null: nullpx
Muertes

Veterano de Irak y un "gran padre": así describen al acusado por la muerte de sus mellizos tras olvidarlos encerrados en su auto

Juan Rodríguez "está destrozado" por el olvido fatal del pasado viernes cuando dejó a sus bebés de un año en su auto mientras trabajaba. Tras presentarse ante una juez devastado por lo sucedido, fue puesto en libertad bajo fianza y recibido entre abrazos por su esposa y madre de los niños, quien dijo necesitar a su marido en estos momentos difíciles.
29 Jul 2019 – 3:22 PM EDT

Quienes conocen a Juan Rodríguez, un veterano de guerra de 39 años de Nueva York, lo describen como un padre amoroso de sus 5 hijos y preocupado por ayudar a las personas a su alrededor. De hecho, en el hospital en el que trabajaba, su tarea era asistir a otros exmilitares que habían regresado de zonas en conflicto con estrés postraumático.

Pero el viernes, después de su turno habitual de ocho horas, al regresar a su vehículo para volver a casa se encontró con una tragedia que él mismo había provocado: sus dos mellizos de un año, Maritza, a quien llamaban cariñosamente Luna, y Phoenix, habían fallecido por las altas temperaturas que alcanzó el auto donde los dejó olvidados al llegar a centro médico James J. Peters V.A.

Cuando ya llevaba unos minutos conduciendo, el hombre se dio cuenta de que Luna y Phoenix estaban en los asientos para bebés mirando hacia la parte trasera de su Honda Accord. Solo entonces, según el testimonio que le dio más tarde a la policía, fue consciente de que había abandonado a los pequeños en el vehículo por ocho horas.

Entonces, paró el vehículo, un Honda Accord plateado, y, según los testigos del suceso, comenzó a gritar desesperado: "¡Mis bebés están muertos. Los he matado!".

Según los documentos judiciales, Rodríguez le dijo a la policía que creía que, tras dejar a uno de sus hijos mayores en un centro donde pasaba el día, olvidó hacer lo mismo con los gemelos, a los que debía llevar a la guardería. "Asumí que los había dejado", afirmó. "Tuve un bloqueo mental".

"Es mi peor pesadilla", afirma la madre

La desesperación del hombre por lo sucedido quedó patente el domingo cuando tuvo que presentarse ante una jueza para responder a los cargos de homicidio involuntario y negligencia. Rodríguez no podía contener las lágrimas y se mostraba desconsolado mientras su abogado, Joey Jackson, le ponía su mano en la espalda.

"No fue intencional", defendió el abogado al señalar que el padre y la familia están destrozados por lo sucedido.


Tras ser liberado con una fianza de $50,000 en efectivo y con una orden de la jueza de someterse a una evaluación psicológica, Rodríguez fue recibido con los abrazos de su mujer y su madre, mientras un grupo de vecinos lo aplaudía. Su próxima cita en la corte será este jueves 1 de agosto.

En un comunicado emitido por su abogado, la madre de los gemelos, Marissa A. Rodríguez, aseguró que lo que había pasado era un "accidente horrible", pero celebró la liberación de su esposo a quien, dice, necesita a su lado más que nunca.

"Lo necesito para pasar por esto juntos", afirmó al recordar que aún tienen otros niños a los que cuidar.

"Aunque me duele más de lo que jamás hubiera podido imaginar, todavía quiero a mi marido", escribió Marissa Rodríguez. "Es una buena persona y un gran padre y sé que nunca haría nada para dañar a nuestros hijos intencionalmente".


La mujer definió lo sucedido como su "peor pesadilla" y recordó a los mellizos como dulces, inteligentes y bellos.

"Un padre amoroso y un esposo dedicado"

"Juan Rodríguez es un padre amoroso y un esposo dedicado a quien movía una voluntad incansable de mejorar las vidas de su familia y su comunidad", se lee en una página de GoFundMe que ha creado su familia para ayudar con los costos de los funerales de los pequeños y que, hasta primera hora de la tarde del lunes, ha reunido más de 38,000 dólares.

Veterano de la guerra de Irak incapacitado y trabajador social en el hospital de El Bronx "conoce de primera mano cómo las experiencias traumáticas pueden impactar a alguien", se lee en la página en la que aseguran que Rodríguez "ha dedicado su vida al servicio público afectando positivamente a miles de vidas".

"Juan es un hombre honesto y trabajador. Un hombre que ahora tiene que lidiar con la misma pérdida traumática que ayudó a otros a superar en el pasado", se lee en la página escrita por su familia.

En ella, exponen los retos de una pareja que ahora está "completamente devastada y rota" y que tiene que organizar el funeral de los pequeños y lidiar con la atención mediática del caso, los costos legales y de los funerales.


La imagen de una tragedia común

Mientras tanto, la imagen de este padre llorando desconsolado ante un juez tras ser acusado de homicidio involuntario y negligencia por las muertes nos confronta además con una realidad más común de lo que puede parecer: según la ONG Kids And Cars, cada año mueren de media 38 niños por golpes de calor dentro de vehículos.

En 2018, esa cifra ascendió a 52, el año más mortal desde que esa organización tiene registros, y este año ya van 23.


La psicóloga Ángela Londoño McConnell reconoce que para algunas familias con hijos pequeños el est´res de todos los días puede ser desenfrenado, lo que sumado a pocas horas de sueño deja a los padres abrumados de responsabilidades.

Por eso, recomienda a quienes tengan hijos pequeño cuidar más que nunca de su salud y buscar recursos en su entorno para conseguir alivio en las tareas cotidianas.

Y, además de los recursos recomendados para evitar olvidar a los niños en los autos, como poner el celular en la parte trasera del vehículo, junto al bebé, o poner alarmas para ser conscientes de lo que tienen que hacer con ellos, la doctora sugiere a los padres reflexionar sobre el tiempo que pasan con los más pequeños de la casa.

"Parte de todo esto es que, en el día a día, los niños tienen que pelear por la atención de los padres que están abrumados con sus tareas", afirma la doctora McConnell.

Publicidad