null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Trump reasigna 750 agentes fronterizos a las garitas saturadas por la crisis migratoria

El presidente dijo que la medida obedece a la inacción de México por detener la migración ilegal. En tanto, el Departamento de Seguridad Nacional advierte que está cerca de registrar 100,000 arrestos en la frontera cada mes.
7 Abr 2019 – 3:03 PM EDT

Tras reunirse con autoridades migratorias en la frontera entre México y California, el presidente Donald Trump anunció a través de su cuenta de Twitter que ordenó redistribuir 750 agentes fronterizos a los puertos de entrada de EEUU que están recibiendo más migrantes centroamericanos solicitando asilo.

Advirtió que estas acciones causarían todavía más demoras en los ya lentos cruces de autos, personas y mercancía en las garitas fronterizas. Según el mandatario, todo regresará a la normalidad cuando su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador “use el poderoso sentido común de las leyes migratorias”, devolviendo a los migrantes a sus países de origen.

“Hasta que México limpie esta migración ridícula y masiva nos centraremos en la seguridad fronteriza, no en los puertos de entrada”, escribió Trump en un tuit publicado el sábado por la tarde.

“Mientras tanto, los demócratas en el Congreso deben ayudar a los republicanos (necesitamos sus votos) a poner fin a las horribles, costosas y estúpidas lagunas en nuestras leyes de inmigración. Una vez que eso suceda, todo será suave. ¡NUNCA podemos permitir fronteras abiertas!”, concluyó.

Es tan elevado el número de familias y menores no acompañados que están siendo detenidos en la zona limítrofe con México, que la Patrulla Fronteriza ha dejado en libertad a cientos de ellos. Ante la falta de espacio en las cárceles del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), los dejan ir con notificaciones de comparecer en un tribunal de inmigración.

Esto está ocurriendo incluso con personas arrestadas en operativos de ICE en el interior del país. Los funcionarios migratorios aplican su discreción en base a condiciones médicas y familiares.

Ahora se han vuelto comunes los arrestos masivos en la frontera sur, como el ocurrido hace unos días en El Paso, Texas. Durante un operativo, agentes migratorios arrestaron en solo cinco minutos a más de 400 personas, principalmente unidades familiares y menores que viajaban solos. Durante marzo, en ese sector se realizaron un promedio de 570 detenciones por día.

También las zonas fronterizas de San Diego y Calexico, que el presidente Trump visitó el viernes, han registrado un incremento de cruces no autorizados. A mediados de marzo, la agencia publicó un video en el cual se observa la entrada de 52 migrantes que cruzaron ilegalmente en Imperial Beach.


En la grabación muestra cómo un grupo de personas corta la malla metálica colocada entre los barrotes oxidados en Playas de Tijuana. “¡Salgan! ¡Corran!”, les gritan a hombres, mujeres y niños que entran sin permiso a California y luego pasan a prisa a un costado de un vehículo de la Patrulla Fronteriza.

“Los números pintan un cuadro terrible”

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reporta que está cerca de registrar 100,000 arrestos por mes a lo largo de toda la frontera, aunque las cifras más grandes se reportan en las garitas principales.

En tanto, los albergues en el lado de mexicano lucen abarrotados de personas que esperan a que los llamen funcionarios de la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP) para revisar sus casos.

“No importa lo que hagamos, está claro que la única manera de solucionar realmente esta crisis es con la legislación”, expresó el viernes en Calexico, Kirstjen M. Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional.

“Las leyes obsoletas y las decisiones judiciales equivocadas han creado un pase rápido ilegal a Estados Unidos. Estas lagunas son la causa principal de la emergencia de hoy (...) son enormes factores de ‘atracción’ (...) y cerrarlas es la única forma segura de salir de esta emergencia”, afirmó.

Sobre la creciente afluencia de solicitantes de asilo, Nielsen advirtió que “los números pintan un cuadro terrible” y advirtió que “hemos visto cómo la situación pasa rápidamente de una crisis a un colapso en todo el sistema”.

“Estos migrantes están llegando en grupos enormes, como nunca antes habíamos visto. El volumen de poblaciones vulnerables que llegan es insostenible. Las instalaciones del DHS tienen capacidad rebasada: nuestros agentes están demasiado ocupados y la magnitud de la llegada y detención de extranjeros ha aumentado sustancialmente el riesgo de incidentes que ponen en peligro la vida”, alertó la funcionaria.

Los tuits de Trump este fin de semana dejaron de referirse al cierre de la frontera. En días recientes había reclamado que dicha medida sería una consecuencia porque México no estaba deteniendo la inmigración de indocumentados en su territorio. Grupos empresariales en ambos países reclamaron que las consecuencias financieras serían enormes, incluyendo un desabasto en frutas y verduras.

El viernes, sin embargo, el mandatario aseguró que había cambiado de plan porque el gobierno de López Obrador ya había actuado en ese sentido.

“Cuando no puedes recibir una persona más porque todos los centros de detención están llenos y tienes que dejar a las personas libres en el país, no puedes recibirlos. No tenemos espacio”, dijo el presidente tras “inaugurar” una valla metálica más alta que se construyó en un tramo del sector de El Centro. Se trata de un proyecto financiado durante la administración Obama, pero Trump tomó el crédito.

Esa fue la segunda vez que el presidente visita la frontera de California. En el otoño de 2017, él dio un recorrido en el sector de San Diego, donde se edificaron ocho prototipos del muro, los cuales ya han sido derribados sin que a la fecha se hayan asignado recursos para materializar su gran promesa de campaña.


La accidentada geografía que hace que el muro de Trump cueste 5,700 millones de dólares (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés