null: nullpx
Muertes

La desgarradora foto de un padre y su hija ahogados que exhibe con crudeza la crisis migratoria

La peligrosa corriente del río Bravo le arrebató la vida a un padre salvadoreño y su hija. En la imagen se observa a la niña dentro de la camisa negra del migrante salvadoreño y su brazo derecho quedó sobre el cuello de su padre. La escena recuerda la muerte del pequeño niño migrante sirio que se ahogó en septiembre de 2015, tras naufragar la embarcación que lo transportaba en las costas de Turquía.
26 Jun 2019 – 10:57 PM EDT

Hace casi cuatro años, la perturbadora foto del cadáver de un niño sirio de tres años que yacía boca abajo en la arena y con los brazos extendidos en la costa suroeste de Turquía se volvió un símbolo de la profunda crisis humanitaria siria.

Las circunstancias se han repetido el lunes en la orilla del río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos. Esta vez, una cámara fotográfica capturó los cuerpos de un padre y su hija de casi dos años que se ahogaron tratando de cruzar a este país para pedir asilo.

Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y su hija Angie Valeria, de un año y 11 meses de edad, jamás llegaron a su destino. La peligrosa corriente del Bravo les arrebató la vida. En la imagen se observa a la niña dentro de la camisa negra del migrante salvadoreño. Su brazo derecho quedó sobre el cuello de su padre.


Ambos cuerpos fueron hallados boca abajo, como el pequeño Aylan Kurdi: el niño migrante sirio que se ahogó en septiembre de 2015 cuando naufragó la embarcación que lo transportaba en medio de la mayor crisis de refugiados que había vivido el mundo desde la Segunda Guerra Mundial.

Esta nueva fotografía también es desgarradora y se difunde cuando el gobierno mexicano ha endurecido su política migratoria luego de aceptar un acuerdo que le impuso la administración de Donald Trump.

Esta tragedia ocurrió la tarde del domingo cerca de la ciudad de Matamoros, en Tamaulipas, agobiada por la llegada de cientos de migrantes centroamericanos que huyeron de la pobreza y la violencia.

Los cadáveres de Óscar Alberto y su hija fueron encontrados a menos de una milla de una garita fronteriza. Ellos decidieron pasar nadando a EEUU tratando de evitar una larga espera en México.


Ahora sus familiares imploran para que les ayuden con los gastos para trasladar los restos a El Salvador.

“Señor presidente, le quiero pedir de favor, que nos ayude a repatriar el cuerpo de mi primo Óscar Alberto y de nuestra pequeña Angie Valeria que por motivos de escasos recursos decidieron emprender camino hacia EE UU”, tuiteó el lunes Enrique Gómez, primo del migrante fallecido.

La viuda de Óscar Alberto, Tania Vanessa Ávalos, de 21 años, quien viajó con ellos hasta la frontera mexicana, permanecía en Matamoros a la espera de que le entreguen los cadáveres, que fueron trasladados al Médico Forense de esa ciudad para la autopsia.

El presidente salvadoreño Nayib Bukele ya prometió cubrir los gastos fúnebres. “Nos unimos al dolor por esta pérdida irreparable. Ningún salvadoreño debería verse en la necesidad de dejar su país por falta de oportunidades”, escribió el mandatario en Twitter, respondiendo a la solicitud de Gómez.

Esta familia salió de Centroamérica el pasado 3 de abril. Óscar Alberto abandonó su empleo en una pizzería y su esposa ya había renunciado a su trabajo en un restaurante de comida china para cuidar a su bebé, según reporta el portal El Salvador.com. La joven pareja buscaba un mejor futuro en EEUU.

Sus familiares contaron a la prensa que ellos estuvieron dos meses en un albergue en el estado de Chiapas. En México les dieron un permiso de estancia mientras procesaban su solicitud de asilo. Pero se impacientaron y emprendieron camino hacia el norte. En Tamaulipas tampoco quisieron quedarse y decidieron a travesar el peligroso río Bravo para agilizar su pedido de refugio en EEUU.

El río les hizo una mala jugada y solo Tania Vanessa fue rescatada. Ella contó a las autoridades que la corriente se llevó primero a la niña y fue su padre quien salió en su ayuda, pero ambos fueron arrastrados por las aguas y desaparecieron. En el operativo para tratar de salvarlos participaron marinos, policías y rescatistas mexicanos, pero sus esfuerzos fueron infructuosos.

Alrededor de las 10:00 am de este lunes, los cuerpos sin vida de ambos fueron localizados por las autoridades mexicanas en las orillas del río, entre unas ramas. Quedaron cerca del puente internacional de Matamoros que une a esa ciudad con Brownsville, en el estado de Texas.

La investigación preliminar señala que el papá logró alcanzar a la niña luego de que la corriente se la arrebató y la metió debajo de su camiseta. Sin embargo, ambos fallecieron ahogados.

Miles de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala, pero también de Cuba, Haití y varios países africanos y asiáticos, han ingresado desde octubre a México en varias caravanas a través la frontera sur.

Ante el aumento del número de migrantes irregulares y de solicitantes de asilo que llegan a EEUU, el presidente Trump amenazó el 30 de mayo con imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas.

Tras una reunión entre los gobiernos de ambos países, el pasado 7 de junio se anunció un acuerdo que prevé el envío de 6,000 efectivos de la Guardia Nacional de México a la frontera sur, entre otras medidas para contener la migración. A cambio, EEUU retiró la amenaza de los aranceles.

El gobierno de México anunció el lunes el despliegue de más de 20,000 efectivos, entre militares, marinos y miembros de la Guardia Nacional, en las fronteras norte y sur de ese país.

7 ahogados en una semana: así cruzan los migrantes las bravas aguas del Río Grande (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés