Inmigrante y su hija con derrame cerebral aguardan ser liberados para continuar proceso de asilo en EEUU

Mientras caminaba rumbo al puerto de entrada, atrás quedó el cansancio de un largo viaje en busca de esperanzas. Y también de una cura. "Mi sueño es mi hija, pues que yo quiero ver un día primero Dios que ella, así como caminaba antes, lo pueda llegar a hacer", dijo el migrante a Univision.
9 Dic 2018 – 7:16 PM EST

Juan y su hija discapacitada viajaron en la caravana de migrantes: esta es su historia en imágenes

Loading
Cargando galería

Un inmigrante hondureño y su hija de 7 años que recorrieron más de 2,100 millas (3,400 kilómetros) entre San Pedro Sula, Honduras, y Tijuana, México, se entregó el jueves a las autoridades fronterizas y ahora espera ser liberado para continuar con su caso de asilo en Estados Unidos.

Juan Alberto Matteu y su pequeña hija, quien sufre las consecuencias de un derrame cerebral, son uno de los más de 5,000 migrantes que aguardan en Tijuana una oportunidad para presentarse ante las autoridades federales y solicitar la protección del gobierno estadounidense.

Además de los peligros que implicaron el viaje en caravana, y el estado de salud de niña, Juan ahora se enfrenta al reto de vencer las trabas y requisitos establecidos por el gobierno de Donald Trump para quienes buscan asilo, entre ellos que la violencia doméstica y de pandillas, la pobreza y falta de empleo no constituyen causa de asilo.


Ventana de probabilidades


“El miércoles acompañamos a Juan y su hija hasta el área conocida como El Chaparral, en la garita de San Ysidro”, cuenta a Univision Paola Mendoza, de la organización Families Belong Together (Las familias deben permanecer juntas). “En ese lugar entregan diariamente los turnos para que después la gente se presente y pase una entrevista”, agregó.

El actual sistema de turnos fue establecido por el gobierno desde una caravana anterior registrada entre los meses de abril y mayo, para controlar los ingresos.

La Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) dijo a Univision Noticias que “rutinariamente nuestros agentes procesan alrededor de 100 personas que llegan en un día determinado y necesitan ser procesadas”.

Los solicitantes de asilo representan menos del .01% del tráfico transfronterizo en San Ysidro, “pero atenderlos adecuadamente consume más del 9% del personal”, agrego la agencia.

“Les presentamos (a las autoridades estadounidenses) el caso de Juan y les dijimos que su hijita necesitaba cuidados que no tenían en el albergue en Tijuana”, contó Mendoza. “Que la salud de la niña era delicada. Nos dijeron que nos presentáramos al otro día a las 7 AM y ellos hicieron lo que dijeron. Los colocaron al principio de la fila de ese día”.


Viaje al asilo


Juan y su hija entraron a Estados Unidos “el jueves”, confirmó el periodista Pedro Ultreras, corresponsal del Noticiero Univision que cubre la caravana de migrantes desde que salió de Honduras, en octubre. “Me siento feliz porque ya, primero Dios, vamos a tratar a mi niña con las medicinas”, dijo el inmigrante camino a la garita de San Ysidro.

Mientras caminaba rumbo al puerto de entrada, atrás quedó el cansancio de un largo viaje en busca de esperanzas. Y también de una cura. "Mi sueño es mi hija, pues que yo quiero ver un día primero Dios que ella, así como caminaba antes, lo pueda llegar a hacer", añade.


Este padre soltero cargó a su hija en brazos durante largos kilómetros, a veces en carriolas regaladas por buenos samaritanos, otras a bordo de camiones de carga asistido por otros migrantes que llevan el mismo rumbo.

Cuenta que en Honduras, por cinco años, tocó puertas para cuidar a su hija. Y como ninguna se abrió en todo este tiempo, tomó la decisión de migrar al norte con la caravana. “Un niño así, como mi niña, es la discriminación para un niño así. Y por miedo hemos viajado de nuestros países”, apunta.


En espera de ser liberados


El viernes por la mañana no había noticias ni de Juan ni de su hija. “Estamos esperando”, dice Mendoza. “El proceso inicial tarda unas 72 horas antes de que sean puestos en libertad para continuar con sus casos de asilo”, agregó.

En ese periodo de tiempo el inmigrante tiene una entrevista de miedo creíble que, si la pasa, el proceso de asilo es enviado ante un juez de inmigración para que resuelva su destino en Estados Unidos.

Mientras tanto, Families Belong Together se prepara para seguir ayudándolos “cuando sean puestos en libertad” porque no constituyen una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

“Hemos encontrado un patrocinador en Estados Unidos que los ayudará con médicos para la niña”, dice Mendoza. “Y también clínicas donde la llevarán para ser evaluada y atendida”.

“Estoy ahorita trabajando con el Shriners Hospital, en Pasadena, California. Parece que e sí van a aceptarla”, dijo Mark Lane, del Monority Humanitarian Foundación.

Mendoza dijo además que “ambos continuarán el proceso de asilo de forma simultánea”, y que están gestionando asistencia legal para representarlos en la corte de inmigración.

“El que el gobierno haya escuchado nuestra petición y haya abierto la puerta de entrada a Juan y su hija, es un buen indicio”, dijo Mendoza. “Es lo que debe hacer, respetar el debido proceso de asilo establecido desde finales de la II Guerra Mundial. Los demás migrantes que aguardan en Tijuana deberían tener el mismo chance de pedir asilo en Estados Unidos”, precisó.

10 historias de migrantes: ingenieros, discapacitados y casos inesperados en la caravana (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés