null: nullpx

Cómo consumir marihuana, incluso por razones médicas, puede afectar un trámite migratorio

El gobierno reitera que la "ley federal clasifica la marihuana como sustancia controlada ‘Lista I’, cuya fabricación, cultivo, posesión o distribución puede conducir a un cargo criminal y tener consecuencias migratorias”.
27 Abr 2019 – 12:41 PM EDT

El gobierno salió al paso de preguntas y dudas respecto a si el consumo de marihuana en estados donde es permitido por razones médicas y recreacionales afecta o no un trámite de inmigración.

La aclaración ahondó las preocupaciones. En una nota aclaratoria publicada en su página web, la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo que, según el Manual de Políticas, “la violación de la ley federal de sustancias controladas, incluso para la marihuana, sigue siendo una barra condicional para establecer un buen carácter moral (GMC) para la naturalización, incluso cuando esa conducta no sería un delito bajo la ley estatal”.

La agencia explicó que desde 1996, “varios estados y el Distrito de Columbia (DC) han promulgado leyes para despenalizar el cultivo, posesión, distribución y uso tanto médico como no médico (recreativo) de la marihuana en sus respectivas jurisdicciones”.

Sin embargo, agrega, la ley federal clasifica la marihuana como sustancia controlada ‘Lista I’, cuya fabricación, cultivo, posesión o distribución puede conducir a un cargo criminal y tener consecuencias migratorias”.


Problema serio

Si bien se trata de un problema serio, existen maneras para no verse afectado en ciertos casos cuando, por ejemplo, un residente legal permanente pide la ciudadanía.

“Esta aclaración le abre los ojos a los inmigrantes para conocer la diferencia entre la ley estatal y la ley federal”, dice Alex Gálvez, un abogado de Inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Aunque es válido, por ejemplo, en Colorado consumir marihuana por motivos medicinales o recreativos, o venderla, la ley de inmigración no lo reconoce, lo tipifica como un delito que tiene consecuencias migratorias”.

Gálvez señala que este hecho “afecta la buena conducta moral de un inmigrante que solicita la residencia y/0 la ciudadanía, aunque nunca hayan sido arrestados y trabajen legalmente en Estados Unidos”.

Pero existen salvedades. “Para la ciudadanía, está el requisito de tener buena conducta moral durante los últimos 5 años antes de enviar el formulario N-400”, dice Gálvez. “Técnicamente, para ser elegible, el inmigrante residente que trabaja en un expendio legal de marihuana debería dejar de hacerlo durante 5 años para entonces aplicar al beneficio. Lo mismo para aquellos que la consumen”, precisó.


Los obstáculos

La USCIS, además, indica que, de acuerdo con el Manual de Políticas que norma el establecimiento de ‘Buen Carácter Moral’ (GMC), la violación de la ley federal de sustancias controladas, incluida la marihuana, “generalmente es un obstáculo” para establecer el cumplimiento de este requisito durante un trámite de naturalización.

Agrega que un solicitante (de residencia o ciudadanía) que está involucrado en ciertas actividades relacionadas con la marihuana puede carecer de GMC si se determina que ha violado la ley federal, “incluso si tal actividad no es ilegal según las leyes estatales o extranjeras”.

A principios de abril Univision Noticias reportó que la USCIS le había negado el trámite de ciudadanía al salvadoreño Oswaldo Barrientos, quien ha vivido con papeles casi toda su vida en Estados Unidos porque trabajó en un expendio de marihuana en Colorado.

El consumo y venta de marihuana a adultos está permitido en 10 estados. Otros 30 permiten una vasta variedad de productos derivados del cannabis para uso medicinal.

José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida, coincide con la opinión de Gálvez. “Aquellos inmigrantes que se encuentran en esta situación, lo recomendable es que dejen de trabajar en tiendas que expendan marihuana, para demostrarle a la USCIS que en los últimos 5 años cumplen con el requisito del buen carácter moral”.

“Pero también deben reunir información que demuestre que no han cometido ninguna convicción, que están protegido por la ley estatal y que jamás han cometido un crimen”, agrega.

Guerrero advierte, sin embargo, que a pesar de la aclaración hecha por la USCIS, “no cabe duda que esta disputa jurídica será llevada a los tribunales federales. Y más adelante, muy probablemente, a la Corte Suprema de Justicia”.

Así quedan en evidencia figuras públicas antiinmigrantes tras las reveladoras historias de sus familiares (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés