null: nullpx
Narcotráfico

Juicio en Nueva York: narcotraficante cuenta cómo pagó $100,000 para financiar campañas de presidentes hondureños

En el tercer día del juicio por drogas en Nueva York del excongresista hondureño 'Tony' Hernández, un traficante confeso, Víctor Hugo Díaz Morales, alias 'El Rojo', contó al jurado que pagó $100,000 para financiar las campañas electorales de Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernández. Dijo también que le regalo a 'Tony' Hernández dos relojes Rolex, así como un caballo peruano.
Publicado 4 Oct 2019 – 1:25 PM EDT | Actualizado 6 Oct 2019 – 9:02 PM EDT

Un narcotraficante confeso Víctor Hugo Díaz Morales, alias ‘El Rojo’, dijo que en 2009 el ex congresista 'Tony' Hernandez, el hermano del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernandez, le pidió pagar 100,000 dólares para financiar las campañas electorales del aspirante a presidente, Porfirio Lobo, y el entonces congresista, y futuro presidente, Juan Orlando Hernandez.

En una fiesta de cumpleaños para 'Tony' Hernández en junio de 2010, Díaz Morales dijo que el anfitrión le confió que su hermano, Juan Orlando, iba a ser el próximo presidente de Honduras en 2014. Indicó además que 'Tony' Hernández le confió que cuando eso ocurra: "’habría pleno poder y ningún problema con el tráfico de drogas en Honduras'".

Díaz Morales dijo que solo en 2008 pago a 'Tony' Hernández por tres cargamentos de cocaína, con un total de casi 2,000 kilos también, a un precio de 10,000 dólares por kilos. Los paquetes de droga llevaban un logotipo con las iniciales del congresista - 'TH' - inspirado en la marca de moda Tommy Hilfiger, según Diaz Morales.

Cuando una imagen del paquete fue mostrado al jurado en una pantalla grande, 'Tony' Hernández reaccionó sacudiendo la cabeza con incredulidad. No estaba claro si su reacción era una indicación de su negación de que la cocaína le pertenecía a él, o si lamentaba haber puesto su nombre en los paquetes.

Bajo interrogatorio de la defensa, Díaz Morales, testigo cooperante de la Fiscalía, fue duramente atacado por sus crímenes ligados al narcotráfico, admitiendo haber asesinado u ordenado el asesinato de al menos 18 personas. A menudo parecía incómodo y poco cooperativo, dando respuestas cortas.

El abogado defensor de Hernández, Omar Malone, lo presionó porque inicialmente no reveló sus tratos con 'Tony' Hernández después de que fue arrestado y comenzó a cooperar con los fiscales del gobierno. Díaz Morales dijo que al principio no dijo todo lo que sabía debido a su "miedo" al poder que tenía la familia Hernández. Malone preguntó por qué alguien que tenía la sangre de 18 víctimas de asesinato en sus manos tendría miedo.



'Tony' Hernández enfrenta cuatro cargos de tráfico de drogas, así como cargos de armas, y es acusado de sobornar a altos funcionarios hondureños para traficar con tranquilidad varias toneladas de cocaína a los grandes mercados. Era "un violento traficante de cocaína de proporciones épicas" que traficaba toneladas de cocaína con la ayuda de una red de policías, militares y políticos contra la corrupción en las montañas del noroeste de Honduras, cerca de la frontera con Guatemala, según el fiscal Jason Richman.

En una sorprendente declaración de apertura del juicio el miércoles, Richman alegó que el narcotraficante mexicano Joaquín 'El Chapo' Guzmán le entregó personalmente 'Tony' Hernandez un millón de dólares para su hermano, el presidente Hernández.

Tony Hernández se ha declarado inocente de todos los cargos. El presidente Hernández, quien es un coconspirador no acusado en el caso, también ha negado rotundamente cualquier relación con el dinero ilícito procedente de las drogas. El presidente Hernández emitió un comunicado el miércoles por la noche, en el cual rechazaba los alegatos del fiscal diciendo que era una acusacíon "100% falsa, absurda y ridícula … Esto es Alicia en el país de las Maravillas."

Las revelaciones en el caso de 'Tony' Hernández son las últimas de una serie de bombas que pintan una imagen cada vez más impactante de Honduras como un narcoestado, lo que complica aún más las relaciones con el gobierno de Estados Unidos, que ha llamado al presidente Hernández un aliado "fantástico" en la guerra contra las drogas. También parece proporcionar evidencia de la propia complicidad del gobierno hondureño en el aumento de la violencia que convirtió a ese país en uno de los países más peligrosos del mundo y obligó a cientos de miles de migrantes huir hacia el norte.


140 kilos en una década

Díaz Morales, uno de los cuatro acusados en el caso de Hernández, dijo al tribunal el jueves que traficó un total de 140 toneladas de cocaína con ‘Tony’ Hernández durante más de una década en el occidente de Honduras, antes de ser arrestado en 2017 en la ciudad de Guatemala.

Explico al jurado que vio por primera vez la cocaína marcada con TH en un cruce fronterizo clandestino entre Honduras y Guatemala llamado Traceros Santa Bárbara. "Esa cocaína me la vendió ‘Tony' Hernández", dijo al jurado. La cocaína había llegado por avioneta desde un laboratorio de drogas en la frontera entre Colombia y Venezuela, dijo. Díaz Morales dijo que lo vendió a un traficante en Guatemala, eventualmente para su entrega a los Estados Unidos.

En fotos: 'Tony' Hernandez y la lucha contra el narcotráfico en Honduras

Loading
Cargando galería

Díaz Morales dijo que pagaba $50,000 a 'Tony' Hernandez para información sobre radares de la fuerzas de seguridad para proteger cargamentos de cocaína por aire, mar y carreteras en Honduras. "Así se da cuenta si los cielos están despejados," explico el narcotraficante al jurado.

Reveló también el jueves durante su primero día de testimonio en la corte que le dio 40,000 dólares a Juan Orlando Hernández para su campaña para el Congreso en 2005, cuando la carrera política del futuro presidente aún estaba en sus primeras etapas.

Dos Rolex y un caballo peruano

El viernes, dijo que le regalo a 'Tony' Hernández dos relojes Rolex, y uno para su esposa, así como dos pistolas, un caballo peruano y un toro. También describió la compra de 4 a 6,000 municiones de fusil de asalto FAL a un oficial de policía corrupto, empacadas en cajas de metal con el logotipo del ejército hondureño.

La fiscalía también presentó como evidencia lo que dijo eran los narcolibretas de Díaz Morales para los años 2012-2017, contenidos en tres bolsas de plástico transparentes de la corte.


Publicidad