null: nullpx
Consejos Autos

¿Deberías aceptar el seguro de un auto de alquiler?

Sigue estos tres pasos para encontrar la solución adecuada según la situación en la que te encuentres.
23 Abr 2014 – 05:48 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La pregunta que siempre surge cuando alquilas un vehículo es: ¿Deberías comprar la exención de responsabilidad por daños y perjuicios, que limita o elimina tu responsabilidad financiera por los daños al vehículo que alquilas? Esta protección no es barata, puede costar entre $63 y $210 por semana, dependiendo de dónde alquiles el vehículo elegido y con qué compañía firmes el contrato.

En el pasado recomendábamos no adquirir este costo adicional si tu seguro vehicular personal incluía la cobertura por choque y/o cobertura integral, o si tu tarjeta de crédito te proporcionaba dicho crédito. Sin embargo, hoy en día la decisión se ha “complicado considerablemente debido al hecho de que muchas compañías están cobrando a sus clientes por el valor depreciado y cargos administrativos cuando chocan el auto alquilado”, menciona Kip Diggs, vocero de State Farm, la compañía aseguradora de autos más importante en Estados Unidos. Por lo general, State Farm no cubre estos cargos. A continuación, presentamos los tres pasos para hacerte más fácil esta decisión.

1. Revisa tu póliza de auto

El seguro que cubre tu auto es la primera línea de protección para cubrir un vehículo alquilado. Lo que por supuesto te brinda una cobertura de responsabilidad básica por daños que pudieras causar a otras personas con el auto alquilado y a otros vehículos y propiedades. Si no posees un vehículo y, por consiguiente, tampoco tienes un seguro vehicular, puedes y debes comprar una “póliza de beneficiario no-propietario de seguro vehicular” temporal o anual de una compañía de seguros. Una póliza así debería tener un precio razonable.

Con el fin de proteger un vehículo alquilado, tu seguro personal también debe tener una cobertura por choque (que cubre daños a tu propio vehículo a causa de un accidente con otro vehículo u objeto o por volcadura) y/o una cobertura integral (que cubre los daños a tu vehículo producidos por causas diferentes a un choque, tales como incendio, robo, vandalismo, inundación, ramas caídas de los árboles, etc.). Si posees alguna de estas coberturas, revisa bien el texto en letra pequeña para saber con exactitud lo que abarca la cobertura, o mejor aún, llama a alguno de los representantes del servicio de atención al cliente de tu compañía de seguros y pregunta si tu póliza:

¿Amplía la cobertura para vehículos alquilados? Por lo general, tu cobertura, deducibles y otros términos son los mismos para un auto alquilado que para tu propio vehículo.

¿Incluye cobertura para viaje de negocios? Aquí puede haber una trampa escondida. Quizás tu póliza no cubra esto. Sin embargo, el seguro de tu empleador puede cubrirlo si vas en un viaje de negocios; por ello, debes averiguar si ese es el caso y si tu empleador desea que aceptes o rechaces la exención de responsabilidad. Asegúrate de revisar el reglamento y la cobertura si piensas usar algunos días del viaje de negocios como vacaciones personales.

¿Paga los gastos de agencia de alquiler? Las pólizas vehiculares pueden o no cubrir los cargos administrativos, el remolque, la pérdida de uso del vehículo mientras está en reparación, y el valor depreciado.

¿Paga el “valor total” por el alquiler del auto? Si no es así, pregunta si puedes agregar un seguro “complementario” a tu póliza, que sustituya la pérdida total del vehículo por uno nuevo.

Si planeas rechazar la renuncia y tu seguro personal del vehículo te proporciona una buena base de protección, podría aún tener deficiencias. Para llenar esos huecos, recurre a tu tarjeta de crédito.

2. Analiza los beneficios de tu tarjeta de crédito

Los beneficios de protección para alquiler vehicular los otorgan las diversas tarjetas de crédito en vez del banco emisor de la tarjeta y pueden variar según el tipo de tarjeta. Por ejemplo, American Express, MasterCard, y Visa asumen los cargos por pérdida de uso, siempre y cuando la compañía de alquiler los respalde con pruebas de la pérdida. La tarjeta Discover excluye explícitamente la pérdida de uso.

La protección contra pérdida de vehículos de alquiler no la brinda cualquier tarjeta, así que antes de adquirir o reservar el auto de alquiler, contacta al servicio de atención al cliente de tu tarjeta para cerciorarte de que la tarjeta que vas a utilizar cuenta con dicha protección, e infórmate de los detalles específicos de cobertura de todas tus tarjetas. Luego, haz tu reservación con la tarjeta que te proporcione la mejor cobertura.

La cobertura de una tarjeta de crédito, por lo general, es un seguro secundario; por tanto, tu póliza personal vehicular asumirá el pago de los daños o robo del vehículo (si sufres una colisión y tienes una cobertura integral) mientras que la compañía de tarjetas de crédito recogerá todo o la mayor parte de lo que quede, sujeto a sus propios límites. Algunas pérdidas no son cubiertas por las tarjetas, como el valor depreciado.

Algunos vehículos pueden no estar cubiertos, como las camionetas pickup, algunos SUV, y sobre todo los automóviles caros o exóticos; por consiguiente planea bien si vas a pasear en un vehículo alquilado Chevy Corvette, Dodge Viper, Cadillac Allante, BMW M3, Mercedes SLK, Porsche, Ferrari o Lamborghini.

Esta cobertura se aplica solo si rechazas la exención de responsabilidad por daños y perjuicios de la agencia de alquiler y, reservas y pagas por el alquiler con una tarjeta de crédito específica. El titular de la tarjeta debe ser la misma persona que alquile el vehículo.

Existen muchos detalles que debes examinar, por lo tanto solicita al representante de servicio al cliente de tarjetas de crédito que te explique y confirme por teléfono y te envíe una copia impresa de los términos del seguro para que los tengas por escrito. Asimismo, puedes encontrar los términos en el sitio web de la tarjeta, pero es mejor si te pones directamente en contacto con un representante.

Si tu seguro personal y tu tarjeta de crédito te brindan una protección sólida, entonces estarás totalmente preparado y listo para considerar rechazar la LDW (exención de responsabilidad por daños y perjuicios). Pero aún queda un paso más.

3. Lee el contrato de alquiler de vehículos

Desafortunadamente, es probable que no puedas hacerlo hasta que llegues al mostrador de la compañía de alquiler, donde te puedes sentir presionado a apurarte por las personas que están detrás de ti en la fila. (Por ejemplo, no pudimos encontrar contratos de alquiler en línea). Pero mantente firme a pesar de las miradas y quejas, y lee la letra pequeña de tu contrato de alquiler.

Busca las secciones que expresan tu responsabilidad bajo la ley estatal, si ocurriera un accidente, y los detalles sobre la exención de responsabilidad de la agencia de alquiler. Si la ley estatal limita tu exposición a la responsabilidad y tu póliza vehicular y tarjeta de crédito son suficientes para cubrir tu responsabilidad, puedes saltarte sin mayor riesgo la LDW, que es en realidad, en un sentido estricto, una exención de tu  responsabilidad en vez de un verdadero seguro vehicular.

Por ejemplo, un contrato de alquiler de Hertz que vimos en California limitaba la responsabilidad del arrendatario al valor real en el mercado del vehículo, más los cargos de remolque y almacenamiento, así como los cargos administrativos y de embargue. Para la pérdida o daños del vehículo contra vandalismo que no tenga relación con robo, el límite de responsabilidad era de $500, y los arrendatarios no eran responsables de la pérdida o los daños relacionados con el robo a menos que hubiera sido como resultado de descuido fuera de lo normal.

En cambio, un acuerdo de presupuesto de alquiler en Texas, estipulaba que el cliente era responsable de “todas” las pérdidas o daños, que incluía la pérdida de uso, sujeto a todos los límites impuestos por la ley.

Debes pagar por la exención de responsabilidad si alquilas un auto en el extranjero o en México (donde se podría llamar exención de responsabilidad por daños de colisión), debido a que tu seguro personal vehicular generalmente es válido solo en EE.UU., en sus territorios y en Canadá.

Pero aún no estás totalmente fuera de peligro, ya que incluso la exención de responsabilidad podría no ser válida en determinadas circunstancias. Estas se enumeran en tu contrato de alquiler e incluyen dejar que alguien que no sea un usuario autorizado conduzca el vehículo, daños causados por manejar en caminos no pavimentados y, por supuesto, conducir en estado de ebriedad o en carreras clandestinas.

¡Ahora sí, diviértete plenamente en tus vacaciones, y con precios accesibles, sin preocuparte por los accidentes automovilísticos!

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Consejos Autos
Publicidad