null: nullpx

Documentos revelan que tropas enviadas a la frontera tienen autorización para disparar a vehículos en movimiento

El envío de soldados a la frontera con México fue anunciado en abril del año pasado por el presidente Donald Trump en respuesta a la llevada de caravanas de migrantes procedentes de Centroamérica en busca de asilo.
23 Oct 2019 – 4:03 PM EDT

Los soldados estadounidenses desplegados en la frontera con México tienen más autorización para actuar de la que se pensaba hasta ahora. Según documentos del Pentágono obtenidos por Newsweek, los soldados no solo brindan apoyo a las tareas de vigilancia de la Patrulla Fronteriza o construyen tramos del muro, sino que tienen permiso para disparar a vehículos en movimiento.

Las pautas del Departamento de Defensa a las que tuvo acceso la revista indican que los militares pueden usar la fuerza letal cuando existe una "creencia razonable" de que el vehículo es una amenaza inminente que causará la muerte o daños corporales a los civiles en el área inmediata.

El reglamento conocido no especifica qué se entiende por creencia razonable, lo que genera preocupación entre los expertos legales y ex funcionarios de gobierno, añade.

Según Newsweek, los documentos ofrecen orientación legal y fueron emitidos en julio, tres días después de que el nuevo Secretario de Defensa, Mark T. Esper, asumiera el cargo.

Hasta ahora unos 5,500 soldados se encuentran desplegados en la frontera.


El despliegue

El envío de tropas a la frontera con México fue anunciado en abril del año pasado por el presidente Donald Trump en respuesta a la llevada de caravanas de migrantes procedentes de Centroamérica en busca de asilo. Los soldados fueron despachadas en octubre.

"Vamos a proteger nuestra frontera con los militares. Es un gran paso", dijo Trump el día que hizo el anuncio. Las tropas a las cuales hizo referencia corresponden a la Guardia Nacional.

Según un reporte del Migration Policy Institute, la primera vez que Estados Unidos envió guardias nacionales a la frontera sur fue en 1916, con el objetivo protegerse del revolucionario mexicano Pancho Villa. La decisión la tomó el presidente Woodrow Wilson y se desplegaron unos 100,000 soldados.

Durante los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama también se enviaron soldados a la frontera para colaborar con la Patrulla Fronteriza en los esfuerzos por controlar la inmigración indocumentada.


Tareas restringidas

En octubre del año pasado, desde su cuenta en la red social Twitter, Trump dijo que el envío de tropas a la frontera es parte de lo que llama una "emergencia nacional".

"¡Serán detenidos!", escribió el mandatario en una aparente referencia a la caravana de migrantes que avanzaba por México con la intención de llegar a EEUU.

La agencia Reuters informó en esa ocasión, citando a sus fuentes, que las tropas desplegadas en la frontera no estarían involucradas en actividades de "aplicación de la ley", algo que estaría prohibido por una ley federal de 1870.

Esa ley restringe el uso del Ejército —y sus ramas— en funciones de seguridad civil, a menos de que el Congreso lo autorice específicamente. Pero los militares pueden proporcionar servicios de apoyo a la policía y lo han hecho en otras ocasiones desde los años ochenta.

A pesar del endurecimiento de la retórica de Trump y el despliegue militar en la frontera, miles de hombres, mujeres y niños centroamericanos continúan intentando llegar a frontera sur en busca de asilo.


Fuente anónima

Newsweek dijo que obtuvo los documentos que de orientación a las tropas en la frontera a través de una fuente del Departamento de Defensa que solicitó el anonimato por temor a represalias del Pentágono. Otras dos fuentes militares estadounidenses confirmaron la autenticidad del documento, indicó.

El documento sugiere que algunos miembros del servicio designados han estado exentos, durante meses, de una norma que anteriormente había asegurado que los miembros del Ejército "no tendrían contacto con los migrantes" durante la misión fronteriza.

El despliegue de tropas en la frontera con México se mantendrá por lo menos hasta finales del año fiscal 2020, que vence el 30 de septiembre.

Hina Shamsi, directora del Proyecto de Seguridad Nacional en la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), dijo a Newsweek que le preocupa que se puedan disparar armas a vehículos en movimiento, una acción prohibida por muchos departamentos locales de aplicación de la ley en Estados Unidos fuera de circunstancias extraordinarias.

El Ejército de EEUU está “peligrosamente más cerca de violar el espíritu, si no la carta de las prohibiciones de Posse Comitatus, lo que daña los civiles y pone en peligro legal el servicio militar", agregó.

El Posse Comitatus Act es un estatuto federal de 1878 que restringe la capacidad del gobierno de utilizar el ejército como fuerza policial.

📸 Estos migrantes retornados a México se cansaron de esperar para entrar a EEUU y se devolvieron a sus países

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés