Inmigración

Fracasan las propuestas en el Senado para legalizar a los dreamers, incluida la que apoyaba Trump

En medio de las negociaciones para reemplazar el programa DACA, los senadores no lograron los 60 votos necesarios para proceder con tres planes diferentes que buscaban proteger a jóvenes indocumentados. También rechazaron una propuesta para quitarle fondos a las ciudades santuario.

El Senado de Estados Unidos votó este jueves en contra de un plan bipartidista que buscaba legalizar a los jóvenes indocumentados conocidos como dreamers a cambio de dinero para la seguridad fronteriza.

La medida, conocida como la enmienda Rounds-Collins-King, fue derrotada en un voto de 54 a 45. Necesitaba al menos 60 votos para proceder.

Presentada por ocho republicanos, siete demócratas y un independiente, la enmienda incluía un camino a la ciudadanía para los dreamers y $25,000 millones en fondos para la seguridad fronteriza, dos de las prioridades que enfatizó el presidente Donald Trump cuando dio a conocer en enero su marco de principios migratorios. Prohibía que los dreamers pudieran solicitar la ciudadanía para sus padres tras obtener la propia.

Se trataba de un balanceado acuerdo entre miembros de ambos partidos, cediendo a la exigencia migratoria más prominente de Trump (el muro en la frontera con México) a cambio de proteger a los dreamers.

Otras tres enmiendas migratorias fracasaron también este jueves, entre ellas otra que contaba con el apoyo de congresistas de ambos partidos y pretendía legalizar a los dreamers. Esta medida, conocida como la enmienda McCain-Coons, no prometía fondos para el muro pero sí una evaluación sobre su viabilidad.

Esa enmienda no alcanzó los 60 votos necesarios y fue derrotada en un voto de 52-47.

Las otras dos propuestas rechazadas por el Senado fueron la enmienda Toomey, que buscaba limitar los fondos federales para las ciudades santuario, y la enmienda Grassley-Cornyn, que incluía la protección de los dreamers a cambio del muro, nuevos límites a la reunificación familiar y el fin de la lotería de visas.

El plan de Toomey fue derrotado en un voto de 54-45. El de Grassley-Cornyn falló también tras recibir 39 votos a favor y 60 en contra.

No llegan a un acuerdo

El maratón de votos fue parte del esfuerzo bipartidista esta semana por encontrar la fórmula para legalizar la permanencia de los dreamers y hacer cambios al sistema de inmigración del país.

El líder del Senado, el republicano Mitch McConnell (Kentucky), había prometido permitir que las medidas pasaran a un voto, luego de que los demócratas llegaran a un acuerdo con él para financiar el gobierno.

Por el inusual mecanismo que puso en marcha McConnell, que se saltó el procedimiento normal con el que se crean las leyes, el pleno del Senado recibió propuestas migratorias conocidas como enmiendas para alimentar una "ley cascarón" .

Antes de los votos, el presidente Trump había indicado su fuerte rechazo a la propuesta bipartidista de Rounds y Collins, incluso flotando la idea de que no la firmaría si lograra convertirse en ley.

En una llamada con los medios temprano en la tarde del jueves, un funcionario de la Casa Blanca aseguró que la enmienda bipartidista estaba "muerta" antes de pasar a un voto, describiéndola como "un ataque al cumplimiento de las leyes de inmigración" en Estados Unidos.

La administración de Trump había arrojado su apoyo al duro plan presentado por Grassley, que ni siquiera obtuvo el apoyo de la mayoría republicana en el Senado.

RELACIONADOS:Congreso de EE.UUDonald TrumpDACA