null: nullpx
Logo image
Asesinato de Jovenel Moise

¿Dio una empresa de Miami "apoyo material" al magnicidio en Haití?

Las investigaciones de la policía haitiana y del FBI destacan posibles vínculos entre CTU y su empresa hermana CTU Federal Academy con algunos de los sospechosos de asesinar al presidente Jovenel Moïse. (Read this article in English)
Publicado 6 Feb 2022 – 08:44 AM EST | Actualizado 6 Feb 2022 – 02:49 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Han pasado seis meses desde que los agentes federales ejecutaron órdenes de registro en el sur de Florida centradas en una empresa de seguridad, Counter Terrorist Unit o CTU, a la que se vinculado al asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, el pasado mes de julio.

Aunque una investigación de la policía haitiana la identificó en un primer momento como posible apoyo en la financiación y el entrenamiento de un equipo de ex soldados colombianos acusados de haber llevado a cabo el asesinato, había pocas pruebas de que sus propietarios supieran realmente algo sobre el complot para matar a Moïse.

Tras el magnicidio se detuvo a decenas de sospechosos en Haití, entre ellos 17 ex soldados colombianos, pero la investigación se ha paralizado.

En cambio, la investigación paralela en Estados Unidos, dirigida por el FBI y agentes de Homeland Security Investigations (HSI), se ha acelerado en las últimas semanas tras la detención de tres sospechosos clave que huyeron de Haití tras el crimen. Dos de ellos se encuentran ahora bajo custodia estadounidense, acusados por su presunta participación en la conspiración de asesinato.

La investigación estadounidense ha revelado nuevos vínculos entre CTU, su empresa hermana CTU Federal Academy y algunos de los sospechosos encarcelados en Haití, lo que podría exponer a sus propietarios a cargos de conspiración relacionados con el atentado contra Moïse.

El presidente Moïse fue asesinado la noche del 7 de julio por un grupo de exsoldados colombianos contratados unas semanas antes por CTU Federal Academy, según un informe de la policía haitiana, del que Univision Noticias obtuvo una copia.

El copropietario de CTU Federal Academy, el empresario venezolano-estadounidense Antonio Intriago, ha negado tener conocimiento previo del plan de asesinato y sostiene que fue "engañado", según sus abogados, Gilbert Lacayo y Joseph Tesmond.

Su socio, un excontratista militar colombiano, Arcángel Pretel, no ha hecho declaraciones públicas sobre lo ocurrido y se desconoce su paradero.

CTU Federal Academy contrató a los colombianos para que hicieran labores de seguridad en Haití como parte de un acuerdo con un pastor haitiano-americano, Christian Sanon, con aspiraciones políticas, según el informe de la policía haitiana y los abogados de Intriago.

Nuevas detenciones y una carta

Como parte de la investgación estadounidense, dos agentes del FBI han afirmado en declaraciones juradas separadas que los conspiradores acusados en Haití se pusieron en contacto con personas no identificadas en Miami a finales de junio para pedir ayuda en la detención de Moise y su destitución. En una carta, los conspiradores afirmaban que Moïse ya no era el jefe de Estado legítimo del país, pues su mandato había expirado y gobernaba como un "dictador".

Los agentes del FBI dijeron que uno de los conspiradores, identificado sólo como "co-conspirador nº 1", voló al sur de Florida el 28 de junio con la carta, pero no dijo a quién iba dirigida. Los agentes del FBI dijeron que la carta fue firmada por un juez en presencia de uno de los conspiradores, un narcotraficante convicto y ex informante de la DEA, Rudolphe Jaar, que fue detenido a principios de este mes en la República Dominicana y extraditado a Miami. Jaar fue acusado la semana pasada por su supuesto papel en la conspiración de asesinato.


Los abogados de Intriago confirmaron que recibió una carta muy parecida a la descrita por el FBI, entregada por James Solages, un ex guardia de seguridad haitiano-americano que trabajó estrechamente con Sanon y los colombianos en Haití, en parte como traductor.

Solages no era empleado de la CTU, pero representó a Intriago que podía abrir puertas en Haití y ofrecer oportunidades de inversión y contratos de seguridad, según los abogados de la CTU.

Sin embargo, la declaración jurada del FBI describió al 'Co-conspirador nº 1' como el responsable directo de "proporcionar equipamiento y entrenamiento" a los ex soldados colombianos en Haití.

"El lugar equivocado"

Solages se encuentra actualmente en la cárcel en Haití. Su abogado Presner Sylvaine, dijo a Univision Noticias que su cliente fue reclutado como traductor para ayudar en el proyecto de desarrollo de Sanon, y desafortunadamente" se encontró "en el lugar equivocado en el momento equivocado, sin saber del plan macabro".

Añadió que su cliente estaba "dispuesto a cooperar con todas las autoridades judiciales" para demostrar su inocencia.

La carta fechada el 22 de junio de 2021, una copia de la cual fue proporcionada por la empresa a Univision Noticias, solicita " que su empresa... colabore con nuestra causa y esencialmente nos asesore y nos brinde seguridad".

Añade que el juez "dará inmunidad, protección y seguridad a sus acciones a nuestro favor".

Los abogados de Intriago confirman que recibió la carta cuando Solages pasó brevemente por la oficina de la CTU cerca del aeropuerto internacional de Miami. "El señor Intriago dejó la carta en su escritorio y se fue de vacaciones con su familia a Texas durante el feriado del 4 de julio", dijo Tesmond a Univision Noticias.

Intriago entregó una copia de la carta a Pretel para ver si podía autentificarla. Pretel había presentado previamente a Intriago a varias personas que llevó a la oficina de la CTU y que se identificaron como agentes del FBI y fueron informados sobre el contrato con Haití y los planes futuros de la empresa. "En su mente, el Sr. Intriago creía que todo se estaba comprobando con las autoridades competentes en cada paso del camino", dijo Tesmond.

La empresa nunca tuvo la oportunidad de estudiar su contenido antes de que el presidente fuera asesinado unos días después, mientras Intriago seguía de vacaciones en Texas, según sus abogados.

El FBI no respondió a una solicitud de comentarios sobre la relación de Pretel con el FBI.

De hecho, Intriago se estaba volviendo escéptico sobre el contrato de Haití con Sanon. La financiación del préstamo se estaba agotando y él seguía esperando que llegaran varios permisos del gobierno haitiano, incluidos los permisos de trabajo para los colombianos, así como los permisos de armas.

"Todo estaba en suspenso. No pasaba nada antes de que obtuviera esos permisos", dijo Tesmond. "El Sr. Intriago todavía estaba contemplando su futuro curso de acción cuando se enteró de la noticia del tiroteo el 7 de julio", añadió.

El magnicidio del 7 de julio

Según el FBI, Solages voló de vuelta a Haití el 1 de julio, seis días antes del asesinato "para participar en la operación".

"En ese momento, algunos co-conspiradores tenían conocimiento, o al menos creían, que el plan era asesinar en lugar de secuestrar al presidente Moise", según las declaraciones juradas del FBI.

Seis de los soldados colombianos irrumpieron en la habitación de Moise la noche del 7 de julio y lo mataron a sangre fría delante de su esposa, según el informe de la policía haitiana, que dice que fue alcanzado por 12 balas.

Al parecer, se vio a Solages de pie fuera de la residencia sosteniendo un megáfono y gritando, en inglés, "esto es una operación de la DEA", según un detallado informe de la policía haitiana.

Jaar declaró al FBI que intentó ayudar a Solages y los colombianos tras el ataque, indicándoles que se escondieran en la embajada de Taiwán en Haití hasta que pudieran ser rescatados.

Pretel también estuvo en algunas llamadas y mensajes de texto en los que dijo que la ayuda estaba en camino, según fuentes que hablaron con Univision Noticias. Algunos de los colombianos también dijeron a los investigadores que Pretel les dio indicaciones para ayudarles a escapar, según las grabaciones de audio filtradas a Caracol TV.


Tan pronto como regresó de Texas, Intriago fue entrevistado por agentes de Seguridad Nacional (HSI) y del FBI. Aceptó cooperar y y se ofreció a entregar su teléfono y sus ordenadores.

Los abogados de Intriago también divulgaron una copia de la carta en la que se solicitaba ayuda para detener a Moise, así como una supuesta orden de arresto, como parte de un comunicado de prensa en agosto que pretendía establecer la falta de participación de la UAT en el asesinato. "No parecen las acciones de alguien que esté involucrado en una conspiración internacional para secuestrar o matar a alguien", dijo Tesmond.

"Apoyo material"

Los cargos federales presentados hasta ahora en Miami contra Jaar y uno de los colombianos, especifican tanto la conspiración para "matar o secuestrar" como "proporcionar apoyo material con resultado de muerte".

Los expertos legales dicen que incluso si Intriago y su socio Pretel no estaban al tanto del complot para asesinar a Moise, aún podrían enfrentar un cargo de conspiración para secuestrar o proporcionar apoyo material que resulte en la muerte de Moise, si no tomaron las precauciones suficientes para asegurar que sus contratistas de seguridad estuvieran actuando legalmente.

CTU Federal Academy, así como su empresa hermana CTU Inc., no proporcionaron ningún arma, munición o sus accesorios para las armas, según una investigación de la Policía de Haití, cuya copia obtuvo Univision Noticias. Pero la empresa sí obtuvo un préstamo de 172,000 dólares para financiar su contrato en Haití, que incluía la contratación de los colombianos para proporcionar seguridad a Sanon y a cualquier futuro proyecto de infraestructura que se le adjudicara bajo un nuevo gobierno.

Sanon también fue detenido por las autoridades haitianas después del asesinato y Univision no pudo descubrir si ha contratado un abogado.

Intriago viajó a Haití en dos ocasiones y se reunió con los colombianos, así como con varios de los haitianos finalmente implicados en el asesinato, según varios testigos que hablaron con Univision Noticias. Durante ambos viajes, Intriago dijo que se puso en contacto con la embajada de Estados Unidos, pero sin éxito.

Los colombianos fueron equipados con uniformes y recibieron "órdenes" de trabajo diarias por parte de la CTU Federal Academy, pero sin el conocimiento de Intriago, según sus abogados. Al parecer, algunos de los exsoldados llevaban chalecos antibalas, pero todavía no se ha identificado la forma en que entraron en Haití ni el responsable del envío. Los chalecos antibalas no fueron enviados por Intriago a Haití, sus abogados sostienen.

Los abogados de Intriago dicen que su cliente no estaba al tanto de las operaciones diarias del equipo de seguridad colombiano, del que Pretel parece haberse hecho cargo.

"Coronel Gabriel"

Pretel nunca fue a Haití, pero mantuvo numerosas videollamadas con Zoom con los colombianos antes del ataque del 7 de julio, según varios testigos que hablaron con Univisión. "Él era el jefe. Cada vez que hablaban con Arcángel lo saludaban. Llevaba uniforme. Lo saludaban como 'Coronel Gabriel'", dijo una fuente.

Pretel conocía a algunos de los exsoldados por su anterior trabajo en Colombia en los años 90, cuando se hacía llamar Gabriel Pérez, al parecer su verdadero nombre.

"El argumento que va a esgrimir el gobierno es que ellos (la UAT) les proporcionaron (a los colombianos) todo menos armas", dijo David Weinstein un ex fiscal federal en Miami que ahora ejerce la práctica privada. " Lo que se va a dilucidar es cuánta diligencia debieron aplicar. Por ejemplo, ¿hasta qué punto estaban seguros de que la carta del juez era auténtica?", añadió.

La jueza Coq

La carta solicitando ayuda para detener a Moise es de dudosa autenticidad. Escrita en primera persona, la carta está supuestamente firmada por una jueza, Windelle Coq, y un fiscal, Gerald Norgaisse.

Tanto Coq como Norgaisse han negado haber firmado la carta. Coq fue despedida del Tribunal Supremo en febrero por su presunta implicación en otro complot para desbancar a Moise. Se emitió una orden de detención contra Coq, que ahora está prófugo.

Los abogados de Intriago afirman que su cliente concertó un encuentro con Coq en Haití, pero que ésta no se presentó a la reunión. Dicen que a Intriago también le aseguraron que se había reincorporado al tribunal.


Norgaisse no está acusado de ningún delito y sigue en su puesto de trabajo. Dijo a Univision que le "repugnaba" el contenido de la carta y que su firma era "una pobre imitación". La muerte de Moise fue "un acto terrorista" y los responsables "deben pagar el precio", añadió.

Proporcionó a Univision lo que, según él, era su verdadera firma en lo que parecía ser un documento judicial oficial.

El cambio de plan

Varios testigos han confirmado a Univisión que hubo un cambio de plan a última hora que pudo ser ocultado a la Academia Federal de la UAT, lo que hizo que se desechara la muy cuestionable detención en favor de un asesinato.

Jaar dijo al FBI que la operación cambió de marcha después de que fallara un plan inicial para "capturar" al presidente haitiano en el aeropuerto y sacarlo del país.

Los abogados de Intriago sostienen que se le mantuvo totalmente a oscuras, aunque reconocen que las circunstancias son profundamente embarazosas para su cliente.

"Se le engañó haciéndole creer que su empresa iba a recibir algún tipo de contrato de seguridad para futuros proyectos de desarrollo bajo un nuevo gobierno. No tenía ni idea de lo que ocurría entre bastidores", dijo Tesmond.

Intriago no ha sido acusado de ningún delito y sigue poniéndose a disposición de las autoridades policiales que investigan la muerte de Moise, añadió.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés