Este es el plan migratorio bipartidista para proteger a los dreamers que el presidente Trump rechazó

El proyecto de ley rechazado por el presidente incluía fondos para la construcción del muro en la frontera con México, un camino a la residencia para los dreamers, cancela la lotería de visas y distribuye las green card del sorteo entre parientes de ciudadanos que califiquen bajo un sistema de méritos.

El plan migratorio que la semana pasada rechazó el presidente Donald Trump incluía más de 2,700 millones de dólares para la construcción del muro en la frontera con México y la contratación de cientos de agentes para la Patrulla Fronteriza, además de la legalización de los dreamers protegidos con DACA y un camino a la residencia para los indocumentados que perdieron el Estatus de Protección Temporal (TPS).

El proyecto de ley, al cual tuvo acceso Univision Noticias, fue entregado el jueves al mandatario. Pero durante las conversaciones con representantes del llamado Grupo de los Seis, que redactó la propuesta, Trump no aprobó la iniciativa y luego culpó del fracaso en las negociaciones a los demócratas.

Una fuente del Senado que conoce del proceso y que habló con Univision Noticias bajo condición de anonimato dijo que, a partir de entonces, “se desinflaron” las conversaciones y que es poco probable que demócratas y republicanos lleguen a un “entendimiento” antes del 19 de enero, cuando venza el plazo para aprobar la ley del presupuesto.

¿De qué trata el plan?

El proyecto de ley del Grupo de los Seis asigna poco más de 1,500 millones de dólares para mejorar la seguridad en las fronteras, pero sujeto a condiciones tales como una revisión de la actual infraestructura, reportes de impacto ambiental, informes sobre tecnologías alternativas y una revisión por parte de la contraloría general.

Asigna otra partida presupuestaria de poco más de 1,200 millones de dólares para mejoras en la infraestructura táctica de la frontera suroeste con México, considerado como uno de los puntos de mayor tráfico de inmigración indocumentada hacia Estados Unidos.

De esos fondos, $100 millones serán destinados para la contratación de 500 nuevos agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y $15 millones para el rastreo de drogas.

El plan incluye la construcción de nuevos caminos de acceso y patrullaje de frontera, incentivos para el personal actual, aumentar la capacidad de investigación del CBP, mejoras al sistema de comunicaciones del 911, cámaras corporales para los agentes con protecciones de seguridad, y autorizar que fondos recaudados por concepto de cargos en trámites de inmigración sean destinados a la seguridad fronteriza.

Cambios al sistema de visas

El proyecto de ley recomienda cancelar el sorteo de la lotería de visas, uno de los puntos exigidos por Trump. Agrega que una cuota de 50,000 residencias legales permanentes (green cards o tarjetas verdes) que el sorteo otorga cada año sean distribuidas en partes iguales entre dos grupos:


  • Familiares de ciudadanos de países prioritarios quienes califiquen para la residencia basada en un sistema de méritos.
  • Inmigrantes que perdieron la protección del TPS.

Agrega que los indocumentados que pierdan el TPS mantendrán el estatus legal y el permiso de trabajo mientras esperan por una visa de residencia. Y señala que una vez avance y los beneficiarios del TPS se conviertan en residentes, las 50,000 residencias de la lotería de visas serán destinadas a familiares de ciudadanos de países prioritarios.

El Dream Act

El plan agrega un camino a la residencia para los dreamers, quienes recibirán primero una residencia provisional por 12 años. Los beneficiarios de DACA podrán abonar dos años a la espera para poder solicitar una residencia legal permanente (green card).

Durante el tiempo de espera por la residencia legal permanente, los dreamers no serán elegibles para recibir beneficios federales.

En cuanto a los criterios de elegibilidad para recibir la residencia provisional, el plan exige:

· El dreamer debe haber entrado a Estados Unidos antes del 15 de junio de 2012 y haber tenido menos de 18 años.
· Carecer de antecedentes criminales.

Los que tengan antecedentes criminales no calificarán, a menos que tramiten y reciban un perdón por parte del servicio de inmigración, el que será revisado caso por caso, y se concederá por razones humanitarias o por interés público.

El proyecto del Grupo de los Seis exige que cada tres meses el servicio de inmigración deberá enviar al Congreso un reporte donde explique el número de perdones concedidos y la razón por la que fueron otorgados.

Para calificar, los dreamers también deberán demostrar que han pagado impuestos o se encuentren inscritos en un sistema de pagos.

Reunificación familiar

El plan prohíbe que cualquier padre que trajo a su hijo ilegalmente al país y su hijo sea un beneficiario de DACA, pueda ser pedido por su hijo y recibir la green card.

A cambio, el proyecto indica que el padre podrá recibir un permiso de permanencia provisional renovable cada tres años que incluye un permiso de trabajo.

El programa descarta que los familiares de dreamers que reciban la residencia puedan alcanzar la ciudadanía. Y advierte que los dreamers que se conviertan en residentes solo podrán pedir la residencia de cónyuges e hijos solteros menores de 21 años de edad.

El proyecto de ley solo asigna una cuota de 26,266 residencias al año basadas en familia.

El Grupo de los Seis lo integran, por el lado demócrata, los senadores Richard Durbin (Illinois), Robert Menéndez (Nueva Jersey) y Michael Bennet (Colorado), y por el lado republicano los senadores Jeff Flake (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur) y Cory Gardner (Colorado).

A este grupo se agregaron en la tarde del miércoles cuatro senadores republicanos: Susan Collins (Maine), Lisa Murkowski (Alaska), Lamar Alexander (Tennessee) y Mike Rounds (Dakota del Sur).

27 momentos de la política estadounidense que te recordarán lo intenso del 2017

Loading
Cargando galería