null: nullpx

El cierre parcial del gobierno dejó a miles de inmigrantes al borde de la deportación de EEUU

La reprogramación de más de 100,000 casos alterará los calendarios de audiencias a nivel nacional y en muchos casos los afectados sufrirán daños irreparables que afectarán sus permanencias en Estados Unidos.
26 Feb 2019 – 02:11 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Los daños colaterales causados por el cierre parcial del gobierno entre el 22 de diciembre y el 26 de enero todavía se están conociendo. Uno de ellos afectará a miles de inmigrantes, por ejemplo, que dependían de la edad de sus hijos para frenar sus deportaciones y conseguir la residencia legal permanente en Estados Unidos (green card o tarjeta verde).

“Estamos viendo un escenario sumamente complejo”, advirtió Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Angeles, California. “Sabremos realmente el daño una vez conozcamos las nuevas fechas de los juicios”, agregó.

La tercera semana de febrero Univision Noticias reportó, citando datos del Centro de Información y Acceso de Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, que el cierre había afectado unos 100,000 casos. Y advirtió que no todos los juicios impactados habían sido ingresados al sistema hasta ese momento.

Problema “masivo”

“El número de casos pendientes es masivo”, dice Rebeca Sánchez-Roig, una abogada de inmigración que ejerce en Miami, Florida, en referencia a los juicios acumulados en las cortes de inmigración que a finales de noviembre superaban los 800,000.

Añade que la reprogramación de más de 100,000 casos alterará los calendarios de audiencias a nivel nacional y en muchos casos los afectados sufrirán daños irreparables que afectarán sus permanencias en Estados Unidos..

Sánchez señala además que “el número de casos activos y pendientes ha aumentado casi el 50% desde que el presidente (Donald) Trump asumió la presidencia”, y que para los inmigrantes, “el cierre puede retrasar un caso de modo de que la persona que hubiera calificado para un beneficio de inmigración, cuando vaya a la corte no calificará”.

Los más afectados

“Los más afectados serán aquellos que califican en la actualidad para un beneficio, pero podrían perder esa posibilidad debido al retraso del caso”, explica Sánchez-Roig.

Entre ellos, por ejemplo, se cuentan aquellos en los que “una madre que tiene un hijo enfermo de 20 años y cuando éste cumpla 21, ya no podrá pelear su caso de cancelación de deportación en el tribunal”, explica Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California, en San Diego.

“Tengo un caso en el que, en dos ocasiones, me han pospuesto la audiencia y ahora, con el cierre, van a reprogramar la audiencia y eso puede demorar tiempo. El tiene en este momento 19 años y seis meses”, añade.

Velásquez agregó que “si para cuando llegue este caso a la corte el joven cumple los 21 o le faltan solo unas cuántas semanas, el fiscal puede argumentar al juez que ya no tiene que tomar en cuenta este hecho porque esa persona ya es un adulto”.

Alivios en peligro

Uno de los beneficios clave bajo riesgo con la reprogramación de audiencias “es la cancelación conocida como 42B”, explica Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Si el caso prospera, el recibe entonces la green card (tarjeta verde)”, añade.

Otro grupo de inmigrantes que se verá a afectado serán los hijos menores de edad de inmigrantes indocumentados que, “si los padres ganan sus juicios y obtienen la residencia, ellos también ajustan su estado de permanencia de forma automática por derecho. Pero si cumplen los 21 antes del juicio, pierden esa oportunidad”, indica Gálvez.

“Como abogados no podemos hacer nada hasta conocer la fecha de la próxima a audiencia. Recién ahí podremos introducir mociones para suplicarle al juez que adelante el caso por razones humanitarias y urgentes”, precisa.

Número uno: ¡SIEMPRE confío en los cálculos de TRAC! Son los más fiables.

“Un día a la vez”

La crisis causada por el cierre parcial es tal que ni siquiera la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ) puede medir los daños. “Es extremadamente difícil estimar los casos que fueron cancelados por el cierre”, dice a Univision Noticias la jueza Dana Leigh Marks, presidenta emérita de la asociación. “Volver a ponerlos en el calendario simplemente significa que tendrán una fecha para la audiencia, pero esa fecha podría ser fácilmente en 2021 o más adelante”, advirtió.

Marks explicó además que “las razones (de las demoras) son dobles: trabajamos más de 8 horas al día y, en segundo lugar, es difícil encontrar todos los casos que fueron cancelados porque ya llevamos años completos. En este caso, tenemos que identificar los casos de menor prioridad para hacer retroceder en línea”, indicó.

Al intentar cuantificar la magnitud de la crisis, Marks se preguntó si “ésta es la gota de agua que romperá la espalda del camello o causará que las cortes de inmigración se derrumben por completo”. Ella misma respondió: “Sólo el tiempo lo dirá”.

“Pero por ahora el estrés es enorme y simplemente debemos concentrarnos, como los alcohólicos, en la recuperación: un día a la vez”, subrayó. “Mirar el panorama completo es demasiado desmoralizador y abrumador”, puntualizó.

Los favorecidos

Consultados acerca de qué grupo de inmigrantes resultarán favorecidos por la reprogramación de audiencias como consecuencia del cierre parcial del gobierno, los abogados consultados coincidieron que se trata de aquellos “que tienen un caso débil”.

“En este grupo se incluyen inmigrantes indocumentados que piden una cancelación de deportación 42B pero tienen hijos menores de edad sanos”, dijo Velásquez. “Lo más probable es que ellos no ganen sus casos, pero con el cierre y ahora la reprogramación de audiencias, en algunos casos por más de dos años, ganan tiempo en Estados Unidos”.

“Cierto que ayudará a esta categoría de inmigrantes”, dice Sánchez-Roig. “A lo mejor no califican para un beneficio, pero el retraso le agrega más tiempo a su estadía en Estados Unidos”.

El alivio 42B se presenta junto con la moción de cancelación de deportación. Si el juez lo aprueba, el inmigrante recibe la residencia. Entre los requisitos para calificar, se incluyen:


  • Al menos 10 años de permanencia ininterrumpida en Estados Unidos.
  • No tener antecedentes criminales.
  • Tener un familiar residente o ciudadano.
  • Demostrar que su deportación causará un sufrimiento extremo a un familiar inmediato (hijo menor de edad o cónyuge).

“Si se logra demostrar que el esposo, la madre o los hijos sufrirían un daño excepcional, extremo e inusual, entonces el juez debe otorgar este beneficio sin ningún problema”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. “Lo complicado es demostrar que la persona sufriría este tipo de daño”, concluye.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés