null: nullpx
México

Vence pacto de 45 días entre EEUU y México para reducir el flujo de migrantes y ambos países dicen que dio resultados

México asegura que logró reducir en 36.2% el flujo de migrantes centroamericanos que transitan por su territorio rumbo a Estados Unidos. Sin embargo, también duplicó el número de extranjeros detenidos y deportados a sus países de origen.
22 Jul 2019 – 5:18 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.-A inicios del mes de junio, el gobierno de México se comprometió con Estados Unidos a contener y reducir, en 45 días, el flujo de migrantes centroamericanos que buscan cruzar la frontera entre ambos países. Esta medida, que fue aceptada para evitar que el gobierno de Donald Trump aplique aranceles a los productos mexicanos, cumplió su plazo este lunes, y, a juzgar por ambos gobiernos, el plan, que ha sido catalogado por expertos como “ambicioso” se ha ido alcanzando satisfactoriamente.

De acuerdo con declaraciones del canciller de México, Marcelo Ebrard, el país ha reducido desde principios de junio en poco más de un tercio el flujo de migrantes. El funcionario precisó que al 7 de junio el número de migrantes que llegaron a Estados Unidos vía México era de 3,880 al día. Poco más de un mes después, al 13 de julio, la cifra se redujo a 2,652.

"México ha adoptado una estrategia conforme a su ley y a sus decisiones, y el despliegue de la Guardia Nacional, así como la aplicación de la Ley de Migración, ha llevado a que tengamos una reducción en el flujo migratorio de alrededor de 36.2%", dijo Ebrard este lunes durante una rueda de prensa.


Sin embargo, la tendencia a la baja en el flujo de migrantes aún está lejos de ser confirmada como una tendencia, ya que habrá que esperar a si estos números siguen disminuyendo.

En su conferencia, el canciller aseguró que esa reducción permitió evitar la discusión con Washington para convertirse en un tercer país seguro, un acuerdo mediante el cual el país latinoamericano albergaría a quienes soliciten asilo en Estados Unidos si antes pasaron por su territorio, dijo Ebrard.

A la par de la reducción de esa cifra, también se han registrado efectos colaterales. De acuerdo con registros del Instituto Nacional de Migración (INM), en 45 días, del 1 de junio al 15 de julio, un total 39,267 migrantes fueron detenidos por las autoridades mexicanas, y de ellos, 31,146 fueron deportados a sus países de origen.

Tan solo en el mes de junio, fueron detenidos 29,153 migrantes, un aumento de 204.4% respecto a junio de 2018, cuando fueron arrestados 9,577 migrantes. Por su parte, las deportaciones aumentaron 183% respecto al año anterior.

De esta cifra, las personas que han sido detenidas en centros de detención en el sur de México, han tenido que vivir en precarias condiciones, entre hacinamiento, falta de comida y agua, así como de servicios médicos.

Tan solo en la estación Siglo XXI, ubicada en la ciudad fronteriza de Tapachula, en el mes de abril había más de 2,000 personas, un lugar construido para 960.Otras instalaciones en Tuxtla Gutiérrez, también en Chiapas, albergaban a 400, aunque están habilitadas sólo para 80.

Migrantes buscan rutas más peligrosas


Además, durante ese periodo de tiempo, al menos una decena de migrantes han perdido la vida en condiciones trágicas, como el caso de Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y su hija Angie Valeria, de un año y 11 meses de edad, quienes perdieron la vida al ser llevados por la corriente del Río Bravo.

La fotografía de sus cuerpos, en la que se observa a la niña dentro de la camisa negra del migrante salvadoreño y su brazo derecho sobre el cuello de su padre, ha sido utlizada por activistas y detractores de este plan como prueba de que las políticas restrictivas adoptadas por ambos gobiernos no han sido una buena decisón.

Rubén Figueroa, coordinador de la organización Movimiento Migrante Mesoamericano, señaló que estos incidentes han sucedido debido a que los migrantes están volviendo a rutas conocidas y explorando nuevas para llegar a la frontera con Estados Unidos y, a su paso por México, librar a los más de 21,500 guardias que han sido desplegados en las fronteras norte y sur para contener el flujo migratorio.

Cuando México aceptó el acuerdo, se comprometió a desplegar miles de efectivos de su Guardia Nacional además de ampliar el programa Protocolos de Protección a Migrantes (TPP, por sus siglas en inglés), que permite a Estados Unidos enviar a territorio mexicano a solicitantes de asilo, que entraron a su país por México, mientras lo tramitan.

Desde el mes de enero, cuando arrancó este programa de asilo, hasta el 11 de julio, México ha recibido a casi 20,000 extranjeros.

Otro de los acuerdos que incluye el pacto es ayudar a los países de Centroamérica para que logre convertirse en una zona segura, próspera y desarrollada, una meta que aún no ha logrado arrojar resultados concretos en 45 días.


El canciller se reunió el domingo con su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, un día antes de vencerse el plazo de 45 días para evaluar los resultados del acuerdo en el que México se comprometió a demostrar avances en sus esfuerzos por frenar la migración hacia Estados Unidos.

Ebrard dijo que ambos volverán a verse en 45 días en Washington y que le pidió a P ompeo que su país realice redadas para disminuir el tráfico de armas estadounidenses hacia México y "un mayor compromiso" de inversión en El Salvador, Guatemala y Honduras.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador sostiene que la receta para frenar la migración está en atender las causas que la generan, como la violencia y la pobreza que azota a los países del triángulo norte de Centroamérica. Para ello ha solicitado miles de millones de dólares en inversión.

Cientos de cubanos esperan en la frontera entre México y EEUU para solicitar asilo (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés