null: nullpx

Thomas Homan no acepta ser el "zar para la frontera" de Trump "por ahora"

El presidente anunció el viernes que Homan, quien fue director de ICE, era su elegido para controlar la frontera, pero él dijo este domingo que no ha aceptado la oferta, aunque dejó claro que las conversaciones "continuarán".
17 Jun 2019 – 7:35 AM EDT

El presidente Donald Trump lo había anunciado el viernes la semana pasada durante una entrevista concedida a la cadena Fox News: su candidato para ser "zar de la frontera" era Thomas Homan. "Es fantástico, duro (...) e inteligente", dijo el mandatario a la televisora, donde Homan es comentarista. "Lo iba a anunciar la próxima semana, pero mejor lo digo ahora", agregó. "Va a estar dedicado a la frontera, es en lo que él quiere estar trabajando", añadió.

Pero contra todo pronóstico, Homan rechazó el ofrecimiento: este domingo, el exdirector de ICE, dijo en una entrevista a la misma cadena de televisión que, "por ahora", no aceptaba la oferta. Aunque dijo que las conversaciones "continuarán".

“Respeto mucho a este presidente y nunca diré nunca”, advirtió Homan. El exdirector de la agencia que encabeza la fuerza nacional de deportaciones de Trump indicó además que, continuará creando conciencia sobre la situación en la frontera sur. “No sé qué papel jugaré, pero siempre estaré involucrado en él”, aseguró.

Según el anuncio que hizo Trump el viernes, Homan le reportaría a él directamente.


De quién se trata

Homan fue director de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) hasta el pasado abril y está considerado como el principal ejecutor de la política de deportaciones en el marco de la política de tolerancia cero de Trump. Además, se opone férreamente a las llamadas jurisdicciones (ciudades) santuario.

Homan fue una de las primeras designaciones del presidente en enero de 2017 con el objetivo puesto en la deportación de indocumentados que viven en el país, independientemente de si tenían antecedentes criminales o no.

"Ha sido el honor de mi vida estar al frente de los hombres y mujeres de ICE por más de un año", indicó cuando abandonó su cargo en ICE en un comunicado escrito. "La decisión de dejar el servicio federal luego de más de 34 años es agridulce, pero mi familia ha sacrificado mucho con el fin de que yo trabajara y ahora es el momento de enfocarme en ellos".


Pieza clave

Homan había estado al frente de ICE como director interino hasta que el presidente lo nominó para dirigir la agencia de forma permanente el pasado mes de noviembre.

Es conocido por haber dicho que los inmigrantes que están ilegalmente en Estados Unidos "deben estar asustados", lo que le ganó el rechazo de los grupos proinmigrantes y políticos demócratas. También por haber dicho que tiene "la piel dura" al prometer que multiplicaría por cuatro y hasta cinco veces las inspecciones y la búsqueda de indocumentados en sus puestos de trabajo.

La dureza de su postura motivó que el funcionario enfrentara una creciente oposición en el Senado, que nunca lo ratificó en una audiencia para su último cargo.

Se cuentan, entre otras razones, su agresiva política de deportaciones, su guerra personal contra ciudades que se niegan a reportar arrestos de personas sin documentos –conocidas como ciudades santuario– y el aumento de arrestos de indocumentados sin antecedentes penales.


Tolerancia cero

El gobierno de Trump ha tenido muchas dificultades para cristalizar su promesa de campaña de frenar no solo la inmigración indocumentada sino también para lograr los fondos necesarios para construir un muro en la frontera con México y regular la inmigración legal.

El único brazo operativo que realmente ha funcionado ha sido justamente el de ICE, con el que Trump ha podido fortalecer su política contra la inmigración de indocumentados sin la necesidad de solicitarle al Congreso una legislación especial que aumente la cantidad de centros de detención y pueda contratar más agentes para aumentar los arrestos y aceleras las expulsiones.

Al dejar a un lado la política del anterior gobierno de Barack Obama de no poner la mira en indocumentados sin antecedentes criminales graves, prácticamente las autoridades han tenido carta blanca para arrestar y deportar a cualquiera de los 11 millones de personas sin papeles que se cree viven en el país.

El 25 de enero de 2017, cinco días después de llegar a la Casa Blanca, Trump firmó una orden ejecutiva sobre las jurisdicciones (ciuydades santuario) y decretó que la presencia indocumentada constituye una amenaza para la seguridad pública y nacional de Estados Unidos.


Acuerdo con México

La oferta para convertir a Homan como "zar de la frontera" se produjo una semana después que los gobiernos de Estados Unidos y México firmaran un acuerdo migratorio para contener la oleada de migrantes centroamericanos en la frontera a cambio de no imponer aranceles a los productos mexicanos.

El acuerdo fue recibido con fuertes críticas por parte de activistas y abogados de inmigración, quienes advirtieron que su implementación va a generar más problemas legales para los inmigrantes que piden asilo en la frontera y de inseguridad en México.

Según el pacto, México autorizará la entrada de migrantes “mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo” en los tribunales estadounidenses y el gobierno de Washington “se compromete a acelerar la resolución de sus casos y proceder con los procesos lo más expedito posible”.

“Los solicitantes de asilo devueltos a México enfrentan peligros y discriminación”, denunció Victor Nieblas, un ex presidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) . “Los abogados que desean ayudar se niegan a ir a México debido a las leyes laborales de ese país que prohíben a los ciudadanos estadounidenses trabajar ilegalmente en México. Y el gobierno de Estados Unidos, junto con las autoridades mexicanas, reúnen a los abogados que han ido a México para ayudar a los solicitantes de asilo y afectan negativamente los esfuerzos probono en la frontera. Tememos ser blanco de ambos gobiernos para detención o deportación, como lo han demostrado ejemplos recientes”, agregó.

Activistas mexicanos también han advertido que la situación de violencia en el lado mexicano de la frontera compromete la seguridad de los migrantes centroamericanos que han huido de sus países en busca de asilo en Estados Unidos, un fenómeno que reviste características de crisis humanitaria sion precedentes.

El viernes, sin embargo, demócratas, abogados y activistas indicaron que Estados Unidos no ha clarificado cómo acelerará los procesos de asilo y c´ómo garantizará que los migrantes que retorne a México recibirán las respuestas a sus pediudos de protección en el menor tiempo posible.,


En la aduana de EEUU o sobre la valla fronteriza: la caravana de migrantes se hace sentir en la frontera

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés