Fiscales generales de California, Maine y Maryland urgen al Congreso solución para los dreamers

Advierten que la única vía permanente para los beneficiados por DACA es una ley que les otorgue la residencia legal, pero los demócratas advierten que para alcanzar un acuerdo bipartidista Trump debe ceder en su dura política migratoria.
5 Mar 2018 – 5:02 PM EST

Los fiscales generales de los estados de California, Maine y Maryland le pidieron este lunes al Congreso que debata y apruebe una ley que regularice la permanencia de unos 700,000 dreamers amparados de la deportación por la Acción Diferida de 2012 (DACA).

"Es importante que el Congreso encuentre una solución permanente para el tema de DACA y la reforma migratoria, ojalá sin tener que usar el pánico para buscar un compromiso y de una manera justa para todos", dijo Xavier Becerra, el fiscal general de California, en una teleconferencia.

La petición fue hecha este 5 de marzo, una fecha estipulada por el presidente Donald Trump cuando canceló DACA el pasado septiembre. El mandatario le dió un plazo de seis meses al Congreso para que apruebe una ley que otorgue residencia legal permanente a los soñadores.

Si bien el programa sigue vivo después que dos tribunales le ordenaran al gobierno restablecerlo, uno el 9 de enero y otro el 13 de febrero, y un tercer dictamen que le prohibió al gobierno de Donald Trump cancelar los permisos de trabajo de los dreamers sin previo aviso y notificación a los afectados, el futuro del programa y de los dreamers es incierto.

Becerra dijo en su cuenta de la red social Twitter que si bien DACA “afortunadamente está aquí”, y los dreamers pueden seguir yendo a la escuela y al trabajo, “seguiremos haciendo todo lo que podamos en los tribunales para obtener una solución permanente de DACA en el Congreso”.


California, junto con Maine y Maryland forman parte de una coalición de estados que en noviembre demandó al gobierno de Trump por la cancelación de DACA, argumentando que el gobierno violó la ley cuando tomó la decisión de eliminar el programa.

Las cortes han fallado que el gobierno de Trump actuó de manera “arbitraria”.

La fiscal general de Mayne, Janet Mills, destacó los aportes de los dreamers a la economía de ese estado, y dijo que los soñadores son necesarios por sus aportes a la economía y también por el envejecimiento de la población. “Necesitamos darle la bienvenida a gente joven”, indicó.

Al igual que Becerra, la fiscal Mills cuestionó al Congreso por no haber aprobado en los últimos seis meses una ley para legalizar a los dreamers.


Desde que Trump canceló DACA, el pasado 5 de septiembre, los demócratas aseguran que en ambas cámaras del Congreso han sido presentados al menos 14 proyectos de ley, pero Trump rechazó todas las iniciativas bipartidistas y advirtió que sólo aceptará un plan que contemple su dura política migratoria.

A finales de enero la Casa Blanca de Trump entregó un marco de principios migratorios que incluyó un camino a la ciudadanía para 1.8 millones de dreamers a cambio de $25,000 millones para seguridad fronteriza que incluye, entre otros, la construcción del muro en la frontera con México, reducir la reunificación familiar, activar un sistema de inmigración basado en méritos, reducir la inmigración legal en un plazo de 10 años, aumentar las redadas, eliminar la lotería de visas y acelerar las deportaciones.

Los demócratas han advertido que estarían dispuestos a aprobar los fondos para el muro, pero rechazan cualquier intento de Trump por reducir la reforma migratoria a los dreamers y dejar a los otros 9 millones de indocumentados al borde de la deportación de Estados Unidos.


Para aprobar un cambio a la ley de inmigración se necesitan 218 votos en la Cámara de Representantes y 60 en el Senado. Trump no cuenta con los votos necesarios en ninguna de las dos cámaras, pero se resiste a ceder en su duro plan migratorio.

Los demócratas han dicho que es poco probable que en el corto plazo la Casa Blanca de Trump ceda y trabaje junto con el Congreso en una solución permanente para los dreamers.

Los dreamers tampoco confían en que Trump ceda en sus posiciones. “Es demasiado imprevisible e inconsistente”, dice Juan Manuel Guzmán, director de asuntos gubernamentales de United We Dream (UWD). “No esa consistente con sus palabras y con sus acciones. Pese a ello, aquí estamos y seguiremos estando hasta que el Congreso actúe y apruebe una ley para darnos un estatus legal de permanencia”.

Desde primeras horas de este lunes, decenas de soñadores junto con activistas de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), han marchado frente al Capitolio para pedirle a demócratas y republicanos que reanuden las conversaciones suspendidas a finales de febrero.


Más contenido de tu interés