Este es el frágil compromiso pactado entre senadores republicanos y demócratas para legislar sobre los dreamers

"Cualquiera puede introducir una enmienda. Al no haber una guía, un marco de referencia, todas las opciones tendrán cabida, incluso las posturas antiinmigrantes que justifican la política del presidente”, asegura una fuente demócrata conocedora de las negociaciones.

Video: Los dreamers contestan al maratónico discurso de Pelosi ocupando su oficina durante 8 horas © 2015 Univision Communications Inc.

La promesa hecha por Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana en el Senado, de debatir a partir de la próxima semana el tema migratorio, no garantiza resultados. Si bien los republicanos celebran el que hayan logrado evitar la parálisis del gobierno, algunos demócratas –y republicanos moderados proinmigrantes– temen que el pacto le abra las puertas a la presentación de opciones extremistas que favorecen la política migratoria de Donald Trump.

A su vez, la promesa de McConnell a cambio de votos demócratas para el presupuesto no está atada a ninguna de las propuestas presentadas en el Senado ni en la Cámara de Representantes. Consiste en permitir, en algún momento en los próximos días, que en el pleno del Senado, mientras se debata cualquier proyecto de ley, se incluyan enmiendas migratorias.

“Eso significa que cualquiera puede introducir una enmienda. Al no haber una guía, un marco de referencia, todas las opciones tendrán cabida, incluso las posturas antiinmigrantes que justifican la política del presidente”, dijo una fuente demócrata conocedora de las negociaciones que incluyeron el compromiso de McConnell.

Otra fuente aseguró que en el acuerdo se privilegió “asegurar fondos para el funcionamiento del gobierno” sin ninguna garantía para asegurar los votos necesarios para aprobar la legalización de los dreamers. “Todos saben que ninguna de las opciones conocidas hasta ahora tiene garantizados los 60 votos mínimos necesarios para que pase en el pleno”, indicó.


Debate limitado

Univision Noticias conoció que en las conversaciones bipartidistas llevadas a cabo esta semana en el Senado, tanto McConnell como el líder de la minoría demócrata, Charles Schumer, aceptaron que el debate se abra cuando se discuta cualquier otra iniciativa, sin importar que se trate o no de inmigración. Se aceptará un número reducido de enmiendas, y aquella que reúna el apoyo de 60 de los 100 senadores se convertirá en la propuesta de ley que se debatirá en el pleno.

“Se espera que sea un debate limitado con un número pequeño de propuestas/enmiendas de ambos bandos”, confirmó la oficina del Senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey).

El pacto no habría considerado a la Cámara de Representantes, donde un importante grupo bipartidista asegura que “por nuestra parte, las conversaciones para legalizar a los dreamers continuarán, pero desconocemos qué hará el Senado”, dijo una fuente republicana moderada. “Solo sabemos que el debate en la Cámara Alta debe estar concluido a más tardar el 5 de marzo”, agregó.

El líder republicano de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (Wisconsin), se comprometió poco antes de la aprobación del presupuesto a “trabajar juntos (con los demócratas) en una medida migratoria que podamos convertir en ley. Es un compromiso sincero. Vamos a resolver este problema de DACA”. Pero , como McConnell, tampoco mencionó un plan en particular.


Las propuestas

Si bien el liderazgo republicano no habla de propuestas, ni tampoco adelanta posturas, las fuentes dijeron que entre las enmiendas que posiblemente sean presentadas figuran cuatro propuestas de ley que el Congreso tiene en sus manos, pero que ninguna de ellas cuenta con respaldo suficiente para convertirse en ley.

En la Cámara de Representantes se discutirán dos proyectos de ley. Uno que redactó el denominado grupo bipartidista de los 40, una facción moderada proinmigrante, y otro presentado por los representantes republicanos Bob Goodlatte (Virginia) y Raúl Labrador (Idaho), de línea ultraconservadora, que rechaza cualquier tipo de beneficio para los indocumentados.

En el Senado se estudiarán dos versiones similares. Una patrocinada por el denominado grupo bipartidista de los seis (de tendencia moderada a favor de una reforma migratoria) y otro patrocinado por los senadores republicanos ultraconservadores Tom Cotton (Arkansas) y David Perdue (Georgia).

Mientras el primero incluye un camino a la ciudadanía para los dreamers y residencia provisional para sus padres, el segundo promete reducir la inmigración legal, aumentar los arrestos y deportaciones, reducir el asilo y el refugio, y estrechar la reunificación familiar, entre otras medidas.

El plan Cotton-Perdue es apoyado por Trump, quien agregó durante las negociaciones un camino a la ciudadanía para 1.8 millones de dreamers a cambio de 25,000 millones de dólares para seguridad fronteriza, incluida la construcción del muro en la frontera con México.


Los escenarios

Tanto demócratas como republicanos coindicen en que “no hay garantías de nada” tras el compromiso de McConnell y las declaraciones de Ryan. “No hay nada escrito”.

Por el lado demócrata, señalan que en el Senado cuentan con al menos 45 de los 47 votos de que disponen, más los dos votos independientes. El problema es que una de las reglas aceptadas durante las negociaciones del liderazgo es que el pleno debatirá la iniciativa que primero reúna 60 votos.

Ninguno de los dos partidos tiene asegurado el número suficiente de respaldos para cumplir con este compromiso.

En la Cámara de Representantes el panorama es distinto. “Aquí el partido tiene votos suficientes para aprobar una iniciativa de ley”, dijo la fuente republicana. “Tenemos 241 votos”.

La pregunta es qué iniciativa reunirá primero los votos de la mayoría de la mayoría (121) para cumplir con la regla Hastert y poder llegar al pleno.

Otro inconveniente es la aprobación del Comité Judicial, advierte la fuente republicana. “Goodlatte, quien preside esa instancia, favorecerá su proyecto, similar al de Cotton-Perdue que respalda el presidente. No vemos otra salida”.

Si la Cámara Baja aprueba en plan Goodlatte-Labrador y el Senado se inclina por cualquiera de las otras dos versiones, los republicanos tienen mayoría en el Comité de Conferencia.

“El punto es que nada garantiza que el Senado tome una decisión, porque ningún plan hasta ahora tiene 60 votos. Por eso no creemos que el compromiso pactado en el Senado vaya a concretarse. McConnell lo cumplirá, pero depende de los demócratas que se convierta en realidad”, advirtió la fuente republicana.

Los demócratas no respondieron preguntas enviadas por Univision Noticias la tarde del viernes. Bajo condición de anonimato, una fuente conocedora de las negociaciones en el Senado dijo que “recién el lunes conoceremos el procedimiento que se utilizará para el debate en el pleno”.

Cinco dreamers, cinco historias de superación (fotos)
Javier Hernández Kistte tiene 27 años y vive en Los Ángeles. Llegó a EEUU desde la Ciudad de México cuando tenía ocho años y se graduó en la Universidad de California en Irvine. Contó a la agencia ... Lucy Nicholson/Reuters
Hernández Kistte en su lugar de trabajo, una empresa producción de efectos especiales de Los Ángeles. “La ansiedad ha aumentado con la incertidumbre de que mi hermano y yo regresemos a un estatus d... Lucy Nicholson/Reuters
Martha Valenzuela tiene 23 años y llegó a los dos años desde Sinaloa, México. Se graduó en la Universidad del Estado de California. Sobre el fin del programa DACA del cual es beneficiaria dijo a Re... Lucy Nicholson/Reuters
Valenzuela trabaja en una empresa en Orange, California. “La razón por la que este país nos etiquetó como ‘soñadores’ es porque queremos algo que parece que fuera inalcanzable. Si podemos soñarlo, ... Lucy Nicholson/Reuters
Bárbara Hernández tiene 26 años, vive en Santa Ana y se graduó en la Universidad Comunitaria de Orange Coast en California. Llegó a EEUU desde la Ciudad de México cuando tenía seis años. Trabajaba ... Lucy Nicholson/Reuters
Hernández participa en las protestas en Los Ángeles a favor de una legislación para los dreamers. "Tuve una etapa de pánico y estaba deprimida", agregó. "Me preocupa cómo se sienten ... Lucy Nicholson/Reuters
Karla Estrada tiene 26 años, vive en Los Ángeles y es graduada de la Universidad de California. Es asistente legal y se prepara para ingresar a la Escuela de Leyes. Llegó a EEUU desde Morelos, Méxi... Lucy Nicholson/Reuters
Estrada vive en un apartamento en Los Ángeles y su familia permanece en México. “Tengo que cuidarme en este país, pero también tengo que cuidar de mi mamá, mi papá y mi hermano que están en México.... Lucy Nicholson/Reuters
Brian Caballero tiene 25 años y está a punto de graduarse en el Politécnico de California en Pomona. Llegó a Estados Unidos cuando tenía seis años desde Guadalajara, México. Asegura que está preocu... Lucy Nicholson/Reuters
Caballero en una clase de laboratorio del último año de la carrera de Ingeniería Eléctrica. “La gran mayoría de las personas indocumentadas vinieron para tener una vida mejor. La mayoría de las pe... Lucy Nicholson/Reuters