null: nullpx

Piden la "liberación inmediata" de bebés en un centro de detención de familias en Texas

“A esta fecha hay al menos 9 bebés menores de un año detenidos en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas en Dilley, Texas”, se lee en la queja entregada el jueves donde además se pide que las madres que están con estos niños también sean puestas en libertad para evitar separaciones forzadas.
1 Mar 2019 – 11:08 AM EST

Un grupo de asociaciones de abogados, activistas e investigadores urgieron al gobierno de Donald Trump que “libere inmediatamente” a “numerosos bebés” que permanecen detenidos en un centro familiar de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) ubicado en el sur de Texas.

La petición se incluye en una queja presentada por la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), el Consejo Americano de Inmigración (AIC) y la Red Católica de Inmigración Legal (CLINIC) ante la Oficina del Inspector General (OIG) y la Oficina de Derechos y Libertades Civiles (CRCL) en Washington DC.

“A esta fecha hay al menos 9 bebés menores de un año detenidos en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas (STFRC) en Dilley, Texas, y por lo menos uno de ellos ha estado privado de libertad por más de 20 días”, se lee en la queja entregada el jueves.

Los demandantes piden además que las madres que están con estos niños también sean puestas en libertad (para evitar separaciones forzadas), y advierten que han visto un aumento en el número de bebés que están siendo retenidos y permanecen bajo la custodia de ICE.


Falta de capacidad

La queja precisa que “a menudo se ha demostrado una incapacidad” por parte de las autoridades de inmigración “para cumplir con los estándares básicos de atención de menores no ciudadanos bajo custodia”, uno de los principales argumentos que justifican “grandes preocupaciones sobre Dilley por esta vulnerabilidad”.

Añaden que “los grupos de defensa (de los derechos de los inmigrantes) han documentado durante mucho tiempo el acceso limitado a atención médica adecuada para las familias en los centros de detención, incluido el STFRC”.

“Las inquietudes incluyen demoras prolongadas en la atención médica y la falta de un tratamiento de seguimiento adecuado”, otro de los fallos detectados que activaron las preocupaciones.

Fallos similares también han sido detectados en otros centros no solo familiares, sino de niños y jóvenes, añade.


No son reclamos nuevos

“La organización Physicians for Human Rights (PHR) también ha abogado contra la detención de niños, incluidos los bebés en centros de detención de inmigrantes”, dice el grupo.

En una declaración jurada firmada por expertos y que fue anexada a la queja, la PHR dijo sentirse “alarmada” por los riesgos inherentes a la salud de los bebés detenidos, ya que estos pequeños tienen una salud y necesidades específicas y los centros de detención de ICE no están equipados para satisfacer estas necesidades.

“El departamento de seguridad médica del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y expertos psiquiátricos han documentado ampliamente las amenazas significativas de daño a los niños detenidos tras visitar centros de detención familiar de ICE”, subraya el grupo.

Argumenta además que “en el primer año de vida de un niño, los bebés son especialmente vulnerables a enfermedades, dolor, discapacidad e incluso la muerte por infecciones y enfermedades prevenibles”.

Más irregularidades

“Por esta razón, la academia ha formulado un estricto calendario de vacunación, detalla la queja. Sin embargo, indica, ICE no ha podido demostrar su capacidad para proporcionar atención preventiva regular que podría detectar complicaciones potencialmente graves que pueden surgir durante la detención de un bebé”.

El centro de detención Dilley de ICE en el sur de Texas “se encuentra a más de una hora en auto de San Antonio, el centro metropolitano más cercano”, advierte.

Indica además que no cuenta con instalaciones equipadas para brindar servicios médicos especializados y que, de acuerdo con denuncias hechas por madres, los bebés son alimentados con leches de fórmulas no supervisadas por un pediatra.

Algunas de las madres también reportan que sus bebés “tienen mayor peso” desde la llegada al centro de detención, mientras que informan que sus hijos “están enfermos o han exhibido problemas de comportamiento y de sueño durante su detención en el STFRC”.

“Instamos a intervenir inmediatamente en nombre de la población excepcionalmente vulnerable y exigimos la liberación de estas familias bajo custodia y permitirles continuar sus casos de inmigración en libertad”, reitera el grupo.

La mayoría, sino la totalidad de los menores detenidos en el centro de detención Dilley de ICE en Texas son originarios de Centroamérica. Sus padres huyeron de sus países de origen a causa de la violencia y la pobreza, y llegaron a Estados Unidos en busca de asilo.

Qué dice ICE

En respuesta a la queja, ICE señaló en un comunicado enviado a Univision Noticias que “toma muy en serio la salud, la seguridad y el bienestar de las personas a nuestro cuidado” y que la agencia “está comprometida con la custodia, lo que incluye proporcionar acceso a la atención médica adecuada y apropiada”.

Dijo además que en los centros de detención “se proporciona atención médica integral a todas las personas bajo custodia” y que “el personal incluye proveedores de atención médica con licencia, proveedores de nivel medio que incluyen un asistente médico y enfermera practicante, un médico, atención dental y acceso a atención de emergencia las 24 horas”.

La agencia federal dice que gasta más de $ 250 millones al año en el espectro de servicios de atención médica que se brindan a los detenidos en los centros, y advierte que en el informe del Inspector General del DHS, los centros residenciales familiares están "limpios, bien organizados y administrados de manera eficiente".


"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés