null: nullpx

Solo la mitad de los migrantes que aguardan en México sus casos de asilo en EEUU se presentan en corte

Miles de migrantes que fueron regresados a México tras pedir asilo en la frontera no se presentaron en sus audiencias y reciben a cambio una orden de deportación en ausencia.
7 Ene 2020 – 11:56 AM EST

Un programa activado por el gobierno de Donald Trump el 20 de enero del año pasado como parte de la política migratoria de 'tolerancia cero', está provocando que el 50% de quienes solicitaron asilo y fueron regresados a México a esperar por sus audiencias judiciales, reciban una orden de deportación en ausencia.

Un reciente informe del Centro de Información y Acceso de Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, señala que, de acuerdo con los registros de la Corte de Inmigración, hasta fines de noviembre del año pasado más de 56,000 inmigrantes habían sido enviados de regreso a México para esperar sus audiencias de inmigración bajo los Protocolos de Protección de Migración (MPP).

Pero de todos quienes recibieron una Notificación de Comparecencia (NTA) para asistir a una audiencia, “un sorprendente 50 por ciento no se presentó debido a los muchos desafíos que enfrentan los peticionarios de asilo en las comunidades fronterizas donde se les exigió permanecer”, agregó.


Datos del estudio

De acuerdo con los datos proporcionados por la Corte de Inmigración al TRAC, hasta finales de noviembre una proporción ligeramente mayor de los migrantes bajo el MPP “todavía estaban esperando su primera audiencia, en comparación con aquellos a los que se les permitió permanecer en los Estados Unidos”, quienes demoran más tiempo en ser citados.

“Esto fue cierto particularmente a medida que aumentaron los números de MPP, porque las cortes especiales que se han establecido escuchar casos de MPP aparentemente luchó por mantenerse al día”, indicó.

En las cortes especiales mencionadas en el reporte, erigidas el año pasado para enfrentar el alto número de casos de asilo que se registra en la frontera, jueces, abogados y activistas han denunciado que se celebran juicios secretos, donde el gobierno no permita el acceso de observadores independientes y los migrantes tienen dificultades para conseguir representación legal,

Ventajas y desventajas

“Los inmigrantes a los que se les permitió esperar en EEUU tenían más de siete veces más probabilidades de encontrar un abogado para representarlos que los migrantes derivados al programa MPP”, explica el TRAC.

También advirtió que, hasta finales de noviembre, “solo el 4 por ciento de los inmigrantes en los casos de MPP habían logrado conseguir representación legal”. Y que, por el contrario, “casi un tercio (32%) de aquellos a quienes se les permitió permanecer en EEUU obtuvieron representación de un abogado durante el mismo período de tiempo”.

Además, nueve de cada 10 inmigrantes a los que se les permitió permanecer en Estados Unidos habían asistido a todas las audiencias judiciales hasta ese momento, frente a solo el 50% de quienes esperan en México por un proceso similar.


Zonas peligrosas

En cuanto al clima de seguridad que enfrentan los migrantes bajo el Protocolo de Protección del Migrante, el TRAC menciona que “la situación es muy diferente” para quienes deben permanecer en México, “debido a los muchos desafíos que enfrentan los solicitantes de asilo en las comunidades fronterizas donde se les exigió aguardar”.

“Estos incluyen el secuestro, la violación y otras formas de violencia. Además, tampoco existe un mecanismo confiable para que los Tribunales de Inmigración notifiquen a los inmigrantes sobre la fecha, hora y lugar de su audiencia”.

El estudio también revela que muchos inmigrantes sin recursos para mantenerse durante su espera o que se convierten en víctimas de actividades delictivas, “deciden renunciar a su solicitud de asilo y regresar a la casa de la que huyeron o intentar trasladarse a otro lugar”.

Abogados consultados por Univision Noticias indicaron que la no asistencia a una audiencia ante un juez de inmigración “se traduce en una orden de deportación en ausencia”, sentencia que en muchos casos en el futuro afecta conseguir cualquier tipo de beneficio migratorio legal disponible.


Mexicanos en el limbo

Para los ciudadanos originarios de México que buscan asilo en Estados Unidos la situación es todavía más compleja que para el resto de migrantes de otras nacionalidades.

Los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos han denegado la entrada al país a solicitantes de asilo mexicanos, “exponiendo a miles, entre ellos familias enteras y menores de edad, a condiciones peligrosas en las ciudades fronterizas, lo que supone una violación del derecho internacional de refugiados”, señala un informe de Human Rights Watch (HRW) publicado a finales de diciembre.

El reporte, precisa que, de acuerdo con relatos de mexicanos en Ciudad Juárez, México, “en noviembre de 2019 habían sido rechazados después de intentar solicitar asilo en un puerto de entrada” fronterizo con San Diego.

Afectados indicaron que “algunos llevaban meses esperando su turno en una lista manuscrita auto-organizada para establecer cuándo les tocaba presentarse en el puerto de entrada” para pedir asilo e iniciar el largo proceso para conseguir el beneficio legal disponible.

“El rechazo por parte del gobierno de Trump de los solicitantes de asilo mexicanos en la frontera supone un nuevo golpe bajo en su campaña por desmantelar las protecciones de aquellos que buscan asilo”, dijo Clara Long, investigadora principal del Programa de Estados Unidos de HRW. “La prohibición del retorno de los refugiados al país del que huyen, incluidas las devoluciones en la frontera, constituye una obligación fundamental del derecho internacional”, indicó.

Human Rights Watch dijo que había acompañado a 46 solicitantes de asilo mexicanos, más de la mitad de los cuales eran menores con sus padres, en su propósito de presentarse ante agentes de la CBP en el puente Paso del Norte entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas. Agrega que los agentes de la CBP insistieron una y otra vez a los solicitantes de asilo que el puerto de entrada estaba “demasiado lleno”.


Enviados a Guatemala

Dos semanas después de publicado el reporte de HRW, medios estadounidenses reportaron que los mexicanos que buscan asilo en Estados Unidos podrían ser enviados as Guatemala, basado en el acuerdo logrado en julio del año pasado entre los gobiernos de Trump y Jimmy Morales, que convirtió a esa nación centroamericana en Tercer País Seguro.

La agencia de noticias Reuters dio el lunes que en un correo electrónico fechado el 4 de enero, el personal de campo de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) fue informado de que los migrantes mexicanos ahora serán incluidos en los grupos susceptibles por el acuerdo alcanzado con Guatemala.

La USCIS es la agencia encargada de proporcionar los agentes de asilo que entrevistan a los migrantes que se presentan en la frontera en busca de este beneficio.

El sitio de noticias BuzzFeed reportó también el lunes que un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) confirmó que “ciertos mexicanos que buscan protección humanitaria en Estados Unidos ahora pueden ser transferidos a Guatemala y tener la oportunidad de buscar protección allí, bajo los términos del Acuerdo de Cooperación de Asilo de Guatemala".

“Pero una cosa es la firma del acuerdo y otra es si Guatemala tiene las instalaciones adecuadas para atender a estas personas, si puede garantizar los derechos humanos de estas personas”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California.

“Y hay que tener en cuenta que, para que esto suceda, no solo Guatemala lo debe permitir, sino que el gobierno de México debe otorgar documentos de viaje y estar enterado de que sus ciudadanos están siendo repatriados a un tercer país. Y también hay que estar vigilantes si bajo este programa se llevan a cabo separaciones forzadas de familias, algo que está prohibido por orden judicial. Todo eso se debe tener en cuenta”, indicó.


Publicidad