null: nullpx
Asesinato de Jovenel Moise

Haití a un año del magnicidio: sin presidente, sin pistas del asesinato y sumido en la violencia pandillera

Los grupos de derechos humanos de Haití acusan al gobierno de bloquear la investigación para encubrir quién está detrás del asesinato.
Publicado 7 Jul 2022 – 10:40 AM EDT | Actualizado 7 Jul 2022 – 11:13 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un año después de que el presidente de Haití, Jovenel Moise, fuera asesinado el 7 de julio de 2021, la investigación sobre su muerte está estancada y el país se consume por una ola de violencia de bandas y secuestros como nunca antes se había visto en su caótica y a menudo sangrienta historia.

Más de 40 personas han sido encarceladas en Haití -en condiciones de hacinamiento e inhumanas- por su presunta implicación en el asesinato. Entre ellas se encuentran un pastor haitiano-estadounidense, Christian Sanon, 18 ex soldados colombianos y el jefe de seguridad del Palacio Nacional, Dimitri Hérard, que anteriormente estaba siendo investigado por la DEA por tráfico de drogas.

El FBI está llevando a cabo su propia investigación y hay tres sospechosos encarcelados en Miami acusados de estar relacionados con el asesinato, entre ellos un soldado colombiano, Mario Palacios, un empresario haitiano y antiguo informante de la DEA, Rodolphe Jaar, y un antiguo senador haitiano, John Joël Joseph.

Pero los autores intelectuales del asesinato -y el motivo del crimen- aún no han sido identificados.

La conexión Miami del magnicidio

Una empresa de seguridad de Miami que contrató a los colombianos también está siendo investigada por las autoridades estadounidenses, aunque sus propietarios están cooperando con las autoridades y no han sido arrestados ni acusados de delito.

" Hemos aprendido mucho. Pero hay muchos agujeros", dijo Jake Johnston, analista de Haití en el Centro de Investigación y Política Económica (CEPR) en Washington DC. "La investigación está avanzando en Estados Unidos, quizás no avanza tan rápido o en absoluto en Haití. Pero todavía hay enormes preguntas sin respuesta. Siguen faltando grandes piezas que hacen que todo no tenga sentido", añadió.

En el primer aniversario del asesinato, el gobierno de Joe Biden declaró su compromiso de ayudar a averiguar la verdad y castigar a los responsables. "El gobierno de Estados Unidos ha hecho todo lo posible para ayudar a las autoridades haitianas en la investigación del asesinato del presidente Moïse. Apoyamos una investigación exhaustiva e independiente," escribió Brian Nichols, secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, en una columna de opinión publicada por The Miami Herald.

Moise fue el primer presidente electo de América asesinado en el cargo desde Maurice Bishop en la pequeña isla caribeña de Granada en 1983, y el primero en Haití desde 1915.

Vacío de poder en Haití tras el asesinato de Moise

Haití no ha tenido un presidente desde el asesinato de Moise, y no está claro cuándo se elegirá un nuevo jefe de Estado. El actual primer ministro, Ariel Henry, a quien Moise había nombrado primer ministro el día antes del asesinato, no parece tener prisa en convocar elecciones.

A pesar de contar con el apoyo de Estados Unidos y una alianza de países que también incluye a Francia y Canadá, así como a representantes de la Organización de Estados Americanos y de las Naciones Unidas, el gobierno de Henry no ha conseguido hacer avanzar la investigación.

Se han asignado cinco jueces de instrucción diferentes al caso; los cuatro anteriores dimitieron o fueron despedidos. El pasado mes de septiembre, Henry despidió a su ministro de Justicia y a un fiscal después de que se le citara para responder a preguntas sobre las llamadas telefónicas entre él y uno de los principales sospechosos del asesinato, horas antes y después de que se produjera. Henry ha negado cualquier implicación, y fue invitado a participar en la Cumbre de las Américas de jefes de Estado en Los Ángeles el mes pasado.

"No se puede hablar de democracia. No hay democracia. No hay estado de derecho en Haití. Lo que hay es impunidad", dijo Pierre Esperance, director de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH). "Tenemos una alianza de cohabitación entre las bandas y las autoridades. No hay voluntad por parte del gobierno de hacer justicia para Jovenel Moise, porque hay mucha gente que está en el gobierno y que está implicada en este caso", añadió.

Los familiares de los 18 militares encarcelados organizaron el jueves un plantón en Bogotá en el que pidieron "el respeto a la vida, la verdad, la justicia y la libertad" de los detenidos. "Un año después de los lamentables hechos que llevaron a la muerte del Presidente de la República de Haití .... seguimos muy confundidos por la forma como se ha dado a conocer la información a la opinión pública, aún seguimos exigiendo explicaciones, esperando respuestas y luchando por obtener justicia, verdad y respeto por los derechos humanos de nuestros familiares sumidos en esta terrible tragedia."

La justicia es incapaz en Haití

Según Samuel Madistin, uno de los abogados que representan a dos sospechosos encarcelados, el sistema judicial haitiano es incapaz de investigar el asesinato del presidente debido a los obstáculos deliberados para bloquear cualquier tipo de justicia.

"No se respetan los plazos, no se respetan las normas, no se respetan las leyes. Tenemos todos los ingredientes para una forma de denegación de justicia", dijo. "También hay un miedo que pesa sobre el poder judicial cuando se trata de casos complejos, como el caso del asesinato del presidente, que hace que en la práctica los jueces no sean lo suficientemente valientes para cumplir con sus obligaciones legales", añadió.

Los asesinos contaban con la corrupción política y el débil sistema judicial de Haití, según Bianca Shinn-Desras, defensora de la justicia social casada con el ex senador haitiano Simon Desras. "La justicia en Haití tarda en llegar. Es intencionada. De lo contrario, nunca se habrían atrevido a hacer lo que hicieron", dijo. "Sabían que podían salirse con la suya. Subestimaron la dejadez de la operación, pero nunca subestimaron la ineficacia del sistema judicial en Haití", añadió.

La verdad en el caso Moise era vital para ayudar al país a ganar algo de fe en la democracia y el estado de derecho, dicen los activistas de derechos humanos. "No es sólo por Moise y su familia. Es por todas las demás víctimas. Que han muerto antes y después de él", dijo Shinn-Desras.

Los inmigrantes haitianos inundan la frontera sur de Estados Unidos, o migran por el mar

Decenas de miles de haitianos han intentado llegar a Estados Unidos por tierra y mar en el último año, en parte con la esperanza de que el gobierno de Joe Biden pudiera tener una visión más comprensiva de su situación que Donald Trump, que calificó a Haití de país "agujero de mierda".

El pasado mes de septiembre, después de que salieran a la luz imágenes que mostraban a agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo persiguiendo a migrantes haitianos en Del Río (Texas), Biden condenó el trato inhumano de los solicitantes de asilo. Pero la Administración Biden ha seguido deportando a los haitianos en cifras récord, expulsando a más de veintiséis mil haitianos sólo en los últimos meses.

En mayo, un barco con 840 haitianos desembarcó en el centro de Cuba, el mayor desembarco de una sola embarcación en décadas, mientras que la Guardia Costera estadounidense repatría habitualmente a los interceptados en el mar.

El éxodo se debe en gran parte a la ruptura del orden público tras el asesinato de Moise. Un mes después se produjo un gran terremoto que mató a más de 2,200 personas en el suroeste de Haití y destruyó decenas de miles de hogares.


La violencia está dirigida por bandas locales en la capital, Puerto Príncipe, y en las zonas circundantes, que se dedican a secuestrar, violar e incendiar, según los grupos de derechos humanos. A finales de abril y mayo, una batalla entre dos bandas - los 400 Mawozo (que se traduce aproximadamente como "400 idiotas" en español) y Chen Mechan (Perros Malvados)- se saldó con la muerte de casi 200 personas en una región al noreste de Puerto Príncipe.

Cargando Video...
Piden un millón por persona: lo que se sabe del secuestro de 17 misioneros, la mayoría estadounidenses, en Haití

En junio, otra banda fuertemente armada con el nombre de 5 Segonn (Cinco Segundos) tomó uno de los mayores juzgados de Haití, quemó documentos y se apoderó de ordenadores y cajas fuertes llenas de pruebas en casos que se tramitan en los tribunales. Esta semana los miembros de la banda también atacaron el edificio del Parlamento de Haití, pero fueron repelidos.

Desde el asesinato, la atención del mundo se ha visto distraída por otros acontecimientos, como la caótica retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán y la guerra en Ucrania. "Haití sigue en una situación desesperada y Estados Unidos siempre se ha centrado en la estabilidad de Haití, pero no se ha centrado en las causas de la inestabilidad", dijo el ex enviado especial de Estados Unidos a Haití, Dan Foote, que dimitió en septiembre en oposición a la política estadounidense.

"La gente no tiene voz, la pobreza, la corrupción, la cleptocracia, la falta de oportunidades. Así que, como resultado, cuando se vuelve inestable, se pone muy mal", añadió.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Asesinato de Jovenel MoiseDerechos humanosDimitri HérardDemocraciaHaití

Más contenido de tu interés