Este adolescente decidió vacunarse en contra de sus padres: hoy destaca su importancia

Un joven de Ohio se ha convertido en abanderado de las vacunas de la manera más extraña. Al cumplir los 18, acudió a vacunarse por primera vez en su vida, en contra de la opinión de sus padres. "Mis padres creen que las vacunas son algún tipo de trampa del gobierno... Nunca me he vacunado de nada. No sé cómo estoy todavía vivo", dijo en un post que se volvió viral.
13 Feb 2019 – 4:26 PM EST

Ethan Lindenberger, residente en Norwalk (Ohio), acudió a un foro de Reddit hace dos meses explicando que nunca había recibido vacunas y preguntando si uno podía vacunarse siendo ya adulto. "Mis padres creen que las vacunas son algún tipo de complot del gobierno... nunca me he vacunado de nada. No sé cómo estoy todavía vivo", escribió en un post que no tardó en hacerse viral y capturar la atención de los medios.

Según explicó en el programa Good Morning America, de la cadena de televisión ABC, de niño no había recibido ninguna vacuna, ni siquiera las más comunes como hepatitis, polio o sarampión. "Vi que había mucha gente con opiniones diferentes, y cuando exploré esas opiniones llegué a la conclusión de que eran buenas y beneficiosas", señaló. "Crecí escuchando que no estaba vacunado porque era lo mejor para mí, que eso era saludable y que las vacunas eran malas porque tenían efectos secundarios".

El joven se interesó por las vacunas no solo por él. "Lo hice por mi seguridad y la de los demás", señaló.

Su madre, Jill Wheeler, que tiene otros hijos sin vacunar, confesó estar en "shock" al escuchar la decisión de su hijo. En la mayoría de los estados es necesario que los menores cuenten con el permiso de los padres para los procedimientos médicos, pero en siete estados existe un concepto legal nuevo que permite a los adolescentes tomar sus propias decisiones médicas.


Ohio es uno de los 17 estados en los que los padres pueden alegar "razones filosóficas" para no vacunar a sus hijos. Todos los estados menos tres (California, Mississippi y West Virginia) permiten las exenciones por motivos religiosos. Los 50 estados admiten exenciones médicas, como la inmunodeficiencia, reacciones alérgicas, o la quimioterapia, entre otros factores.

Las personas que deciden no vacunarse por razones no médicas se han convertido en una amenaza global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente incluyó la reticencia ante las vacunas como una de las 10 principales amenazas para la salud en el mundo en 2019. Este riesgo es muy obvio en EEUU donde, según las autoridades sanitarias, el porcentaje de niños sin vacunar se ha cuadruplicado desde 2001, y más de 100,000 bebés y niños pequeños no han recibido ninguna vacuna.


El mes pasado, el estado de Washington declaró el estado de emergencia después de que 50 personas contrajeran sarampión, una enfermedad altamente contagiosa que puede resultar fatal para los niños pequeños. El sarampión se declaró eliminado en el año 2000 en EEUU gracias a los programas de vacunación, pero las exenciones a las vacunas obligatorias condujeron a su reaparición.

Los programas rutinarios de vacunación previenen cerca de 42,000 muertes y 20 millones de casos de enfermedades al año, y esta es la razón por la que prácticamente todas las organizaciones médicas (como la American Medical Association, la American Academy of Pediatrics, o la Infectious Diseases Society of America) apuestan por acabar con las exenciones no médicas. Como señala la Pediatric Infectious Diseases Society (PIDS), "si los niños deben ser vacunados no debería ser una cuestión de creencias, sino de políticas públicas fundamentadas en las mejores evidencias científicas. Y en este caso la ciencia es definitiva: las vacunas son seguras y salvan vidas".

No, las papas fritas no funcionan contra la calvicie: desmontamos 9 bulos de salud

Loading
Cargando galería
Publicidad