null: nullpx
Donald Trump

Una tienda de armas paga una valla publicitaria para insultar a congresistas demócratas enfrentadas a Trump

El cartel insulta a las representantes demócratas Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib. El dueño de la armería instruyó a un empleado en el caso de que algún "liberal amenazador" vaya a reclamar: "muéstrales la puerta, o tu arma, y diles que pueden comprar su propia valla publicitaria".
31 Jul 2019 – 3:06 AM EDT

Una tienda de venta de armas en Murphy, un pequeño pueblo de Carolina del Norte a 250 millas al oeste de Charlotte, pagó una valla publicitaria en la que muestra las fotografías de cuatro mujeres congresistas demócratas que pertenecen a minorías étnicas, y las tilda de "idiotas".

Las representantes Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib han sido objeto de ataques verbales por parte del presidente Donald Trump quien hace un par de semanas las instó a "volver a sus países" que caracteriza como “lugares infestados de crimen”, a pesar de que son ciudadanas estadounidenses y solo una de ellas, Omar, emigró a EEUU cuando era muy pequeña, desde Somalia, pero tiene la nacionalidad.

El diario local Charlotte Observer informó que la valla fue pagada por la tienda local de armas Cherokee Guns, que también en el cartel se hace llamar "los deplorables", un término que se usó en la pasada contienda electoral cuando la candidata demócrata Hillary Clinton, en un evento para recaudar fondos en la ciudad de Nueva York, dijo que la mitad de los partidarios de Trump pertenecían a una "cesta de deplorables" caracterizada por puntos de vista "racistas, sexistas, homofóbicos, xenófobos, islamófóbicos".

En la valla que está visible en Murphy, se lee la frase apocalíptica: “Los 4 Jinetes vienen", pero la última palabra está tachada y han escrito debajo "son idiotas".

La foto del cartel publicitario ha sido compartida por la misma tienda en su sitio de Facebook, y ha despertado encendidas reacciones en internet, tanto a favor como en contra.

El Observer conversó con uno de los empleados de la tienda que admitió que recibieron muchas quejas por el mensaje contenido en la valla y que el dueño les había dejado indicaciones en caso de que algún "liberal amenazador" entrara por la puerta.

"Muéstrales la puerta, o tu arma, y diles que pueden comprar su propia valla publicitaria y pagar por ella como yo lo hice", dijo el empleado citado por el diario.

Los señalamientos de Trump contra las cuatro congresistas, que en el Capitolio llaman 'el escuadrón', ha sido fuertemente criticado por su carácter racista, aunque el presidente y sus ultradefensores republicanos lo niegan.

"Es un ataque racista a cuatro mujeres de color electas (...) Esta es la agenda de un presidente que ha llamado a la gente que viene de lugares con población negra y morena 'países de mierda'. Es la agenda de los nacionalistas blancos", dijo hace dos semanas la congresista de Minnesota de origen somalí Ilhan Omar, en respuesta Trump.

Pero lejos de disculparse, el mandatario ha continuado su enfrentamiento contra las cuatro congresistas demócratas a quienes cataloga de "radicales de izquierda", y ha pedido que se disculparan con Estados Unidos, con los israelíes y con la Oficina del presidente "por el repugnante lenguaje" que, asegura, han usado.

Fue precisamente en Carolina del Norte, en un mitin en Greenville el 17 de julio pasado, cuando el presidente volvió a arremeter contra las cuatro representantes demócratas al acusarlas de que "no aman a nuestro país, y en algunos casos creo que lo odian". Sus seguidores, usando sus propias palabras, le gritaron: "¡Envíala de vuelta!¡Envíala de vuelta!", cuando hizo referencia a la congresista Ihlan Omar.

En ese acto político, Trump la acusó de tener "un historial de perversos mensajes antisemitas" y haber alabado al grupo terrorista al-Qaeda, algo que se ha demostrado ser totalmente falso.

Tras las devastadoras críticas que tuvo el mitin de Trump en los medios, el presidente intentó desmarcarse del comportamiento de sus seguidores al afirmar que había tratado de contener el coro general en el que clamaban que el presidente devolviera a Omar a su país de origen.


"No me gustó escuchar ese cántico", les dijo a los periodistas y aseguró que volvió a hablar rápidamente para acallarlos. Sin embargo, las imágenes del evento dan fe de que la frase sonó durante trece segundos antes de que el presidente retomara su discurso.

Luego, Trump culpó a los medios de comunicación por el escándalo, y los acusó de hacer una cobertura sesgada del acto en Carolina del Norte y aliarse con los demócratas.

Varios congresistas demócratas han mostrado preocupación por la seguridad de las cuatro legisladoras, y en particular por la de la congresista Ilhan Omar.

Mira también:

Los rostros de los que decidirán: lo que buscan los votantes en los condados más peleados de las elecciones 2020

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés