null: nullpx
Inmigración Infantil

Human Rights Watch tilda de “abusivo” y esquizofrénico el sistema migratorio de EEUU

La organización de DDHH dice que niños migrantes no tienen una "oportunidad real" de pedir y ganar sus casos de asilo.
18 Mar 2016 – 10:49 AM EDT

El trato que el gobierno sigue dando a los migrantes centroamericanos que buscan asilo en Estados Unidos es “esquizofrénico”, dijo a Univision Noticias Clara Long, investigadora sobre temas de inmigración en Estados Unidos de Human Rights Watch (HRW). “Y todo indica que quienes vienen buscando protección todavía no tienen una oportunidad real de preparar y ganar sus casos” en las cortes de inmigración.

“Se trata de una política (migratoria) que no tiene coherencia”, agregó.

Long señaló que mientras la Casa Blanca “reconoce que las personas están huyendo de las condiciones de inseguridad causadas por la violencia en sus países”, al punto de “activar un programa de refugiados para que los niños (hijos de residentes legales en Estados Unidos) no se expongan a los peligros en el camino, del otro lado continúa con las mismas políticas en contra de los refugiados”, colocándolos en proceso de deportación.

Dijo además que la llegada de menores y familias migrantes a la frontera sur “continúa casi igual que en el 2014”, con la diferencia que “ahora hay más personas involucradas en un sistema abusivo”.

“Desde 2014 hemos visto cómo han empeorado las políticas de detención de migrantes que buscan asilo, dijo. “Y los ataques a los derechos de estas personas continúan”.

Falla el debido proceso

Según la organización de derechos humanos, el gobierno de Obama está violando el debido proceso de niños y familiares migrantes que huyen del denominado Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) a causa de la violencia de las pandillas y la pobreza, cruzan México y tratan de ingresar al país donde muchos tienen familiares.

“Se está violando el debido proceso y el derecho que tienen los niños migrantes y sus familias de buscar protección”, dijo la investigadora. “Este derecho se encuentra dentro del derecho internacional”.

Respecto al número de niños migrantes que han solicitado asilo, casos desestimados por las cortes de inmigración y órdenes de deportación emitidas por jueces, Long dijo que las autoridades federales migratorias “no han respondido al FOIA (Ley de Libertad de Información) que presentamos. Estamos esperando datos para poder concluir nuestros informes”.


Reporte del TRAC

A mediados de enero el Centro Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de Syracurse University, en Nueva York, reveló que entre el 1 de julio de 2014 y el 31 de diciembre de 2015 las cortes de inmigración emitieron 18,607 órdenes de deportación a niños y mujeres migrantes.

De ellas, 16,030 o el 86% fueron para casos en los que las mujeres no tuvieron ninguna representación legal, agregó.

El estudio señaló además que las redadas que lleva a cabo la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), dirigidas a niños y mujeres centroamericanos que entraron después del 1 de enero de 20914, han provocado un acalorado debate, y que mientras la Administración Obama argumenta que el objetivo de la política son individuos que recibieron una orden de deportación, “muchos han criticado esta política por ser demasiado agresiva”, teniendo en cuenta que se trata de refugiados “altamente vulnerables”.

El TRAC había señalado, previamente, que las probabilidades de permanecer en el país para niños y madres migrantes se incrementaban en más de 14 veces si tenían representación legal en las cortes de inmigración.

Long dijo que al no tener respuesta a la solicitud del FOIA, “nos basamos en los datos del TRAC”, por ahora, pero “la seguimos esperando”.


Argumento “ridículo”

En cuanto a la recomendación dada recientemente por el juez Jack H. Weil, quien durante una comparecencia en un juicio entablado por grupos defensores de derechos civiles en Seattle, Washington, dijo que los niños de 3 y 4 años pueden representarse solos sin la asistencia de un abogado, Long dijo que era algo “ridículo”.

El testimonio de Weil se conoció en un juicio en contra del Departamento de Justicia (DOJ, por su sigla en inglés) y las agencias migratorias por permitir que miles de menores acudan cada año a cortes migratorias sin contar con representación legal que garantice que se defienden sus intereses.

Abogados y activistas consultados por Univision Noticias catalogaron los comentarios del juez como una “atrocidad”, “negligencia” y una “locura” porque los niños no tienen la capacidad de representarse solos.

“Yo tengo un sobrino de 4 años”, dijo Long. “Cualquier persona que haya tenido interacción con un niño puede certificar que un menor de 3 o 4 años no puede entender un procedimiento de este tipo. Incluso para un adulto. Las leyes de inmigración son demasiado completas”.

La investigadora dijo además que, si bien los comentarios fueron “ridículos”, es bueno que lo haya dicho “porque demuestra algo: ahora conocemos cómo piensa el sistema”.


Amigos de la corte

HRW presentó el miércoles una declaración de Amigo de la Corte (Amicus Curiare) ante un tribunal de apelaciones durante un juicio iniciado a nivel nacional para que el gobierno federal brinde protección legal a migrantes durante audiencias de deportación.

Las resolución contó con la asesoría del Instituto de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia y el estudio de abogados Covington and Burling LLP, además de un grupo de alumnos de la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de Columbia, dijo Long.

El memorándum de Amigo de la Corte se presentó en la causa J.E.F.M. versus Lynch, un juicio entablado por la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), el American Immigration Council, el Northwest Immigrant Rights Project, el Public Counsel, y la firma K&L Gates LLP.

La organización de derechos humanos precisó que en los procesos migratorios, a diferencia de los penales, no se reconoce el derecho a un abogado solventado por el gobierno para quienes no puedan afrontar ese costo.

“En audiencias de deportación, miles de menores están solos ante abogados gubernamentales y jueces, e intentan plantear una defensa sin asistencia de un abogado”, dijo Long. “Estas audiencias son extraordinariamente complejas, y perder implica la amenaza de deportación con consecuencias potencialmente mortales”.

Llamado al Congreso

En el documento HRW le pide al Congreso que apruebe un proyecto de ley que se encuentra pendiente en el Senado y que exigiría al gobierno designar a abogados para los menores no acompañados y para víctimas de abuso, tortura y otro tipo de violencia.

Denuncia además que en 2014 el Departamento de Justicia (DOJ), comenzó a procesar por “vía rápida” casos de deportación de menores en las cortes de inmigración, y que desde entonces “ha dispuesto la deportación de miles de niños que no estaban representados por un abogado, muchas veces después de tan solo una audiencia”.

El pasado 9 de marzo el jefe de la seguridad nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson, aseguró que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés), bajo su mando, seguiría adelante con la detención y deportación de individuos que entraron recientemente al país, no tienen causa de asilo y recibieron una orden de deportación.

La misma postura fue mencionada a mediados de enero por Cecilia Muñoz , directora de política interna de la Casa Blanca, durante una entrevista al programas Despierta América de la cadena Univision.

La oleada no se frena

HRW dijo que más de 28,000 menores no acompañados procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras ingresaron a Estados Unidos a través de México durante el último año fiscal.

La semana pasada Univision Noticias, citando datos de la Patrulla Fronteriza, reportó que el arresto de niños migrantes centroamericanos en la frontera no se frena, y que en los primeros cinco meses del año fiscal 2016 fueron arrestados 23,553 menores indocumentados.

Durante el mismo período en el año fiscal 2015 el número de detenciones alcanzó los 12,490. El incremento es del 88.5%.

Johnson dijo que la proyección para el cierre del año fiscal 2016 era de 75,000 detenciones, unas 7,000 más que las registradas en el 2014, año en que estalló la crisis en la frontera con México.

Respuesta del gobierno

A tercera semana de enero la Administración Obama anunció el lanzamiento de un programa que tiene como objetivo ayudar a migrantes centroamericanos a que se presenten ante una corte para que un juez decida sus futuros en Estados Unidos.

Los beneficiarios son mujeres embarazadas, lactantes y madres con hijos enfermos que padecen problemas mentales.

"Es claro que ICE reconoce las diferencias culturales y quiere incrementar el número de personas que están citados a la corte de inmigración para evitar las deportaciones en ausencia", dijo a Univision Noticias Lilia Velásquez, profesora adjunta de la Facultad de Leyes de la Universidad de California en San Diego.

El plan asomó dos semanas después del lanzamiento de otro programa federal de redadas que tiene como blanco el arresto y la deportación de migrantes que no tienen caso de asilo y recibieron una orden final de deportación.

El primer fin de semana de enero agentes de ICE llevaron a cabo los primeros operativos en Carolina del Norte, Georgia y Texas donde arrestaron a 121 migrantes. Las detenciones continúan, denuncian activistas en varias ciudades del país.

Lea también:

Más contenido de tu interés