null: nullpx
Asesinato de Jovenel Moise

Implicado en el magnicidio en Haití estuvo en la mira de EEUU por narcotráfico y nunca fue arrestado

El jefe de la guardia presidencial de Haití fue blanco de una investigación de Estados Unidos sobre un cargamento masivo de drogas en 2015, así como de tráfico de armas. Pero Dimitri Hérard nunca fue acusado de un delito. Por el contrario, fue promovido y ascendió rápidamente en el escalafón policial. Ahora es sospechoso del asesinato del presidente Moïse.
1 Sep 2021 – 03:02 PM EDT
Comparte
El Manzanares en Terminal Varreux, Port-au-Principe, Haiti, 30 de abril, 2015 / Dimitri Hérard Crédito: Tony Sales / ShipSpotting.com / Facebook / Michel Martelly / David Maris / Univision

En abril de 2015, un barco que transportaba azúcar desde Colombia atracó en Haití. Estaba siendo descargado por los estibadores cuando un paquete de drogas se abrió en el muelle, lo que llevó al descubrimiento de un enorme cargamento de cocaína y heroína.

A bordo del barco, oculto bajo los sacos de azúcar, los agentes sospechaban que había más de 700 kilos de cocaína y 300 kilos de heroína, por un valor de más de 100 millones de dólares, según la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA).

Pero la mayor parte de la droga no se encontró. Tras 28 días de registro del buque mercante Manzanares por parte de la DEA y los guardacostas estadounidenses, sólo se recuperó unos 107 kilos de cocaína y 13 kilos de heroína.

Más tarde se supo que parte de la droga había sido sustraída por vehículos con matrícula del Palacio Presidencial, supervisados por la policía local, según testigos.

Uno de los sospechosos era un agente de policía de rápido ascenso, Dimitri Hérard, que más tarde se convertiría en jefe del gran dispositivo de seguridad del presidente, la Unidad de Seguridad General de la Guardia del Palacio Nacional, o USGPN.

Hérard está ahora encarcelado en Haití, sospechoso de haber participado en el asesinato del presidente Jovenel Moïse, cuando un grupo de exmilitares colombianos irrumpió en la residencia presidencial el 7 de julio, encontrando misteriosamente poca o ninguna resistencia por parte de la seguridad de Hérard y del palacio.

Resulta que Hérard había estaba bajo investigado por funcionarios estadounidenses durante años, según un exagente de la DEA que está denunciando la corrupción en Haití y dentro de la propia agencia antidrogas. "Hérard era una persona importante en el caso Manzanares", dijo a Univision Noticias el exagente Keith McNichols en una entrevista de dos horas.

McNichols dijo que se reunió con Hérard al menos dos veces en la embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe tras la incautación de la droga en 2015. Otra antigua fuente de las fuerzas de seguridad en Haití dijo a Univision Noticias que la casa de Hérard fue registrada y sus padres detenidos brevemente por la policía antinarcóticos haitiana. "Él sabía que era un blanco de la investigación", dijo la fuente.

Embarazoso

Hérard también es objeto de otra investigación estadounidense relacionada con tráfico de armas en Haití, según un informe de Jake Johnston, investigador del Center for Economic and Policy Research (CEPR) de Washington DC, que citó múltiples fuentes tanto de Haití como de Estados Unidos. Además, obtuvo una mención desfavorable en un informe sobre derechos humanos del Departamento de Estado de 2019.

Sin embargo, de alguna manera, nada de esto pareció perjudicar la carrera de Hérard.

"Si resulta que alguno de los implicados en el asesinato ya estaba en el punto de mira de las fuerzas de seguridad estadounidenses, esta investigación tiene la posibilidad de repercutir en Estados Unidos de forma realmente negativa," dijo Johnston.


Al menos 44 personas, entre ellas 18 exsoldados colombianos y varios policías haitianos, fueron detenidas tras el asesinato. El motivo del magnicidio aún no está claro y el misterio también rodea a los autores intelectuales. Agentes del FBI y del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) están ayudando en la investigación.

Además de la incapacidad de los guardias de seguridad del presidente para protegerlo, también han surgido otras pruebas que incriminan a Hérard.

La noche del asesinato, Moïse. habría llamado desesperadamente a Hérard en busca de refuerzos mientras la residencia era atacada por los comandos colombianos. Herard dijo que traería refuerzos, pero nunca llegó a la residencia y más tarde se le vio hablando despreocupadamente con los conductores en un control policial cerca de la vivienda, según los testigos.

En cambio, Hérard estaba supuestamente en "comunicación constante" con algunos de los que tramaban el asesinato y ayudó a proporcionar armas, según la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos de Haití (RNDDH), que publicó su propio informe el fin de semana pasado, basado en entrevistas con algunos de los sospechosos detenidos, así como en entrevistas con la Policía Judicial de Haití (DCPJ).

Hérard " era responsable de suministrar armas y municiones a los miembros del comando, incluyendo rifles de asalto, botes de gas lacrimógeno, granadas de mano y sierras eléctricas", dijo el RNDDH. El informe no especifica de dónde proceden las pruebas. Uno de los autores del informe, Pierre Esperance, dijo que se basa en "múltiples fuentes".

El abogado de Hérard, Jean Patrick Vandal, dijo a Univision Noticias que no podía hacer comentarios sobre el caso y que aún no ha tenido la oportunidad de reunirse con su cliente tras su detención.

Cargando Video...
Presidente de Haití es asesinado a tiros en su casa


Una fuente que habló con Hérard en la cárcel lo describió como nervioso, temeroso de que los agentes estadounidenses que investigan el asesinato puedan utilizar el caso Manzanares para presionarlo a confesar su participación en el asesinato.

Ascenso rápido

Hérard fue enviado a Ecuador por tres tres años para formarse en el Colegio Militar 'Eloy Alfaro', especializada en inteligencia. Dos años después del incidente del Manzanares entró en la guardia de palacio del presidente y se convirtió en jefe de la USGPN en febrero de 2017, poco después de la toma de posesión del presidente Moïse.

Actualmente con sólo 34 años, su rápido ascenso en las filas de la policía se debe en parte a que es una especie rara en Haití: un militar formado en un país sin ejército. Pero Esperance, y otros, sospechan que también disfrutó de protección política de alto nivel.


"Es un tipo muy, muy inteligente. Dudo que esté involucrado", dijo Luc Edwin Ceide, que se graduó en la misma academia militar unos años antes que Hérard y ahora es alcalde de Saint Louis du Sud, una de las ciudades más afectadas por el terremoto del 14 de agosto en el sur de Haití.

"Los chicos como nosotros tenemos una buena educación, una buena formación. No hay gloria en lo que le pasó al presidente", dijo Ceide, de 51 años, un excomisario de policía que asistió a un curso de gobierno en la Universidad de Harvard


Mientras servía en la policía, Hérard también se ha visto implicado en abusos contra los derechos humanos. El informe sobre el tema del Departamento de Estado de 2019 menciona que Hérard "disparó e hirió a dos civiles" en Puerto Príncipe el 10 de junio. Tras el incidente, varios testigos persiguieron el vehículo de Herard sobre el que él y otros policías "abrieron fuego contra el grupo de civiles, provocando otros dos heridos".


Hérard y su hermana son propietarios de empresas junto con Carl Martin, un haitiano-estadounidense y antiguo oficial de la Marina de Estados Unidos, según un informe detallado de Johnston para el CEPR. También pretendían fabricar armas y municiones en Haití.

Martin, recibió un contrato del Departamento de Estado por valor de 73,000 dólares en noviembre de 2019 para proporcionar un "kit de material antidisturbios" para una unidad de control de multitudes de la Policía Nacional de Haití, según la base de datos de contratación del gobierno estadounidense.

Hérard y Martin estaban "operando uno de los negocios de armas más lucrativos del país", informó Johnston, citando una fuente conocedora.

Martin declinó hacer comentarios cuando fue contactado por Univision Noticias.

Un funcionario del Departamento de Estado confirmó que su oficina de Narcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley (INL) emitió el contrato para X-International a Martin en 2019. Pero dijo que INL "no proporciona asistencia" a los guardias de seguridad del palacio y que "no tenía conocimiento de ninguna asociación" entre Martin y Hérard.

Caso Manzanares y la DEA

No se sabe si la investigación sobre el asesinato del presidente está vinculada de alguna manera con el caso Manzanares, aunque muchos observadores sospechan que las drogas podrían haber jugado un papel en el motivo, especialmente si alguno de los involucrados temía que los arrestos -y la extradición a Estados Unidos- fueran inminentes.

Herard es el único sospechoso del caso Manzanares que también está detenido por su presunta participación en el asesinato.

Los denunciantes de la DEA alegan una cultura de "corrupción y mala conducta desenfrenada" en la oficina de la DEA en Haití - con sobornos y colusión con los narcotraficantes - que contribuyó a que no se procesara a los responsables del caso Manzanares.

La oficina de la DEA en Haití es una de las más activas del Caribe debido al historial de narcotraficantes que se aprovechan de su escasa capacidad policial y de un sistema judicial notoriamente corrupto.

El 5 de abril de 2015, McNichols dijo que recibió una llamada en su oficina de su homólogo en la BLTS, la policía antinarcóticos de Haití. " Un barco había llegado y había drogas", dijo McNichols a Univision Noticias. "Bajé inmediatamente al puerto. Un paquete de drogas se había abierto y había un gran frenesí con los estibadores... Mataron un tipo que recibió un disparo", añadió.

En medio de la confusión, hombres con uniformes de la guardia presidencial y de otras policías llegaron en vehículos y se apoderaron de algunas de las bolsas de cocaína y heroína, antes de huir, dijeron algunos testigos. Entre los que supuestamente daban órdenes estaba Hérard.

Hérard admitió haber estado presente en la terminal, pero dijo que estaba allí para reunirse con uno de los propietarios para discutir un posible negocio de armas de fuego y seguridad, según un funcionario familiarizado con la investigación. El policía negó cualquier implicación con las drogas.

Los investigadores sospechan que el Manzanares habia realizado al menos dos envíos anteriores de droga de Colombia a Haití sin ser detectados.

Entre los arrestados a raíz de los hechos se encuentran dos haitianos pertenecientes a dos de las familias más ricas del país. Pero, un juez haitiano dejo libre a la mayoría de los sospechosos iniciales, incluyendo a la tripulación del Manzanares.

El comandante de la unidad antidroga de Haití, Joris Mergelus, también quedó bajo sospecha de haber aceptado sobornos y de intentar proteger a los narcotraficantes. Mergelus negó rotundamente cualquier vínculo con los narcotraficantes en una entrevista con The Miami Herald .

En 2017, Mergelus fue destituido de su cargo y en junio de 2019 voló a Estados Unidos donde pidió asilo. Su solicitud fue denegada y un mes después fue deportado a Haití y despedido de la policía, según documentos visto por Univision Noticias.

El estibador Gregory George

La única persona acusada en el caso fue un estibador haitiano Gregory George. Tras pasar cuatro años en la cárcel en Haití, George fue extraditado a Miami, donde quedó en libertad.

En su sentencia, su abogado y los fiscales dijeron que merecía una condena leve por su cooperación con las autoridades estadounidenses, sugiriendo que había recibido amenazas de muerte en Haití.

"Hubo varios atentados contra su vida, incluidos intentos mientras cooperaba con Estados Unidos mientras estaba encarcelado en Haití", dijo el fiscal Kurt Lunkenheimer. "Debido a esos atentados contra su vida... Estados Unidos decidió que era el momento de sacarlo de allí por su propia seguridad porque temíamos por su vida, así que lo acusamos y lo extraditamos/expulsamos de Haití para que se enfrente a estos cargos", dijo.

Desde que llegó a Estados Unidos, George siguió cooperando con los fiscales que investigan a los involucrados en el caso Manzanares, añadió.

George se disculpó ante el tribunal. "Pido perdón a Dios y a mi familia, que está en grave peligro en Haití", dijo. "Uno comete errores cuando es muy joven y ahora que he aprendido esta lección, me gustaría volver a empezar", añadió.

Denuncias: "Un nido de hormigas"

El ascenso de Hérard a la jefatura de la guardia de palacio, a pesar de su historial irregular, es uno de los muchos elementos desconcertantes de la investigación sobre el asesinato de Moïse.

"En Haití, cuanto más corrupto eres, más se puede confiar en ti. Es el reverso de cualquier sociedad civil", dijo Mike Vigil, antiguo jefe de operaciones de la DEA en el Caribe.

"Los poderes fácticos quieren a alguien que esté de acuerdo con la corrupción endémica que envuelve a Haití. Así que, cuanto más corrupto seas, más vas a ascender en el escalafón", añadió Vigil.


McNichols dice que no entiende por qué no se presentaron más cargos y sus informes fueron ignorados por sus superiores. Después de llegar a Haití en 2014, McNichols y otro agente de la DEA, George Greco, dicen que descubrieron que otros agentes estaban robando fondos operativos en connivencia con oficiales antinarcóticos haitianos.

"Un supervisor de la DEA estaba involucrado en un montón de actividades que considero ilegales y poco éticas", dijo McNichols.

Documentaron un total de 160,000 dólares en sobornos, y McNichols calcula que podría sumar 1.2 millones de dólares, "quizá más". "He auditado los libros de BLTS. Utilizaron recibos falsos. Documenté numerosos pagos", dijo, y asegura haber creado incluso una hoja de cálculo que presentó a sus superiores.

Al mismo tiempo, los agentes que avanzaban en la investigación del caso Manzanares consiguiendo dar la vuelta a varios informantes útiles. Sin embargo, dice que no estaba recibiendo el apoyo de sus jefes en la División del Caribe de la DEA. " Para ellos, era como si estuviera abriendo un nido de hormigas. Sentían que era un alborotador y me hicieron la vida imposible", asegura.

McNichols y otro agente de la DEA presentaron varias denuncias con la ayuda de un grupo llamado Proyecto de Responsabilidad Gubernamental que protege a funcionarios que quieren presentar denuncias basadas en información interna de las oficinas en las que trabajan, centradas en la conducta impropia que dicen haber presenciado en Haití.

Una investigación realizada por la Oficina de Asesoría Especial de Estados Unidos (OSC), determinó que la oficina de la DEA en Haití "no llevó a cabo adecuadamente su investigación" de la incautación de drogas y que "un funcionario de la DEA conspiró con las fuerzas del orden haitianas para destruir las pruebas de drogas incautadas a los Manzanares".

En una carta dirigida a la Casa Blanca el 30 de julio, el Asesor Especial rechazó en gran medida la defensa de la DEA de su oficina en Haití e instó a la agencia "a revisar más de cerca sus operaciones en Haití y ... mejorar su eficacia."


Un portavoz de la DEA declinó hacer comentarios sobre las acusaciones. La carta de la OSC afirma que la oficina antidrogas rechazó las alegaciones, diciendo que "no encontró pruebas suficientes... de que la DEA negara recursos para la investigación del Manzanares".

La DEA sigue investigando la incautación del Manzanares y aún está examinando posibles cargos penales con los fiscales, según la carta del OSC. No menciona el nombre de Hérard o ningún otro blanco de la investigación.

McNichols se retiró de la DEA después de 23 años, pero dice que planea continuar su lucha para llegar al fondo del caso.

"Quiero contar mi historia para mejorar las cosas para mis antiguos colegas de la DEA y para los futuros denunciantes", dijo.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Asesinato de Jovenel MoiseCocaínaDimitri HérardFBIEstados Unidos

Más contenido de tu interés