Estos son los inmigrantes que no deben salir de EEUU estas navidades

Inmigrantes de Haití y Nicaragua, así como dreamers protegidos por DACA, ya no pueden gestionar permisos de viaje, y los residentes legales con antecedentes criminales, deben primero hablar con sus abogados antes de poner un pie fuera.

Abogados advirtieron el lunes que no todos los inmigrantes que viven legalmente en el país pueden viajar fuera de Estados Unidos durante las fiestas de fin de año, y recordaron que los indocumentados no pueden poner un pie afuera porque, si lo hacen, les cae encima la denominada Ley del Castigo.

“Los amparados por un Estatus de Protección Temporal (TPS) y que son originarios de Nicaragua y Haití, definitivamente ya no pueden viajar fuera de Estados Unidos porque perdieron sus beneficios migratorios”, explicó el abogado de inmigración Alex Gálvez, quien ejerce en Los Angeles, California.

El pasado 6 de noviembre, la secretaria interina del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Elaine Duke, anunció el término del TPS de Nicaragua y dijo que el gobierno concedía una última prórroga hasta el 5 de enero de 2019, plazo para que unos 2,500 inmigrantes de ese país centroamericano abandonen el territorio estadounidense o consigan un estatus de permanencia por cualquier otra vía legal.

En cuanto a Honduras, que recibió la misma protección que Nicaragua en enero de 1999 tras el paso del huracán Mitch, el DHS anunció una prórroga de seis meses mientras revisa documentación enviada por el gobierno de ese país para que la Casa Blanca les extienda el programa.

Gálvez dijo que en el caso de Nicaragua y Haití, “al cancelarse el beneficio que detiene temporalmente las deportaciones, ya no pueden tramitar una autorización de viaje para después poder reingresar a Estados Unidos”.

Y en el caso de Honduras, “debido a la incertidumbre que rodea el TPS, por prudencia es mejor no viajar fuera del país hasta conocer la decisión final del DHS, que será anunciada a más tardar el 6 de mayo del 2018.

La oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) advierte además que los permisos o autorizaciones de viaje deben ser solicitados por lo menos con 120 días de anticipación. Y que muchos indocumentados protegidos por algún programa temporal de permanencia califican para obtener este beneficio de reingreso.

Del TPS de El Salvador, cuya última prórroga vence el 9 de marzo de 2018 y el DHDS tiene plazo hasta el 9 de enero para anunciar si lo renueva o cancela, Gálvez dijo que “debe existir la misma prudencia que estamos empleando con el TPS de Honduras. Hasta no saber si lo renovarán, es mejor no viajar, porque nada garantiza que los beneficiarios del programa que viajen fuera de Estados Unidos podrán reingresar nuevamente al país”.

La USCIS también señala en su página web que, “si usted ha estado en Estados Unidos ilegalmente, podrá estar sujeto a una prohibición de admisión si sale del país, aún cuando se le haya emitido un documento o autorización de viaje”.

La agencia cita la sección 212 de la Ley de Inmigración, donde se señala que la presencia indocumentada constituye una causa de inadmisibilidad, excepto en aquellos inmigrantes, por ejemplo, amparados por un TPS o una acción diferida como DACA de 2012, que protegió a unos 800,000 jóvenes indocumentados que entraron siendo niños a Estados Unidos y se les conoce como dreamers.

La Ley del Castigo, vigente desde 1996, sanciona con tres años fuera si la permanencia indocumentada pasó de 180 días y con 10 años si la estadía no documentada fue de más de 365 días.

A su vez, la agencia recordó que DACA fue cancelado el pasado 5 de septiembre por el fiscal general, Jeff Sessions, y que a pesar de que unos 154,000 dreamers pudieron solicitar una últimas prórroga por otros dos años, no son elegibles para una autorización de viaje fuera de Estados Unidos y poder reingresar.

En cuanto al resto de inmigrantes, abogados advirtieron que no todos tienen garantizado el reingreso al país, sobre todo, aquellos que tienen antecedentes criminales.

“Toda persona que no sea ciudadano estadounidense que haya cometido un crimen mayor, o incluso tenga un cargo por un crimen menor, debería ir primero con un abogado para identificar sus antecedentes. Y una vez verificado el tipo de problema, decidir si sale o no del país”, dijo a Univision Noticias José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

“Si ha cometido un delito, sale del país y al regreso lo detienen cuando trate de entrar nuevamente, no tendrá derecho a fianza y será más difícil sacarlo de la cárcel”, advirtió.

Entre las faltas peligrosas, Guerrero citó el DIU (manejar borracho y bajo la influencia de drogas), una de las principales causas de deportación de inmigrantes en Estados Unidos.

En cuanto a faltas menores, como infracciones de tránsito, Guerrero dijo que “eso no debería constituir un impedimento para que un residente legal permanente viaje fuera del país y regrese”.

Ahora bien, en el caso de un inmigrante que esté gestionando la residencia legal permanente, tanto Gálvez como Guerrero indicaron que “no puede viajar al exterior, porque si lo hace estaría “abandonando” el proceso.

“A menos que durante el trámite de la 'green card' el inmigrante pida un 'advance Parol' (permiso de viaje)", explicó Guerrero.

Gálvez señaló que los residentes que pidieron la ciudadanía “pueden viajar fuera de Estados Unidos”, pero cuando vayan a la entrevista con un agente de la USCIS, "deben reportar la salida”.

La USCIS explicó además que un Permiso Adelantado de Viaje ('Advance Parole') “le permite viajar de regreso a Estados Unidos sin tener que solicitar una visa”. Y que “una compañía de transporte (aerolínea) podría aceptar un documento de permiso adelantado en lugar de una visa como prueba de que usted está autorizado a viajar a Estados Unidos”. Pero advierte que “un documento de permiso adelantado no remplaza su pasaporte”.

La agencia federal señala además que “tener un documento de permiso adelantado no garantiza que se le permitirá el reingreso a Estados Unidos. En el aeropuerto o la frontera, el agente del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) tomará la decisión final sobre si le permitirá reingresar a Estados Unidos”.

En el caso de asilados o refugiados, la USCIS dijo que si no obtienen un documento de viaje antes de salir del país, es posible que no puedan reingresar a Estados Unidos, o que lo coloquen en un proceso de deportación ante un juez de inmigración.

Y agrega que los asilados o refugiados que viajan al país del cual huyeron, podrían perder su derecho de permanencia en Estados Unidos.

En fotos: Un día en la rutina de arrestos de ICE en la era de Donald Trump

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:IndocumentadosDACADeportacionesTPS