null: nullpx

Republicanos fuerzan voto en el Senado para cambiar la política de asilo como quiere Trump

El Comité Judicial del Senado aprobó enviar al pleno un proyecto de ley que le daría al presidente mayores poderes para negar asilos en la frontera, arrestar por más tiempo a migrantes que piden asilo y acelerar las deportaciones. Sin embargo, es difícil que salga adelante al no contar con los votos necesarios.
1 Ago 2019 – 4:06 PM EDT

El republicano Lindsey Graham (Carolina del Sur) ganó este jueves en el Comité Judicial del Senado una importante batalla para cambiar la ley de asilo, y con poder dejarle al presidente Donald Trump manos libres para fortalecer su política de ‘tolerancia cero’ en la frontera. Sin embargo, la reforma es muy probable que jamás no vaya a ver la luz, ya que la iniciativa no cuenta con el apoyo necesario para ser aprobada en el Congreso.

Graham, considerado uno de los legisladores más fieles del mandatario y quien preside el poderoso Comité Judicial de la Cámara Alta, presentó a los miembros del panel la iniciativa denominada 'Ley de Seguridad y Protección de 2019', que tiene como objetivo “cerrar” las lagunas legales que impiden a Trump arrestar y deportar prontamente a migrantes que piden asilo, principalmente menores.

“La legislación está diseñada para cerrar las brechas en la ley actual que han llevado a una afluencia masiva de migrantes de los países del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) que viajan a Estados Unidos, buscan agentes de la Patrulla Fronteriza, se entregan y solicitan asilo”, dijo la oficina de Graham en un comunicado poco antes de la sesión del Comité.

Para ser aprobado en el pleno del Senado, el plan de Graham requiere de 60 votos y los republicanos solo cuentan con 53. Y en la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, se necesitan 218 votos y los republicanos solo cuentan con 197.


Las lagunas

Las denominadas “lagunas” o “vacíos”, como también les llama Trump, corresponden a la Ley TVPRA de 2008, que impide la deportación acelerada de migrantes menores detenidos en la frontera y exige que sea un juez de inmigración quien decida su futuro en Estados Unidos.

La segunda es el Acuerdo Judicial Flores de 1997, que prohíbe al gobierno federal privar de libertad a menores en centros de detención por más de 20 días.

El martes el presidente volvió a criticar a los demócratas por no aceptar sus propuestas y los sigue culpando de ser los responsables de la actual crisis que se vive en la frontera.

“A pesar de que los demócratas quieren fronteras abiertas muy inseguras y se niegan a cambiar las lagunas y el asilo, se está logrando un enorme progreso en la frontera sur. Todos estuvimos esperando, ya que asumimos que los demócratas finalmente se verían obligados a cambiar las horribles leyes de inmigración. ¡No lo hicieron!”, escribió.


Guerra de posturas

Los demócratas tienen una visión totalmente contraria a la esgrimida por Trump desde que llegó a la Casa Blanca el 20 de enero de 2017.

“La propuesta del senador Graham (y del presidente Trump) no incluye garantías de que los niños serán tratados humanamente o que estarán a salvo de la violencia una vez que sean deportados”, dijo el senador Richard Durtbin (Illinois), uno de los principales miembros del subcomité de Inmigración del Poder Judicial del Senado.

“Esta iniciativa de ley no hace nada para abordar las causas que están provocando que los migrantes huyan del Triángulo del Norte en números récord”, añadió.

Mientras los demócratas sostienen que la crisis en la frontera deriva principalmente de la situación de pobreza y violencia en los países del Triángulo Norte y México, Trump insiste en que son las lagunas legales existentes las que motivan la huida, al impedir que el gobierno detenga a estas personas y los coloque en procesos acelerados de deportación.

“Podemos tener seguridad fronteriza y aún respetar nuestra herencia como nación de inmigrantes. Podemos tener un flujo ordenado de inmigrantes a nuestra frontera y seguir cumpliendo con nuestras obligaciones internacionales de proteger a los refugiados que huyen de la persecución, como lo hemos hecho de manera bipartidista durante décadas”, precisó Durbin.


El Plan Graham

A mediados de mayo Graham esbozó su plan para cambiar la política de asilo basado en cuatro puntos que, aseguró, "detendrán la crisis humanitaria" generada por la llegada de cientos de centroamericanos a la frontera sur del país solicitando asilo.

La propuesta, entre otros objetivos, busca eliminar la solicitud de asilo en suelo estadounidense y trasladarlo a los países de origen de los migrantes. "No habrá más peticiones de asilo en la frontera si vienes de Centroamérica", es el primer punto de su proyecto. "En el futuro, puedes aplicar por asilo en Centroamérica, pero tienes que hacerlo en un consulado estadounidense en tu país de origen", agregó.

Hasta ahora, la ley estipula que el solicitante de asilo puede estar y permanecer en territorio estadounidense mientras su caso es procesado y tiene una decisión final. Pero recientes cambios de reglamento han modificado ciertos procedimientos, tal como por ejemplo que algunos solicitantes de asilo sean regresados a México a esperar la resolución de sus expedientes, o que los migrantes deban demostrar que, antes de emprender el viaje a Estados Unidos, hayan intentado relocalizarse en sus países.


Más tiempo de cárcel

Otra sugerencia contenida en el proyecto de Graham es extender el periodo de detención de las familias migrantes de 20 días a 100, como lo estipula en Acuerdo Judicial Flores de 1997, pues considera que tan pocos días son un incentivo para que los inmigrantes indocumentados consideren venir a Estados Unidos.

"Liberamos a la familia luego de 20 días. En América Central se corre la voz de que, si viene con un menor, su probabilidad de ser deportado es nula, su fecha de corte es en años y los liberamos en nuestro país", reclama el senador por Carolina del Sur. Esto genera, según Graham, "una tormenta perfecta en la frontera".

El plan también incluye la contratación de 500 nuevos jueces de inmigración (actualmente hay unos 424) que puedan lidiar con el atraso en las cortes de unas 900,000 solicitudes de asilo.

"Si hacemos esto, el incentivo creado por nuestras leyes dejará de existir y esta crisis humanitaria se irá acomodando por sí sola", asegura.


Futuro incierto

“En lugar de trabajar con los demócratas para resolver las causas fundamentales de la migración desde Centroamérica, el presidente Graham y los republicanos del Comité Judicial están rompiendo las reglas de esta instancia para buscar la aprobación de un proyecto de ley partidista que permitiría al presidente Trump mantener a los niños en jaulas por un período de tiempo más largo”, dijo el senador Charles Schumer (Nueva York), líder de la minoría demócrata.

“No podemos y no apoyaremos este proceso partidista o este proyecto de ley partidista”, agregó.

Schumer criticó además la iniciativa de Graham, indicando que el proyecto de ley para cambiar el asilo “ayudará a Trump a continuar con sus políticas de inmigración no estadounidenses, inhumanas y altamente impopulares cuando se trata de niños en la frontera”.

Los demócratas criticaron además el procedimiento utilizado por Graham para conseguir el respaldo de la mayoría de los miembros del Comité Judicial. “Menos de una hora después de que comenzara el margen, sin permitir ninguna declaración de apertura o enmienda, el senador Graham pidió un voto sobre su proyecto de ley partidista y fue votado fuera del comité con solo votos republicanos. El senador Graham quiere ayudar al presidente Trump a mantener a los niños en jaulas por más tiempo. Y rompió las reglas del comité para permitir eso", dijo a Univision Noticias una fuente demócrata.

El proyecto de ley presentado por Graham deberá ser agendado para ir al pleno. El Congreso inició este jueves un período de vacaciones de seis semanas y vuelve a sesionar hasta el 9 de septiembre.


En fotos: el hacinamiento e insalubridad que sufren los inmigrantes indocumentados en un centro de CBP en El Paso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés