempo había llegado a contraer una deuda de más de 16,000 dólares. Para poder saldarla, Bernardo viajaba con la droga en su estómago unas dos veces al mes desde la isla hasta España y de allí a Suiza.

Pero el 7 de julio de 2014 algo salió mal. Tras ingerir unas 67 cápsulas -más de dos libras- con cocaína, comenzó a sentirse mal. Una de las bolsas se reventó en su cuerpo: acabó vomitando y teniendo convulsiones. Por eso pidió ayuda a los tres supuestos narcotraficantes que estaban con él, pero ellos no llamaron a una ambulancia.

Cargando Video...
Extraditan a Estados Unidos a un veterinario acusado de traficar heroína en cachorros


Así lo relata la fiscalía de España, donde esta semana se inició el juicio contra Reyes y sus colaboradores: Benjamín Guzmán, Alexander Méndez y Alba Leidy Cabrera, sobrina de Reyes, todos de nacionalidad dominicana.

Le abrieron para recuperar la droga

Según el relato judicial, en lugar de buscar ayuda, los cómplices de Reyes lo llamaron a él. Sus órdenes fueron claras: comprar guantes y bolsas de basura, informó la Cadena Ser.

Reyes mientras se desplazó donde se encontraban sus cómplices con la 'mula'. Al llegar, y tras dejar que Bernardo muriera, el capo le practicó una laparotomía: le abrió por el estómago para así acceder a la cavidad intestinal y recuperar las cápsulas.

Según la justicia española, el crimen no acabó ahí. Una vez que se hicieron con la droga, los otros tres acusados "decapitaron y desmembraron el cadáver, repartiendo los miembros en distintas bolsas de plástico que introdujeron en una maleta".

Con el cuerpo descuartizado, el capo viajó a Francia y allí se deshizo de él en un bosque de Tarnes, en el suroeste del país.

Arrestado en Suiza

De allí continuó su viaje a Suiza, con el propósito de vender la droga. Sin embargo, la policía lo detuvo en la frontera al descubrir las cápsulas. Reyes fue condenado a cuatro años y seis meses de cárcel por narcotráfico en marzo de 2016.

Su nombre ha vuelto a los juzgados luego que se encontrara el cadáver de Bernardo en Francia. Durante la autopsia se encontraron paquetes de droga idénticos a los que le fueron requisados a Reyes en la frontera suiza.

La justicia española acusa a los arrestados de un delito contra la salud pública y otro de homicidio. Por ello, pide 30 años de cárcel para el presunto líder de la red y 24 años para los tres restantes.

El juicio comenzó este lunes en España y los acusados negaron estar implicados en la muerte de Bernardo. En sus declaraciones, que estuvieron repletas de contradicciones, todos apuntaron como responsable a un supuesto jefe superior, que identificaron como 'el Gordo'.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés