null: nullpx
Congreso de EE.UU

Voto de Kamala Harris abre curso al debate sobre el paquete de ayudas en el Senado

La votación de 51-50 en el Senado para empezar a debatir el paquete de ayuda abre paso al debate sobre el fondo de la propuesta del presidente Biden que podría prolongarse hasta este fin de semana. Los demócratas confían en mantener sin fisuras su precaria mayoría y aprobarlo sin necesidad a apoyo republicano.
5 Mar 2021 – 07:03 AM EST
Comparte
Cargando Video...

El Senado votó este jueves con el margen mínimo a favor de empezar a debatir una propuesta de ayuda de 1.9 billones de dólares, luego de que los demócratas hicieran modificaciones de último momento con el fin de garantizar que pudieran sacar adelante una de las principales prioridades legislativas del presidente Joe Biden.

A pesar de las maniobras de los republicanos por retrasar la discusión del proyecto, al exigir la lectura de las 628 páginas del plan palabra por palabra, el voto de la vicepresidenta Kamala Harris actuando en el rol de presidenta del Senado decantó la votación que finalizó con el ajustado 51-50.

La propuesta, dirigida a combatir al coronavirus y a ayudar a que la dañada economía retome un buen nivel, proporcionará pagos directos de hasta 1,400 dólares a la mayoría de los estadounidenses. También hay dinero para comprar más vacunas contra el covid-19 y pruebas de diagnóstico, fondos de ayuda a gobiernos estatales y locales, así como para las escuelas y la industria aérea, además de exenciones fiscales para personas de bajos ingresos y familias con niños, y para subvenciones a los seguros de salud.

Los demócratas han hecho avanzar el plan de estímulo a través de un complejo proceso conocido como reconciliación presupuestaria, que permite evitar maniobras para prolongar el debate (el llamado filibusterismo) y aprobarlo con una mayoría de 51 votos.

Por contra, la unidad de los republicanos vista este jueves hace pensar que ninguno de ellos votará a favor de la legislación en la aprobación final, después de horas de debate y una batalla campal de enmiendas que posiblemente se prolongará hasta el fin de semana.

La unidad republicana se mantuvo, pero podría cambiar al final

La oposición republicana alega que el enorme precio de la propuesta ha ignorado las prometedoras señales de que el fin de la pandemia está a la vista y la dañada economía se está recuperando.

El líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, había advertido que los senadores republicanos se mantendrían unidos contra la legislación, y así lo hicieron.


Los demócratas tenían la esperanza de que la senadora Lisa Murkowski votara con ellos, pero finalmente no lo hizo, a pesar de que se introdujeron cambios de última hora al proyecto que que podrían beneficiar a su estado, Alaska.

Sin embargo, Murkowski dijo a los periodistas más tarde que todavía estaba examinando la versión final de la legislación, y podría cambiar su posición más adelante.

Los demócratas esperan que, superado el trámite, el Senado reenvíe pronto el proyecto a la Cámara de Representantes para que de su visto bueno y lo envíe finalmente a Biden para la firma.

Concesiones a moderados y progresistas

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha garantizado que la Cámara aprobará la versión del Senado del proyecto de ley, a pesar de algunos cambios que no gustan a los liberales, como la reducción de la elegibilidad para los cheques de ayuda de 1,400 dólares y la exclusión de un salario mínimo de 15 dólares.

Ningún republicano respaldó el plan cuando la Cámara de Representantes lo aprobó el pasado fin de semana.

“No vamos a ser tímidos ante un gran desafío”, comentó el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer.

Las nuevas provisiones ofrecieron elementos atractivos para todo tipo de demócratas. Los progresistas obtuvieron dinero para impulsar los programas de alimentación, subvenciones federales para la atención sanitaria de los trabajadores que pierden sus empleos, préstamos estudiantiles libres de impuestos y dinero para la radiodifusión pública y las investigaciones de protección del consumidor.

Los moderados obtuvieron fondos para la atención médica rural, asegurándoles cantidades mínimas de dinero a los estados más pequeños y una prohibición de que los estados que recibieran ayuda no utilizaran los ingresos extraordinarios para recortar impuestos. Y para todos, hubo dinero para la infraestructura, centros culturales, compañías start-up y programas extraescolares.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés