null: nullpx

Estas son las consecuencias legales si pagas a un 'coyote' por traer a un niño a Estados Unidos

El tráfico humano es un crimen que se castiga con severas penas de cárcel. Incluso si se trata de menores de edad que son ‘traidos’ por 'coyotes' desde sus países de origen para reunificarse con sus padres o familiares y en el trayecto ocurre una desgracia que resulta en muerte.
10 Abr 2021 – 05:37 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El tráfico humano es un crimen que se castiga con severas penas de cárcel. Incluso si se trata de menores de edad que son ‘traidos’ por 'coyotes' desde sus países de origen para reunificarse con sus padres o familiares en Estados Unidos. Pero es un tema del cual se habla poco, sobre todo en estos tiempos cuando la frontera sur vive una de sus peores crisis en décadas.

A finales de marzo, la Patrulla Fronteriza dijo que esperan tener bajo su custodia a más de 16,000 Menores No Acompañados (UAC), un récord para ese mes en al menos 10 años. En febrero se registraron cerca de 9,300 y, en enero, la cifra de detenciones alcanzó los 5,700.

Por su parte, la Casa Blanca teme que en el año fiscal 2021, que finaliza el 30 de septiembre, marce un récord no solo de UAC, sino de detenciones de adultos y unidades familiares, y también de expulsiones inmediatas por la pandemia del coronavirus (bajo el Título 42) y deportaciones por razones de inadmisibilidad (bajo el Título 8 del Código de Estados Unidos).

La pregunta que surge en medio de esta crisis —que la Casa Blanca no reconoce como tal sino se refiere a ella como un ‘problema grave’— es si quienes pagan a un ‘coyote’ o traficante de personas por traer un hijo saben que el Código de Estados Unidos (US CODE) lo define como un crimen y, en caso de ser acusada una persona y hallada culpable, ser condenada a una pena de cárcel de no mayor a los 10 años la primera vez.

Un tema difícil

“Es una pregunta difícil, pero hay que hacerla”, dice Juan José Gutiérrez, director ejecutivo de One Stop Immigration en Los Ángeles, California. “Tratamos de explicarles a las personas, decirles que en el futuro pueden tener consecuencias, pero la crisis que motiva la urgencia por sacar a un niño de su país para salvarle la vida supera las preocupaciones”, agrega.

“Si una persona logra reunificarse con su hijo y luego unos años más tarde acude al Consulado para finalizar el trámite de la residencia, durante la entrevista le van a preguntar cómo entró al país y cómo entró a Estados Unidos”, explica.


Gutiérrez dijo, además, que “cuando descubran que el mismo ‘coyote’ que trajo a los padres trajo a los hijos, a los adultos los pueden acusar de haber colaborado o pagado al traficante de personas para que lo introdujera a Estados Unidos y en ese momento le can a cancelar el trámite de la green card”.

“En otros casos en vez de recibir el beneficio migratorio que buscaban, pudieran ser enviados a prisión. Pienso que por mucho que un padre esté desesperado, no debería confiarle a un coyote ni la vida ni la suerte de su hijo”, considera.

Hay otras opciones

El activista advierte que “la gente no creo que sepa que pagar a un coyote es un crimen. Estoy convencido que, en su desesperación económica y por brindarles a sus hijos un mejor futuro que la terrible pesadilla que les ha tocado vivir, los envían a Estados Unidos pensando que les hacen un bien y jamás se imaginan que están violando la ley”.

Pero la pobreza o la falta de trabajo son causas de asilo, advierten abogados de inmigración consultados por Univision Noticias.

“La política de asilo es muy clara. Solo se concede si hay persecución por raza, religión, nacionalidad, grupo social u opinión política”, dice José Guerrero, quien ejerce en Miami, Florida. “Tiene que tener base legal para aplicar al asilo”, agrega.


En cuanto al pago que una persona hace a un coyote para traer a un niño a Estados Unidos, Guerrero precisa la “ley dice que usted no puede incitar para contribuir al tráfico”. Y que en el momento que una persona paga para transportar a un menor, “eso es un delito que, si el gobierno quiere, lo puede procesar”. “Básicamente bajo el estatuto federal, esa persona puede ser acusada de conspiración”, añade.

Sólo si levantan cargos

El pagar a un 'coyote' para transportar a un menor de edad o cualquier otra persona “no es delito hasta que no levanten cargos”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Pagar a un coyote puede ser considerado un delito, pero primero el gobierno debe presentar cargos al coyote, a la persona que pagó al 'coyote' o ambos”.

Si no lo hace, “la única consecuencia para la persona que pide traer a un niño será en el futuro, “cuando haga el trámite consular para solicitar un beneficio migratorio”, como explicó Gutiérrez.

Sin embargo, Gálvez dice que “aún si el gobierno decide presentar cargos, la persona puede argumentar que estaba protegido por la Ley de Refugiado de las Naciones Unidas (ONU)” y que el propósito de haber pagado a un coyote “obedeció a que estaba salvando la vida de un niño. Esa es la gran diferencia. Aunque eso no salva al coyote”.


Para el abogado Jaime Barrón, quien ejerce en Dallas, Texas, “la emergencia humanitaria que estamos viendo en la frontera y en los países del denominado Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) es más severa que el posible delito. Hay que medir entre el balance y cualquier acción de violación a la ley que pueda existir en cada caso”, apuntó.

Qué dice la ley

El Departamento de Justicia (DOJ) señala que el tráfico de personas está tipificado en el 1907. TITLE 8, U.S.C. 1324(A) Offenses, título que define varios delitos distintos relacionados con los extranjeros.

Prohibiciones y castigos


En 1996 el congreso tipificó como delito la contratación a sabiendas de inmigrantes indocumentados.

En cuanto a las sanciones, el Código dice que la sanción máxima legal básica por violar 8 U.S.C. § 1324 (a) (1) (i) y (v) (I) (contrabando de extranjeros y conspiración) es una multa bajo el título 18, encarcelamiento por no más de 10 años, o ambos.

Si el tráfico de personas involucra lesiones corporales graves o que ponga en peligro la vida, o si resulta en la muerte de cualquier persona, el acusado puede ser castigado con cadena perpetua o pena de muerte, advierte.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés