Acción Ejecutiva

Los escenarios de DACA y DAPA después que la Corte Suprema decida el futuro de la Acción Ejecutiva

El futuro de 5 millones de inmigrantes indocumentados oscila entre salir de las sombras para trabajar legalmente o seguir escondidos para que no los arresten y deporten.
7 Jun 2016 – 10:08 AM EDT

Como nada está escrito en piedra, el futuro de dos programas anunciados por el presidente Barack Obama el 20 de noviembre de 2014 es incierto. Millones de indocumentados no saben si podrán pedir el amparo de sus deportaciones y un permiso de trabajo, o deberán seguir escondidos para evitar que los arresten y los expulsen del país.

La Corte Suprema de Justicia está a punto de dar a conocer el veredicto del caso Texas versus Estados Unidos, una demanda entablada el 3 de diciembre de 2014 por 26 estados (24 de ellos gobernados por republicanos) contra la Acción Ejecutiva, un beneficio que cambió la Ley de Inmigración sin la autorización del Congreso.

La Administración, por su parte, reitera que el mandatario actuó dentro de sus facultades ejecutivas al ordenar la suspensión temporal de indocumentados que llevan tiempo en el país y no tienen antecedentes criminales.

De acuerdo con el beneficio, califican 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes legales permanentes (DAPA, por su sigla en inglés). Y también extiende la cobertura de la Acción Diferida de 2012 (DACA, por su sigla en inglés). Ambos grupos deberán demostrar que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales, entre otros requisitos.

La primera ventana se abrió el lunes 6 se cerró sin veredicto. Las siguientes están previstas para los días 9, 13, 20 y 27. En cualquiera de esas fechas puede conocerse el futuro de DACA y DAPA, pero pueden haber sorpresas, entre ellas que no se dicte una sentencia y todo quede tal como se encuentra ahora, en la incertidumbre.

Univision Noticias muestra los probables escenarios de la Acción Ejecutiva, un caso histórico en manos del máximo tribunal de justicia de Estados Unidos.


Sólo con nueve magistrados

La Corte Suprema está integrada por 9 (nueve) magistrados pero en la actualidad tiene 8 (ocho) tras la muerte, el 13 de febrero, del juez Scalia a causa de un ataque al corazón. El presidente Obama nombró en marzo al juez Merrick Garland para sustituirlo, pero los republicanos del Senado dijeron que no ratificarán a nadie hasta que asuma el nuevo presidente en enero de 2017. El impasse obliga a la Corte a tomar una decisión con sólo con 8 jueces que, al parecer, están empatados entre cuatro conservadores (John Roberts, Antony Kennedy, Clarence Thomas y Samuel Alito) y cuatro liberales (Elena Keagan, Sonia Sotomayor, Ruth Bader y Stephen Breyer). Hay quienes piensan que por lo delicado del tema, el tribunal anunciará que necesita más tiempo. Si lo hace, postergará el veredicto para el siguiente período de revisiones. De ser así, la incertidumbre sobre el futuro de DACA y DAPA se extenderá al menos un año, hasta el verano de 2017.

Fallo dividido 4 a 4

Se trataría de un escenario poco favorable para los 5 millones de indocumentados que cubre la Acción Ejecutiva. El profesor Stephen W. Yale-Loehr, de la escuela de leyes de la Universidad Cornell, explicó a Univision Noticias que en caso de un empate (4 a 4), el fallo del tribunal inferior (la medida cautelar dictada por el juez Andre S. Hanen el 16 de febrero del año pasado, que frenó la entrada en vigor los programas DACA y DAPA hasta que resuelva en su talidad la demanda de los 26 estados) prevalece como si la Corte Suprema nunca hubiese tratado el caso”.

En el supuesto caso de un empate, “los magistrados pudieran incluso detener la votación para que la decisión final sobre la Acción Ejecutiva no se quede en un limbo”, indicó a Univision Noticias Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego. “Si ellos se dan cuenta que la decisión será 4 a 4, puede que ni siquiera haya un fallo. En ese caso, incluso pueden decidir posponer el dictamen hasta que el Senado nombre o confirme al sucesor del juez Scalia. Porque si hay empate la decisión regresa al dictamen de la Corte de Texas que, mientras sigue abierto el proceso, detuvo la entrada en vigencia de DACA y DAPA”.

El abogado David Leopold, un asesor jurídico de la organización pro inmigrante America’s Voice en Washington DC, no cree que la muerte de Scalia impacte drásticamente el resultado del caso Estados Unidos versus Texas. Pero advierte que “evidentemente un empate no sería algo bueno para la Acción Ejecutiva de inmigración del presidente, ya que significaría que la decisión incorrecta de la Corte de Texas permanezca en su lugar”.


Voto a favor de Obama

Sin duda es la respuesta que espera la Administración y la comunidad inmigrante, en especial los 5 millones de indocumentados que califican para los programas DACA y DAPA.

El abogado Marshall Fitz, asesor jurídico de America's Voice, comenta que “estamos seguros de que la ley y los precedentes están de parte del gobierno, y que al menos cinco jueces estarán de acuerdo” con lo actuado por el presidente Obama el 20 de noviembre de 2014. “Y el gobierno no contaba entre esos votos el del juez Scalia”, agrega.

Leopold cree que “la mayoría de los ocho jueces en la Corte Suprema están de acuerdo en que el desafío de Texas, que detuvo DAPA y la expansión de DACA, debe ser desestimada” por el Tribunal Supremo.

“Si los jueces llegan a los méritos del caso, una mayoría concluirá en que el Presidente ha actuado bien dentro de su autoridad constitucional, y que la Acción Ejecutiva sobre las deportaciones son legales”, apuntó. “Tengo confianza en la solidez de los argumentos del presidente ante la Corte Suprema, y la muerte del juez Scalia no cambia eso”, indicó.

En caso de un voto a favor de Obama que destrabe DACA y DAPA, “la Corte enviará el dictamen al juez Hanen para que se deshaga del freno que impuso el 16 de febrero del año pasado”, dijo a Univision Noticias el abogado George Escobar, de CASA de Maryland. “El juez tendrá 20 o 25 días para tomar esa decisión. Y no descartamos que en ese período de tiempo pueda haber un movimiento legal por parte de los 26 estados, ero dudamos que sea un paso que detenga la Acción Ejecutiva del presidente Obama”.


Voto a favor de los 26

Es el peor escenario para la Casa Blanca y para la comunidad inmigrante. “Si interpretamos las preguntas que hicieron los magistrados de la Corte Suprema el 18 de abril, podemos deslindar las preocupaciones que tienen con la Acción Ejecutiva del presidente Obama sobre el alcance que tendría la misma”, dijo Velásquez. “¿Será sólo para diferir la deportación de unos 5 millones de personas indocumentadas o tendrá el efecto de legalizar a los posibles beneficiarios?”, planteó.

La pregunta no ha dejado de inquietar a las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes desde el comienzo del litigio. “Si es lo último, esto significa que el presidente Obama excedió su poder al entrar en territorio legislativo”, explicó Velásquez. Eso significaría que uno de los principales argumentos de los 26 estados que demandaron la Acción Ejecutiva el 3 de diciembre es válido desde el punto de vista jurídico.

Y también puede darse un escenario secundario en el caso de un voto favorable a los demandantes. “Si la Corte decide que Texas (estado que encabeza la acusación) tiene la autoridad legal para demandar al Ejecutivo, tal vez no tendrían que decidir los magistrados si el presidente Obama excedió su poder al emitir la acción ejecutiva”.

“La comunidad migrante, al igual que abogados de inmigración, no estamos muy optimistas sobre la decisión de la Corte Suprema”, previno Velásquez. “Los casos de inmigración siempre han sido un tema muy polémico. Y las decisiones han sido divididas. Por lo tanto, anticipamos un empate, lo cual significa que la Acción Ejecutiva no será implementada”, añadió.


Con los nervios de punta

La comunidad inmigrante está en vigilia desde el viernes de la semana pasada. “Nos mantenemos positivos sobre la decisión de la Corte”, dijo a Univision Noticias Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota. “Pero hay que estar preparados para cualquier eventualidad”.

Las eventualidades son todas menos un fallo a favor de Obama. Y en el caso de una respuesta negativa, las organizaciones no quitarán el pie el acelerador del Plan B de la Acción Ejecutiva, que consiste en llevar en noviembre a las comunidad latina a las unas para decidir al sucesor de Obama y a los miembros del nuevo Congreso (la totalidad de los 435 asientos de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, 33 de 100 curules).

“El voto latino ha sido clave en las últimas cuatro elecciones presidenciales”, advirtió Monterroso. “Lo que nos queda es seguir movilizando a nuestra comunidad para participar en las ornas el 8 de noviembre y así buscar una solución a largo plazo al problema de los 11 millones de indocumentados”.

La solución es la misma que respalda la Casa Blanca: una reforma migratoria amplia como la aprobada por el Senado el 27 de junio de 2013 y que fue detenida por el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes.

Si se puede con 8

A la pregunta si la Corte Suprema puede tomar una decisión con 8 (ocho) miembros, la respuesta es sí. Nada impide que el tribunal decida el futuro de la Acción Ejecutiva sin el sustituto del juez Scalia.

“Sí puede hacerlo”, dijo a Univision Noticias Víctor Nieblas, presidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés). Mencionó que en 2012 el tribunal falló con ocho jueces (5 a 3) sobre la Ley de Arizona SB 1070. La jueza Elena Kegan se abstuvo porque un año antes se involucró, previo a ser ratificada por el Senado, en la oposición judicial a la enmienda de bloqueo que emprendió el Gobierno de Obama a través del Departamento de Justicia.

Sin embargo, Velásquez reiteró que “los temas de inmigración, por lo general en casi todos los casos, han sido resueltos con una votación 5-4". Y dijo que la Corte Suprema "siempre ha estado muy dividida en cuestiones políticas de inmigración, nunca ha sido unánime, siempre ha habido una decisión con un margen muy pequeño, decisiones apretadas”.

Añadió que tras la muerte del juez Scalia, “en teoría habrá empate” pero nada está escrito en piedra. "Todo puede suceder".

Nieblas explicó que en el supuesto caso de un empate 4 a 4 y se quede la decisión del juez Hanen del 16 de febrero de 2014, “no le quita el derecho al gobierno de ir a otra Corte (instancia) de Apelaciones -quedan 11 más- que pueden decidir a favor de DAPA y DACA, como por ejemplo el 9º o el 2º Circuito”. Si este es el caso, “si otra corte de apelaciones decide que sí pueden entrar en vigor los programas de la Acción Ejecutiva suspendidos por el tribunal de Texas, entonces se respetará DAPA y DACA en esa jurisdicción”.

Pero en este caso es probable que no haya tiempo, y para cuando se conozca un veredicto final, halla otro inquilino en la Casa Blanca.

Lea también:

Más contenido de tu interés