Esta senadora demócrata propone un alivio rápido y directo para los dreamers con DACA

Catherine Cortez-Masto pone como justificación las largas esperas que implica hacer el trámite migratorio que en el 100% de los casos significa permanecer en el país o ser deportado.

Una senadora demócrata le envió una carta a la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen M. Nielsen, para pedirle que renueve automáticamente los permisos de trabajo de los dreamers protegidos por DACA.

La misiva pretende poner fin a la incertidumbre causada por la espera de dichas autorizaciones de empleo, que en algunos casos demora más de 120 días.

“Además de procesar las solicitudes de renovación de DACA rápidamente, instamos al DHS a que también considere tomar otras medidas para reducir la ansiedad y la incertidumbre que sienten los dreamers, cuya protección de deportación está en riesgo o ya ha expirado”, dijo la senadora Catherine Cortez-Masto (Nevada), en una carta a la que tuvo acceso Univision Noticias.

La misiva fue presentada dos días después del 5 de marzo, fecha fijada por Donald Trump en septiembre del año pasado, cuando canceló DACA, para que el Congreso apruebe una legislación que regularice la permanencia de unos 700,000 dreamers protegidos por la Acción Diferida de 2012.

DACA concede un amparo de deportación y otorga una autorización temporal de empleo renovable cada dos años.


Demoras preocupantes

Cortez-Masto cuestiona en la carta las demoras en el DHS para tramitar las renovaciones del amparo ordenadas por los tribunales de justicia. También advierte que, además de calmar la ansiedad de los dreamers, protege los dictámenes emitidos por las cortes federales a favor de DACA.

El 9 de enero una corte federal del norte de California dictaminó que el gobierno de Donald Trump debe reactivar DACA tal y como estaba vigentes antes del 5 de septiembre de 2017. El 13 de febrero un segundo tribunal, de Brooklyn, falló que la Acción Diferida debe restablecerse a nivel nacional en los mismos términos que se encontraba un día antes de la cancelación, es decir el 4 de septiembre.

La corte también dejó a discreción del DHS aceptar nuevas solicitudes de dreamers que nunca habían solicitado el amparo de DACA.

El 14 de febrero la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo que el DHS, en uso de su discrecionalidad, no aceptará nuevas solicitudes. Y que la ventanilla de recepción de formularios I-821D e I-765, de renovación de DACA y autorizaciones de empleo, se encontraba abierta en cumplimiento a lo dictado por los tribunales.

Historia de DACA

DACA fue anunciado el 15 de junio de 2012 por la entonces secretaria del DHS, Janet Napolitano, como una respuesta del gobierno del presidente Barack Obama a la inacción del Congreso con el tema de la reforma migratoria.

El programa ampara de la deportación a jóvenes indocumentados que entraron antes de cumplir los 16 años a Estados Unidos en compañía de sus padres y se les conoce como dreamers.

Para calificar, los soñadores deben haber tenido menos de 31 años al 15 de junio de 2012 y demostrar presencia física en Estados Unidos antes del 15 de junio de 2007.

Los postulantes también deben demostrar estudios y carecer de antecedentes criminales.

El programa fue diseñado para favorecer a entre 1.2 y 1.4 millones de dreamers, pero solo unos 800,000 recibieron los beneficios. De ellos, en la actualidad cerca de 700,000 siguen protegidos.

El resto de indocumentados no calificó al programa para no arriesgarse a entregar sus datos de identidad al gobierno, porque tenía antecedentes criminales o no calificaba de acuerdo con el reglamento, explicó la USCIS.


Batallas perdidas

Trump perdió dos importantes batallas en su intento por cancelar DACA. La primera en el Congreso, donde ni siquiera consiguió el apoyo de la bancada del Partido Republicano, ni en la Cámara de Representantes ni en el Senado. La segunda derrota ha sido en los tribunales de justicia.

El futuro de DACA y de los dreamers se encuentra en estos momentos en manos de la Corte de Apelaciones del 9º Circuito, luego que a finales de febrero la Corte Suprema decidiera no dar curso a una petición urgente del gobierno de Trump para reviosar y revertir el fallo de la corte federal de California del 9 de enero que restableció el programa.

Los magistrados indicaron que el Departamento de Justicia debe dejar que avance el debido proceso y la Corte de Apelaciones del 9º Circuito actúe ante una demanda presentada por el gobierno simultáneamente con el pedido al máximo tribunal de justicia.

Trump no confía en lo que pueda resolver la corte de apelaciones, instancia que en el pasado ha emitido fallos a favor de los inmigrantes.

El presidente también ha responsabilizado a los demócratas de rechazar los planes republicanos para legalizar a los dreamers, pero no menciona que en el senado 14 de los 51 legisladores republicanos no avalan su lista de principios migratorios.

El mandatario ha puesto como condición para legalizar a 1.8 millones de dreamers que el Congreso le apruebe $25,000 millones para su plan de reforma migratoria, que incluye, entre otros requisitos, construir el muro en la frontera con México, terminar la lotería de visas, reducir la inmigración legal y limitar la reunificación familiar, aumentar las redadas y acelerar las deportaciones.

Los demócratas han dicho que los planes de Trump dejan al borde de la deportación a los otros 9 millones de indocumentados y le advierten a Trump que sin apoyo bipartidista el Congreso no aprobará una reforma migratoria como el presidente quiere.