null: nullpx
América Latina

Migrantes vuelven a rutas peligrosas para atravesar México ante el despliegue de militares en la frontera

La muerte de personas en su intento por abordar el tren La Bestia y viajar rumbo a la frontera con Estados Unidos ponen en relieve que están teniendo que regresar a las rutas más peligrosas ante el despliegue de fuerzas militares en las fronteras de México.
27 Jun 2019 – 7:59 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.- En las últimas 48 horas, dos mujeres centroamericanas perdieron la vida en su intento por llegar a Estados Unidos viajando a bordo de La Bestia, el tren de carga que recorre el país desde el sur y que es utilizado por migrantes para llegar a la frontera con Estados Unidos. Estos incidentes suscitados en las últimas semanas han encendido alarmas sobre las peligrosas rutas que los migrantes han tenido que volver a tomar ante el despliegue de fuerzas militares en el sur del país.

Uno de los hechos sucedió el pasado miércoles, cuando una mujer que hasta el momento no ha sido identificada, perdió el equilibrio al intentar abordar el tren, por lo que cayó y fue arrollada en el ejido Ceiba, en el municipio de Tacotalpa, en el sureño estado de Tabasco.

Los vecinos del lugar alertaron a las autoridades de lo sucedido y señalaron que la mujer viajaba con otras personas quienes lograron subirse al tren, pero ella resbaló.

Ese miso día en el céntrico estado de Hidalgo, otra mujer, una hondureña identificada como Waldin Castillo Velázquez, murió cuando viajaba en el techo del tren que había salido de la Ciudad de México con dirección a Manzanillo, Colima.

De acuerdo con las autoridades, al llegar a la comunidad del Maney, en el municipio de Huichapan, la joven presuntamente se quedó dormida y cayó del tren. Socorristas de la Cruz Roja informaron que un hombre también resultó con lesiones y es atendido en el Hospital Regional.

Diversos medios locales señalaron que el hombre que resultó herido es pareja de la joven que perdió la vida.

Rubén Figueroa, coordinador de la organización Movimiento Migrante Mesoamericano, señaló que estos incidentes han sucedido debido a que los migrantes están volviendo a rutas conocidas y explorando nuevas para llegar a la frontera con Estados Unidos y, a su paso por México, librar a los más de 21,500 guardias que han sido desplegados en las fronteras norte y sur para contener el flujo migratorio.

“En meses anteriores se organizaban caravanas para cubrirse de la inseguridad por el crimen organizado y la persecución por parte de policías mexicanos, pero ahora que ya no están esas caravanas, estimamos que los que sucederá es que se elevará el tráfico de personas y los migrantes buscarán caminos más peligrosos para poder transitar. Esto elevará el número de víctimas y desaparecidos”, señaló en entrevista con Univision Noticias.


Hace apenas un par de semanas, el gobierno de México comenzó el despliegue en la frontera sur de 6,500 elementos de la llamada Guardia Nacional junto con Policía Federal y militares, y esta semana se anunció que otros 15,000 elementos entrarían en operación en la frontera norte.

La medida fue anunciada a inicios de junio por el canciller mexicano Marcelo Ebrard, quien señaló que se trata de una de las acciones con las que el gobierno planea cumplir con las exigencias fijadas por el presidente Donald Trump para reducir el flujo migratorio en un plazo de 45 días y así evitar tarifas arancelarias del 5% a todos los productos mexicanos.

Esta implementación, según detalla Rubén Figueroa, muestra una contradicción entre las declaraciones que repetidamente ha dado el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la defensa de los Derechos Humanos de migrantes y la realidad que viven en la ruta migratoria.

“México intenta estrangular la migración con más militares fuertemente armados. El único cambio que hemos visto es la militarización. Detener el flujo va a resultar por unos meses, pero como hemos observado en otras ocasiones, quienes se van a beneficiar de esto es el crimen organizado y las estructuras del tráfico de personas.

Hay rutas migratorias totalmente controladas por el crimen organizado. Y en algunos casos los propios funcionarios son parte de la estructura”, señaló.

Las autoridades, sin embargo, señalan que el objetivo del despliegue de militares y policías es registrar a todos los migrantes, ofrecerles las distintas opciones de regularización que tienen y devolver a su país al que no quiera hacerlo.

Pero de acuerdo con las propias cifras del Instituto Nacional de Migración, el numero de personas indocumentadas que ha detenido tan solo este mes ha registrado un récord histórico. Hasta el pasado 24 de junio, detuvo a 23,917 personas que entraron al país de manera irregular, principalmente hondureños, guatemaltecos y salvadoreños.

Una cifra que no había sido registrada desde hace 13 años, en febrero 2006, cuando se detuvo a 24,892 migrantes indocumentados.

En fotos: Migrantes centroamericanos piden asilo en México para evitar las políticas de Donald Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés