null: nullpx

Arrestos de inmigrantes en la frontera alcanzan un récord durante el gobierno de Trump

Los datos de la Patrulla Fronteriza revelan que de los 50,975 detenidos en octubre, 4,991 corresponden a menores no acompañados y 23,121 a unidades familiares.
12 Nov 2018 – 1:20 PM EST

Los 50,975 inmigrantes arrestados durante octubre por la Patrulla Fronteriza (CBP) cuando intentaban entrar indocumentados a Estados Unidos demuestran que la política de 'tolerancia cero' no ha frenado los cruces. La cifra marca un récord en lo que va del gobierno de Donald Trump y registra in incremento de 22,87% si se compara con las detenciones de septiembre.

En octubre del año pasado la Patrulla Fronteriza arrestó a 25,488 inmigrantes, poco menos de la mitad de las aprehensiones de este año.

Los datos oficiales revelan además que, de los 50,975 detenidos en octubre, 4,991 corresponden a menores no acompañados (UAC, por su sigla en inglés) y 23,121 fueron unidades familiares.

El número de familias también marca un récord durante el gobierno de Trump.

El año fiscal estadounidense inicia el 1 de octubre y finaliza el 30 de noviembre del año siguiente.


Las detenciones del 2018

Durante el año fiscal 2018, la CBP arrestó a 521,190 indocumentados en la frontera con México, un número superior a los 415,517 del 2017. Se trata de un aumento del 25,4%.

Las cifras se conocen en momentos en que al menos tres caravanas de migrantes atraviesan México con destino al sur de Estados Unidos. La primera de ellas salió de San Pedro Sula, Honduras, con unos 700 inmigrantes. A los pocos días miles de sumaron a la caravana y en algunos tramos del sur de México se contabilizaron entre 5,000 y 7,000 personas, según diversas fuentes.

Una segunda caravana salió de El Salvador la semana siguiente. Ambas caminatas están integradas por migrantes que huyen de sus países como consecuencia de la violencia, la pobreza y el hambre, tres motivos que Estados Unidos advierte no constituyen una causa para asilo.


El miedo de Trump

Trump le ha declarado la guerra a las caravanas desde que salieron de Centroamérica. Ha dicho que están integradas por criminales que buscan invadir Estados Unidos y les ha advertido que no los dejará entrar al país.

El viernes el mandatario estadounidense firmó una proclama para cambiar temporalmente el reglamento de asilo (por 90 días), decretando que los migrantes solo podrán solicitar este beneficio humanitario por lugares autorizados en la frontera, donde serán recibidos y procesados por las autoridades.

Quienes ingresen por zonas no autorizadas no tendrán derecho a solicitar asilo, serán arrestados y puestos en proceso de deportación.

“Esta suspensión limitada facilitará las negociaciones en curso con México y otros países sobre los acuerdos de cooperación adecuados para prevenir la masiva migración ilegal hacia Estados Unidos a través de la frontera sur”, escribió el mandatario.


Demanda inmediata

La medida fue demandada ese mismo día por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), el Southern Poverty Law Center y el Centro por los Derechos Constitucionales.

Las tres organizaciones consideran que “atenta contra la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), así como contra la Ley de Procedimiento Administrativo”.

La INA establece que una persona puede pedir asilo cuando ingresa al territorio estadounidense, incluso si lo hace por una zona distinta a un puerto de entrada.

La demanda en contra de la proclama de Trump fue presentada en la Corte Federal del Distrito Norte de California, con sede en San Francisco, el mismo tribunal que el 9 de enero bloqueó la cancelación de DACA y restituyó el programa en los mismos términos que se encontraba cuando fue eliminado el 5 de septiembre de 2017.

Los demandantes piden al tribunal que declare inválidas las nuevas regulaciones emitidas por Trump y las suspenda mientras se resuelve el litigio.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) solicitó al gobierno de Trump asegurar que cualquier persona que huya de la violencia o la persecución pueda obtener asilo “sin obstrucciones, de conformidad con el Protocolo de 1967 del que Estados Unidos es parte”.


Tolerancia cero

Además de decretar un nuevo reglamento de asilo, el gobierno de Trump ha construido en los últimos meses un cerco para detener la entrada de indocumentados. Entre las medidas destacan:


  • Envío a la frontera de 5,600 soldados del Ejército para asistir en tareas de vigilancia a la Patrulla Fronteriza.
  • Construir ciudades carpas para detener a inmigrantes que sean arrestados en la frontera.
  • Terminar con la política del 'catch and release' (detener y liberar).
  • Eliminar la violencia doméstica y de pandillas como causas de asilo.
  • Acelerar los juicios en la frontera con la contratación de nuevos jueces.
  • Priorizar los juicios de los inmigrantes detenidos recientemente.
  • Aumentar los requisitos en las entrevistas de miedo creíble.
  • Aumentar los castigos a las personas reincidentes (que han sido deportadas anteriormente)
  • Emitir un nuevo reglamento sobre la detención de menores con el propósito de abandonar unilateralmente el Acuerdo Flores de 1997.

"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés