null: nullpx
Coronavirus

Coronavirus: California da luz verde para la reapertura de restaurantes, oficinas y centros comerciales

El gobernador Gavin Newsom anunció que los cambios les permitirán a los condados avanzar de manera más rápida a través de la fase 2 de su plan de reapertura, sin embargo, recordó que las regulaciones locales implementadas a causa del coronavirus tendrán prioridad sobre la orden estatal.
12 May 2020 – 07:04 PM EDT

California continúa avanzando en su reactivación económica y a partir de este martes las oficinas, restaurantes, centros comerciales y otros negocios podrán reanudar operaciones en los condados que reciban autorización directa del gobierno estatal, luego de cumplir casi dos meses cerrados a causa de la pandemia de coronavirus.

El gobernador Gavin Newsom anunció que los nuevos cambios al toque de queda les permitirán a los condados moverse de manera más rápida a través de la fase 2 de su plan de reapertura, sin embargo, recordó que las regulaciones a nivel local tendrán prioridad sobre la orden de confinamiento estatal.

Newsom adelantó que las compañías con oficinas que no tengan capacidad de permitir que sus empleados trabajen de manera remota podrán volver a operar, siempre y cuando cumplan con lineamientos que incluyen principalmente reglas relacionadas con el distanciamiento social, el uso de cubrebocas y mantener a los trabajadores informados sobre las medidas para prevenir contagios de coronavirus, entre otros.

De igual forma, otras industrias de personal limitado como los autolavados, establecimientos para el aseo de mascotas y museos al aire libre podrán volver a operar luego de recibir la luz verde por parte del gobernador.

El mandatario también anunció nuevos lineamientos para la reapertura de centros comerciales y restaurantes, dos de las industrias más golpeadas por la pandemia y el toque de queda en California, pero anticipó que solo podrán operar en los condados que reciban la autorización directa de las autoridades estatales.

Por ahora, los condados de Butte y El Dorado, en el norte de California, son los únicos que cumplen con todos los criterios establecidos por el gobierno del estado para adelantarse a una nueva etapa de la fase 2, sin embargo, Newsom adelantó que su oficina está en contacto con 27 condados para discutir estos parámetros y se espera que este mismo martes más jurisdicciones se unan a la lista.

“La orden estatal brinda la oportunidad a los gobiernos locales de ajustarse a la norma, pero ellos pueden escoger. Regiones como el Área de la Bahía y sus cinco condados pueden elegir ser un poco más restrictivos”, dijo Newsom en rueda de prensa.

Lineamientos específicos


Los cambios al toque de queda estatal se unen al relajamiento de las restricciones que el gobernador Gavin Newsom anunció como parte de la primera etapa de la fase 2 del plan de reapertura, las cuales incluyen comercios como librerías, florerías, tiendas de música, jugueterías, tiendas de antigüedades, mueblerías, establecimientos de cosméticos y suministros de belleza.

Pero al igual que en todas las anteriores, los lineamientos para los centros comerciales, tanto cerrados como al aire libre, contemplan una operación limitada que solo permitirá que los clientes recojan los productos en la puerta de los establecimientos, lo que en inglés se conoce como ‘curbside/storefront pickup’. Además, los condados deben obtener la aprobación directa del gobierno estatal para hacerlo.

Los que reciban la luz verde, deberán realizar ajustes para cumplir con las normas de distanciamiento social, facilitar el uso de mascarillas en todo momento por parte de clientes y empleados, desinfectar de forma constante sus instalaciones y asegurarse que los comercios que pertenecen a la última etapa de la fase 2 y la fase 3 permanezcan cerrados.

Esos establecimientos incluyen cines, bares, spas, salones de belleza, cuidado de uñas y gimnasios, entre otros.

Newsom reconoció también la presión existente para la reapertura de la industria restaurantera, que ha ido en picada desde que comenzó la pandemia de coronavirus.

En el caso de los restaurantes, que de momento solo podrán recibir comensales en los condados de Butte y El Dorado, la guía del gobierno estatal establece que deberán realizar ajustes para priorizar que los comensales puedan sentarse al aire libre, además de implementar un sistema de reservaciones y pedirles a los clientes que esperen en sus vehículos hasta que sus mesas estén disponibles.

También se les recomienda la utilización de menús desechables, suspender el uso de condimentos y utensilios compartidos en las mesas, automatizar la apertura de puertas, tener desinfectante a disposición de clientes y empleados, y limitar el número de personas que pueden compartir una mesa, entre muchos otros requisitos.

El gobernador advirtió que aún cuando los condados cumplan con todos los parámetros establecidos por las autoridades de salud estatales, establecimientos como los salones de belleza, el cuidado de uñas, gimnasios y centros de tatuaje deberán permanecer cerrados, al ser considerados de alto riesgo.

También continúa prohibida la operación de bares, viñedos, cervecerías y destilerías, a menos que sirvan alimentos y se ajusten a los lineamientos que aplican a los restaurantes.

De igual forma, el toque de queda mantiene la prohibición para cines, museos cerrados, galerías de arte, zoológicos, bibliotecas, centros de convenciones y conciertos, arenas deportivas, festivales, centros nocturnos y discotecas, parques de diversiones, servicios religiosos en masa, piscinas públicas y zonas de juegos infantiles.

Una apertura "frustrantemente lenta" en la Bahía


Newsom ha sido enfático en sus conferencias de prensa sobre el peso que tienen las órdenes de confinamiento locales en medio de la pandemia de coronavirus. Al fin de cuentas, los condados tienen la libertad absoluta de mantener sus restricciones por cuanto tiempo crean necesario.

En ese sentido, los condados de la Bahía de San Francisco cuentan con sus propios indicadores que les permitirán marcar el ritmo para la reactivación de la economía, pero todo indica que, así como fueron los primeros en decretar un toque de queda, también serán los últimos en salir de él.

La doctora Sara Cody, directora de salud del condado de Santa Clara y uno de los artífices de las medidas de distanciamiento social vigentes en la región, anticipa que el regreso a la normalidad en el Área de la Bahía será “frustrantemente lenta”, y les advirtió a los casi 8 millones de residentes “mantener la paciencia”.

“Las condiciones en nuestro condado en realidad no han cambiado. No tenemos inmunidad repentina. No tenemos una vacuna. Estamos en las mismas condiciones que había en marzo. Así que si relajamos (el toque de queda), veríamos un repunte abrupto de contagios, hospitalizaciones y de muertes para ser directa”, dijo en una entrevista con medios locales.

Y si bien los condados de la región han actuado en coordinación desde que comenzó la pandemia, hay indicios de que cada uno decidirá cuándo y cómo avanza en su plan local de reactivación económica.

San Francisco, por ejemplo, dijo que algunos negocios podrán reabrir con modificaciones a partir del 18 de mayo, entre ellos las florerías, librerías, tiendas de música, jugueterías, y establecimientos que suministran artículos de arte, belleza y cosméticos, aunque solo para que los clientes recojan los productos en sus puertas.

Los condados del norte de la Bahía de San Francisco también avanzan más rápido que sus vecinos. Solano, Sonoma y Napa han permitido ya que las joyerías, zapaterías, mueblerías, tiendas deportivas y de ropa reabran sus puertas al ser considerados comercios de bajo riesgo.

Sigue nuestra cobertura sobre la pandemia y encuentra los recursos que ofrecen las autoridades y las organizaciones no lucrativas para sobrevivir a la crisis del coronavirus:

Coronavirus: estas seis cosas deben ocurrir para que California pueda levantar su toque de queda

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés