null: nullpx

Chris Magnus, el policía que plantó cara a Trump y ahora dirigirá la vigilancia de las fronteras

Al mando de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), si lo confirma el Senado, deberá abordar la llegada masiva de migrantes por la frontera con México, muchos de ellos menores solos.
12 Abr 2021 – 02:52 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente Joe Biden envió este lunes una nueva señal de que quiere seguir desmantelando la política migratoria de su antecesor, Donald Trump. Su elegido para dirigir la vigilancia de las fronteras es Chris Magnus, jefe de policía en Tucson, Arizona, y visible crítico con el enfoque de la anterior Casa Blanca.

El suyo es uno de los nuevos seis nombramientos en Seguridad Nacional, entre los cuales también está el de otra opositora de Trump: la activista Ur Mendoza Jaddou, de padre iraquí y madre mexicana, para liderar el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), la agencia que gestiona el sistema migratorio y los procesos de naturalización.

El rechazo abierto de Magnus a la dura política migratoria de Trump y su perfil de agente progresista han sido claves en su elección, como deja claro la Casa Blanca en el anuncio de su nominación.

"Ha cosechado una reputación de líder policial progresista que se enfoca en construir relaciones entre la policía y la comunidad, implementando las mejores prácticas basadas en la evidencia, promoviendo la reforma e insistiendo en la rendición de cuentas de la policía", indica la nota.

Biden elige así a un dirigente policial progresista en lugar de a un veterano de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Y lo hace después de hacer campaña por el refuerzo de la supervisión en la agencia, que controla la patrulla fronteriza.

El presidente valoró al escogerlo sus esfuerzos para reformar los departamentos policiales en los que trabajó, así como su labor en una ciudad como Tucson, cercana a la frontera entre Estados Unidos y México, según explicó un funcionario de la Casa Blanca al diario The New York Times.

Ofreció su dimisión

El año pasado, Magnus puso su cargo a disposición de sus superiores después de la muerte del hispano Carlos Ingram López cuando estaba en custodia de la Policía de Tucson. El joven dijo que no podía respirar después de que unos agentes le esposaran e inmovilizaran cabeza abajo. Rechazaron su renuncia.

A su reputación de progresista contribuyó también una foto que se hizo viral: una imagen suya vestido de uniforme y portando un cartel de Black Lives Matter (la vidas negras importan) durante una protesta en Richmond, California, en 2014, donde era jefe de policía entonces.

Magnus tiene una dilatada trayectoria: sirvió en el departamento policial de Lansing (Michigan) y fue jefe en los de Fargo (Dakota del Norte) y Richmond (California) antes de llegar a ese mismo cargo que ahora ostenta en Tucson.

Policía blanco, hijo de un inmigrante noruego

Chris Magnus creció en Lansing, Michigan, y es el hijo de un inmigrante de Oslo, Noruega. Se licenció en justicia criminal y obtuvo un máster en Relaciones Laborales en la Michigan State University. Hace 15 años que comparte la vida con su marido, Terrance Cheung.

Su nuevo nombramiento, el salto más importante que ha tenido en su carrera, lo debe confirmar ahora el Senado. La Cámara Alta está controlada por los demócratas pero por un margen mínimo.

La composición del Senado es de 50-50 y la vicepresidenta, la demócrata Kamala Harris, tiene el poder de desempate en una votación igualada.

Si los senadores confirman su nuevo cargo, deberá afrontar el reto de la llegada masiva de migrantes en la frontera con México, muchos de ellos menores solos.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés