null: nullpx
Deportaciones

"Esto es una bomba de tiempo": detenido habla de brote de covid-19 en cárcel de ICE

Un año y medio meses después del comienzo de la pandemia del coronavirus, la incertidumbre y el miedo persisten en el Centro de Detención del Noroeste (NWDC) de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Tacoma (Washington). Los contagios aumentan peligrosamente y los internos alegan que las pruebas de COVID-19 se hacen cuando los detenidos acuden en busca de ayuda.
11 Sep 2021 – 02:14 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un año y medio meses después del comienzo de la pandemia del coronavirus, la incertidumbre y el miedo persisten en el Centro de Detención del Noroeste (NWDC) de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Tacoma (Washington). Los contagios aumentan peligrosamente y los internos alegan que las pruebas de covid-19 se hacen cuando los detenidos acuden en busca de ayuda porque tienen síntomas.

“El 27 de agosto me diagnosticaron COVID-19 y estuve dos semanas en cuarentena”, cuenta Israel Arrascue (43), un inmigrante indocumentado originario de Perú que entró a Estados Unidos en el 2015 con una visa de turista y se quedó más tiempo del permitido por las autoridades.

“Luego de 15 días aislado en uno de los dormitorios. Pero antes de eso no había distanciamiento social. Éramos más de 50 internos en un solo lugar cerrado. Y ahora los contagios están aumentando. Esto es una bomba de tiempo que estallará en cualquier momento”, advierte.

Arrascue fue detenido en 2019 por un cargo de solicitar sexo en la vía pública (prostitución). Lleva 23 meses en proceso de deportación y su caso está pendiente en la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA).

Ola de contagios

Los temores de los internos se deben a una peligrosa ola de contagios de covid-19 registrada en el NWDC en lo que va del mes de septiembre. “Ya son 29 casos en la población general del centro”, dice Mora Maru Villapando, de la organización La Resistencia. “En solo una semana ocho guardias y otra enfermera de ICE dieron positivos al virus. Estamos pidiendo la liberación inmediata de todos los internos y el cierre de todos los centros de detención, cárceles y prisiones”, agregó.

La información fue registrada en un informe periódico que la agencia federal entrega a una corte federal de Washington sobre los casos de COVID-19 hallados en el centro.

Mora dijo que, desde el 6 de junio del año pasado, cuando la orden fue emitida tras una demanda por la liberación de los detenidos a causa de la pandemia, “ha habido 268 casos de infectados con el virus entre los internos, 35 guardias y tres enfermeras”.

La activista dijo que “frecuentemente los detenidos se comunican con la organización para reportar sus temores” y denunciar “abusos” que se cometen por parte de los guardias de seguridad.

Entre ellas, “se les mantiene aislados sin atención médica, traslados sin hacerles la prueba del virus para verificar que den negativo al covid-19, audiencias judiciales a control remoto y deportaciones programadas que se cancelaron debido a la gran cantidad de contagios”.

Sin distanciamiento social

“Aquí no existe el distanciamiento social”, dice Arrascue. “Los dormitorios están llenos. Si alguien se enferma acude a la enfermería y recién ahí le hacen una prueba de COVID-19”, reitera.

El caso de Arrascue demorará entre tres a cuatro meses en ser respondido por la BIA.

“Yo lo que pido es que me dejen salir y esperar en libertad la resolución de mi caso. Sufrí de asma y soy pre-diabético. Tengo miedo de volver a infectarme y perder la vida en este lugar”.

El inmigrante, pese a reconocer el error cometido, dice que “por un error uno es considerado como que no tiene chance de pelear su caso afuera y huir del COVID. Pero muchos de los que estamos aquí no somos personas de alto riesgo y tenemos miedo de morirnos aquí”.

“Pedimos que mientras revisan nuestros expedientes nos dejen salir. Aquí hay gente mayor, de 70 años y otros que llevan más tiempo que yo encerrados, hasta cinco años. Y ni la edad no el tiempo los protege del coronavirus. Esto es una situación terrible”.

Qué dice ICE

ICE reconoció que algunas instalaciones (centros de detención) han visto un aumento en la cantidad de no ciudadanos que son transferidos desde instalaciones fronterizas, lo que resulta en un aparente aumento en los casos de COVID-19 entre los recién llegados”.

“A los profesionales médicos en el lugar se les atribuye la reducción del riesgo de propagación de la enfermedad mediante la realización de pruebas inmediatas, la identificación y el aislamiento de los detenidos expuestos para mitigar la propagación de la infección, de acuerdo con las pautas de los CDC”, agregó.

La agencia dijo además que “profesionales médicos en el lugar continúan trabajando con el departamento de salud local para mitigar la propagación del COVID-19 a la comunidad y vacunar a los detenidos que solicitan una vacuna”.

“El personal del centro médico tomó las medidas necesarias para aislar rápidamente a los detenidos expuestos, brindar la atención médica adecuada y prevenir una mayor propagación de la infección dentro de las instalaciones a los detenidos que ya se encuentran en la residencia” afectada por los contagios, aseguró.

La dependencia también reconoció que sus instalaciones “han visto un aumento en el número del 85% de no ciudadanos transferidos desde instalaciones de la Patrulla Fronteriza”.

El aumento en el número de traslados se debe al cambio de política fronteriza y el aumento de detenciones en la frontera con México en el primer semestre del 2021.

La página web de ICE revela que al 3 de septiembre había:

Pecado capital

Las probabilidades de liberación de Arrascue son inciertas y también escasas. “El cargo por crimen contra la moralidad de la sociedad (solicitar prostitución) es un delito que tiene consecuencias migratorias serias”, advierte Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California).

“Antes no era penalizado. Pero después de los cambios a la ley de inmigración de 1996, este delito puede causar la deportación y la pérdida del derecho de permanencia en Estados Unidos”.

Gálvez dijo además que el solicitar prostitución “es uno de los cinco pecados capitales”, una falta “frecuente” entre muchos indocumentados. Los otros cuatro pecados capitales que abren la puerta de la deportación son: violencia doméstica, posesión de drogas para uso personal, robo y manejas borracho o bajo los efectos de drogas (DUI).

Mora dice que “muchos detenidos ya cumplieron sus penas y fueron liberados porque no constituyen una amenaza a la seguridad publica. Pero el gobierno los detuvo y están en proceso de deportación. Algunos son adultos con problemas médicos, con enfermedades preexistentes que, si les da covid, sus vidas están en peligro”.

Agregó que bajo las prioridades de Biden anunciadas al comienzo de su mandato, “estas personas no deberían estar detenidas. Pero debido a una demanda, esas prioridades están en suspenso y no han sido publicadas las nuevas. Muchos que se iban a beneficiar ahora están expuestos a contraer covid. Sus vidas están en riesgo y estamos preocupados por ellos”.

Las prioridades de Biden

El 19 de agosto un juez de distrito de Texas bloqueó una orden emitida en enero y otra en febrero por el presidente Joe Biden, que limitó las prioridades de deportación de ICE.

El juez Drew Tipton determinó que la política de Biden viola los mandatos del Congreso, y que era probable que los estados de Louisiana y Texas, que demandaron la orden, tuvieran éxito en su afirmación de que las prioridades de deportación del gobierno “viola la Ley de Procedimientos Administrativos (APA)”.

La orden, dijo el juez, prohíbe la ejecución e implementación, en cualquier lugar donde el gobierno tenga jurisdicción para implementar los memorandos del 20 de enero de 2021 y del 18 de febrero de 2021”.

La demanda, entablada en abril por Louisiana y Texas,alegó que las prioridades de deportación de Biden permitieron que funcionarios federales de inmigración ya no buscaban la custodia y deportación de la mayoría de los extranjeros que están terminando sus sentencias de cárcel por cargos criminales.

“La rotunda negativa del presidente Biden a hacer cumplir la ley está exacerbando una crisis fronteriza sin precedentes”, dijo en ese momento Ken Paxton, fiscal general de Texas.

Las prioridades de deportación de Biden son:

Mora dijo que después del fallo de Texas, el gobierno no ha publicado una lista de nuevas prioridades. Y que mientras no lo haga “no sabremos quienes podrán salir y esperar en libertad sus casos de deportación en medio de esta ola de COVID-19 que también golpea las cárceles de ICE”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés