null: nullpx

EEUU busca apoyo de los gobiernos de Centroamérica para su plan de 'tolerancia cero' en la frontera

Altos funcionarios del gobierno de Trump se reúnen en Guatemala con representantes de países centroamericanos y de México para hablar sobre seguridad fronteriza y el intercambio de información para poner fin al "éxodo" de inmigrantes y acabar con las pandillas.
10 Jul 2018 – 6:22 PM EDT

Funcionarios de Estados Unidos se reunieron este martes en Guatemala con sus homólogos de Centroamérica y México para analizar la política de 'tolerancia cero' del gobierno de Donald Trump con el objetivo de aumentar la vigilancia fronteriza y compartir información regional sobre migrantes y pandillas, así como mensajes públicos más efectivos para detener la migración de indocumentados.

La delegación de Estados Unidos, encabezada por la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, hizo propuestas específicas solicitadas por el vicepresidente Mike Pence durante una reunión con los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador el mes pasado, según la agenda oficial de la reunión del martes obtenida por Univision Noticias.

Qué quiere Pence en el Triangulo Norte:

El Salvador

--Aumentar el personal, en unidades previamente aprobadas, para desarticular pandillas.

--Asignar personal adicional a los 19 equipos locales que trabajan con las fiscalías para combatir la extorsión.

Guatemala

--Ejecutar una campaña de información pública para desalentar la inmigración ilegal a los Estados Unidos y tomar medidas para eliminar los anuncios de contrabandistas de personas.

--Integrar funcionarios centroamericanos en un Grupo Conjunto de Inteligencia Fronteriza ya establecido en El Salvador, para aumentar el intercambio de información sobre inteligencia y aplicación de la ley para atacar mejor las redes y pandillas de tráfico de personas.

Honduras

--Aumentar de 400 a 800 el número de policías fronterizos para ayudar a romper las redes de tráfico de personas.

La delegación de EEUU también estaba conformada por altos funcionarios del Departamento de Estado, Inmigración y Control de Aduanas (ICE), y Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

En la reunión del 28 de junio, Pence entregó un mensaje contundente llamando a los líderes del llamado 'Triángulo Norte' de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala) a hacer más para detener a los inmigrantes que buscan ingresar a EEUU de manera ilegal. "Este éxodo debe terminar", les dijo Pence.

La reunión del martes, que duró cinco horas y a la que también asistió el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Videgaray, se centró principalmente en medidas para avanzar en la seguridad y combatir el contrabando y el tráfico de personas con el objetivo de acordar las medidas detalladas antes de la Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en América Central que se celebrará el próximo mes de agosto.

Piden un plan concreto


La agenda incluyó la discusión de formas para mejorar el proceso de repatriación de los migrantes, incluida la transmisión de información en tiempo real entre los gobiernos, así como la entrega de información rápida sobre el proceso de familias separadas reunidas. Pero la administración Trump hasta ahora ha sido reticente a discutir compromisos específicos con respecto a la reunificación familiar.

"Separar a los niños de sus padres es una acción cruel e inhumana”, dijo Videgaray.

La canciller hondureña María Dolores Agüero informo que para lograr reducir el flujo migratorio irregular Honduras necesitaba crear programas para la generación de empleo que ofrezcan oportunidades a la población, así como en seguir combatiendo el narcotráfico y el tráfico y la trata de personas. " El bienestar de Centroamérica es el bienestar de Estados Unidos. En ese sentido el objetivo primordial que nos debe unir a todos es atacar las causas estructurales de la migración”, dijo.

Los críticos de la política migratoria de EEUU dicen que se centra demasiado en la seguridad y no en los problemas fundamentales de desarrollo y pobreza en la región.

“Si Estados Unidos se toma en serio abordar la migración irregular desde el Triángulo Norte, primero debe observar las condiciones que obligan a las personas a huir: la violencia desenfrenada, la desigualdad y la corrupción endémica”, dijo Adriana Beltrán, directora de Seguridad Ciudadana de WOLA (Washington Office on Latin America).

“Dada la urgencia de la crisis humanitaria en la frontera entre Estados Unidos y México, la secretaria Nielsen debe enfocarse en dejar en claro a los ministros de Guatemala, Honduras y El Salvador que hasta pueden priorizar, financiar y apoyar programas a largo plazo para combatir la violencia y la corrupción, sus ciudadanos en casa enfrentarán condiciones peligrosas", añadió Beltrán.

Sin embargo, en la reunión de este martes no se discutieron cuestiones de desarrollo o la posibilidad de que EEUU otorgue fondos para programas sociales en la región, de acuerdo con la agenda oficial. Tampoco se habló de los inmigrantes indocumentados que ya están en Estados Unidos.

Honduras ha tratado de utilizar la reunión como palanca para solicitar un replanteamiento de la decisión de la administración Trump a principios de este año de cancelar el Estatus de Protección Temporal o TPS, un programa que protege de la deportación a 50,000 inmigrantes hondureños.

Lo que sí que incluyó la agenda de la reunión de este martes fue una discusión sobre el tráfico de drogas y el problema de las pandillas. Se habló de las extorsiones de estos grupos así como del aumento del tamaño de las fuerzas policiales fronterizas en la región y de operativos para desmantelar las operaciones de contrabando de personas.

Pence también le pidió a Honduras que elija un fiscal general efectivo que continuará procesando a los funcionarios corruptos y las organizaciones delictivas involucradas en el contrabando.

La reunión del martes también incluyó una discusión sobre los esfuerzos para expandir los acuerdos de intercambio de inteligencia y la creación de un Centro Regional de Inteligencia para combatir mejor el tráfico y la trata de personas. Los países del Triángulo Norte ya tienen Acuerdos de Intercambio de Información del Historial Criminal (CHIS) con Estados Unidos que proporcionan información basada en datos biométricos e información de antecedentes penales.

Estados Unidos también ha invitado a los gobiernos del Triángulo Norte a unirse al Centro de Coordinación del Grupo Conjunto de Inteligencia Fronteriza (GCIF) para mejorar el intercambio de información sobre inteligencia y aplicación de la ley para atacar mejor a las redes y pandillas de tráfico de personas.

Un joven deshidratado, otro que intenta huir: un día en la rutina de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés