null: nullpx

Senadores afirman que el 98% de los migrantes detenidos en la frontera no tienen antecedentes criminales

El objetivo del viaje es “inspeccionar, investigar y evaluar las últimas condiciones” en los centros de detención, dijo Charles Schumer (Nueva York), líder de la minoría demócrata de la Cámara Alta.
19 Jul 2019 – 5:12 PM EDT

Un grupo de senadores demócratas visitó este viernes instalaciones de la Patrulla Fronteriza en Texas para conocer en el terreno el trato que la agencia brinda a los migrantes que llegan al país en busca de asilo. Al término de la gira, aseguraron que el 98% de los detenidos en la frontera no tienen “antecedentes criminales” y urgieron al gobierno de Donald Trump que los libere mientras se procesan sus solicitudes de asilo.

“Fue una visita muy emotiva. Vimos a una madre con un bebé de apenas tres meses a la que pregunté por qué huyó de su país. Ella respondió que en su pueblo estaban matando a tantas personas que ya no podía permanecer en el y se vio forzada a escapar”, dijo a Univision Noticias el senador Bob Menéndez (Nueva Jersey) vía telefónica a la salida del centro de detención de la Patrulla Fronteriza en McAllen.

Otra mujer con un bebé en brazos contó al grupo que escapó de las pandillas por miedo ante el alto número del robo de niños. “La decisión que ellos toman es o me quedo o me muero”, dijo Menéndez. “Esa es la realidad de estas familias”.

El senador por Nueva Jersey dijo además que “la inmensa mayoría se trata de personas que huyen para salvar sus vidas y vienen en busca de solicitar legalmente un beneficio como el asilo, pero este gobierno los rechaza, los separa y los obliga a permanecer detenidos o los envía de regreso a México a esperar durante un tiempo inaceptable”.


La visita

El objetivo del viaje es “inspeccionar, investigar y evaluar las últimas condiciones” en los centros de detención, dijo Charles Schumer (Nueva York), líder de la minoría demócrata de la Cámara Alta.

La gira fue organizada en respuesta a semanas de denuncias por malos tratos y abusos cometidos en las instalaciones de campo de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) a menores detenidos en la frontera tras huir de sus países a causa de la pobreza y la violencia.

Parte de las denuncias fueron publicadas por Univision Noticias en tres reportajes, el primero el 1 de junio, que mostró en exclusiva una treintena de cartas escritas de puño y letra por menores que permanecieron varios días detenidos en centros de detención del CBP en Texas.

En las misivas, los menores denuncian hacinamiento, detenciones más allá del plazo de 72 horas estipulados por el Acuerdo Judicial Flores de 1997, insultos, prohibición de baño y lavado de dientes, así como recién nacidos durmiendo en el suelo. Las quejas también mencionan extremas condiciones de frío por las bajas temperaturas en las instalaciones del CBP.

Si bien la agencia federal dijo que no creía en la veracidad de las denuncias, aseguró que las investigaría en su totalidad.


El recorrido

Previo a la inspección de los centros del CBP McAllen y Ursula, el grupo de legisladores visitó el centro de Caridades Católicas ubicado frente a la estación de autobuses de McAllen, donde los migrantes son dejados después de ser liberados de la custodia del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) una vez que son procesados.

En ese lugar, las familias son atendidas, se les brinda información sobre sus casos migratorios y se les instruye acerca de sus presentaciones a las citas programadas en las oficinas de inmigración o en las cortes, para que un juez decida sus futuros en Estados Unidos.

El Centro de Procesamiento Centralizado de Úrsula es considerado como uno de los puntos críticos que se encuentra en el centro de las denuncias de abusos por parte de la CBP, principalmente migrantes menores de edad.

En la víspera, el senador Charles Schumer (Nueva York y líder de la minoría demócrata de la Cámara Alta) había dicho que los estadounidenses eran testigos de las “terribles” condiciones que soportan los niños migrantes en la frontera sur, y que los Menores No Acompañados (UAC) y los más pequeños están sujetos a condiciones inhumanas sin atención médica, carencia de nutrición e higiene, y espacios inadecuados.


Condenan el secretismo

“Lo que hemos visto en estas instalaciones son condiciones inhumanas en las que la CBP mantiene a los asilados que piden la protección del gobierno de Estados Unidos en la frontera”, dijo a Univision Noticias Astrid Domínguez, miembro del equipo de derechos de los inmigrantes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). “Nosotros hablamos con los senadores antes de que ellos visitaran los centros aquí en Texas. Les dijimos que se prepararan para lo que iban a ver y exigir a la agencia para que cambie y mejore el trato que dan a estas personas”, agregó.

Domínguez dijo además que, tanto la ACLU como otros grupos y organizaciones de derechos humanos que velan por los derechos de los inmigrantes en la frontera, “hemos presionado a la CBP para que se implementen cambios, pero la agencia no ha sido receptiva”.

Agregó que la actual crisis en la frontera, donde miles de migrantes han llegado en los últimos meses en busca de asilo y que incluso llevó al presidente Donald Trump a decretar un estado de emergencia, “se trata de una crisis intencional”.

“El CBP detiene a personas sabiendo que no hay espacios disponibles, no utiliza alternativas de detención disponibles, no cumple con leyes y reglamentos judiciales que ordenan y permiten libertad a las personas en espera de sus procesos de deportación y asilo”, señala.


Fondos de emergencia

A finales de junio Congreso aprobó una partida presupuestaria de emergencia por 4,600 millones de dólares que serán destinados a atender los gastos generados por la crisis humanitaria en la frontera con México. La legislación fue promulgada por Trump el 1 de julio.

“Pero la CBP sigue diciéndo que no tiene dinero, que no hay instalaciones suficientes”, indica Domínguez. “Esto es Estados Unidos, tenemos los recursos para enfrentar esta crisis, pero el CBP trabaja en secreto, sin transparencia”, indicó.

La ACLU exige, además de un monitoreo permanente a las instalaciones de la CBP, que el gobierno publique una lista con el número de instalaciones que ha destinado para la detención de inmigrantes, la capacidad disponible en cada uno de ellos y el número exacto de personas arrestadas en la frontera.

También pide poner término al Programa de Retorno a México (MPP) que obliga a los solicitantes de asilo en Estados Unidos esperar en México hasta que sus casos sean resueltos en los tribunales de inmigración, un trámite que en algunos casos puede tardar años.

“En México no están dadas las condiciones de seguridad necesarias para que estas personas esperen una respuesta a sus peticiones de asilo en Estados Unidos”, dijo Domínguez.


Y ahora qué

Menéndez dijo que entre las principales conclusiones del viaje es que el gobierno de Trump está mintiendo, que la mayoría de las familias tienen una causa legítima de asilo, no tienen antecedentes criminales, vienen huyendo para salvar sus vidas y la de sus hijos, y hay elementos de separación y detenciones por tiempos que van más allá de lo estipulado por la ley”.

Agregó que las causas que motivan la huida de personas de Centroamérica no han mermado y que, por el contrario, “la suspensión de las ayudas por parte del gobierno agrava la situación”.

“Crea más problemas, más gente está huyendo en busca de asilo en la frontera. Y a esto se agrega que las personas que están siendo liberadas por falta de espacios en los centros de detención, no les informan correctamente qué deben hacer. Ellos no hablan inglés y reciben Notificaciones de Comparecencia sin fecha ni hora. Y cuando les tocan sus citas en las cortes no saben que tienen que ir y es por eso que reciben órdenes de deportación”.

El grupo entregará un informe para ser considerado por el Congreso.

El gobierno de Trump sostiene que la crisis en la frontera con México fue generada por la llegada de miles de personas y por la negativa del Congreso “a proporcionar los cambios específicos necesarios para cerrar las lagunas legales en nuestras leyes de inmigración”, dijo este viernes a Univision Noticias la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración al confirmar que se encuentra colaborando con la agencia de deportaciones en la frontera.

La agencia federal dijo además que “el Congreso podría poner fin a esta crisis proporcionando un cambio duradero a través de arreglos legales. Hasta entonces, los abusos de nuestras leyes de inmigración fomentarán la explotación infantil y la trata de personas, pondrán a prueba los recursos finitos del gobierno y continuarán minando la integridad de nuestro sistema de inmigración".

En fotos: el hacinamiento e insalubridad que sufren los inmigrantes indocumentados en un centro de CBP en El Paso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés