null: nullpx
Juicio Político

Qué impacto puede tener en la investigación a Trump el posible testimonio del exasesor de Seguridad Nacional John Bolton

El exasesor de Seguridad Nacional republicano puede ser una pieza determinante para calibrar la magnitud de las presuntas infracciones cometidas por el presidente Trump al presionar a Ucrania para abrir investigaciones que jugarían en su beneficio político frente a las elecciones de 2020.
27 Oct 2019 – 10:51 AM EDT

Los abogados de John Bolton, el exasesor de Seguridad Nacional que saliera del gobierno de Trump en septiembre pasado, han sostenido conversaciones con líderes demócratas al frente del proceso de investigación para un juicio político al presidente Donald Trump. Según reportan varios medios, entre ellos CNN y The New York Times, el hecho eleva la expectativa de que el exfuncionario republicano rinda testimonio ante la Cámara de Representantes en los próximos días.

Su declaración sería más que pertinente considerando que su nombre ya fue mencionado por al menos dos testigos que han dado fe tanto de sus advertencias sobre el desastre que pudo causar Rudy Giuliani, el abogado personal de Trump metido de lleno a gestionar la campaña de presión contra Ucrania, como de sus manifestaciones en contra de dicho plan presuntamente orquestado por el mismo Giuliani, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el embajador de EEUU para la Unión Europea, Gordon Sondland.

Cuando tuvo lugar la llamada que da origen a la actual investigación para determinar si procede un juicio político al presidente Trump, Bolton seguía en funciones como asesor de Seguridad Nacional. Éstas incluían desde luego el manejo de la política exterior, y sin embargo no fue él, sino directamente Giuliani y Trump quienes ejercieron presión sobre el presidente ucraniano Volodomyr Zelensky para que abriera una investigación que afectaría negativamente a uno de sus posibles rivales demócratas, Joe Biden, en la próxima elección presidencial.

Ya solo por ese hecho sería esclarecedora su declaración. Sin embargo, le da más peso aún el que dos de los funcionarios (y exfuncionarios) que se han presentado ya a declarar ante la Cámara de Representantes en este proceso hicieron varias referencias a la abierta oposición de Bolton a la forma en la que se estaban conduciendo las relaciones con Ucrania.

Lo que otros testigos han dicho de Bolton

Fiona Hill, la ex consejera principal del presidente en asuntos de Europa y Rusia, contó cómo Bolton se refirió en algún momento a Giuliani como a una “granada de mano” que “terminaría por destrozar a todos” y también cómo una reunión entre Bolton, Sondland y Mulvaney, sostenida en junio para tratar el asunto de la presión a Ucrania, terminó de bruscamente porque el enojo rebasó a Bolton al llegar al tema de las investigaciones.


Además Hill declaró que después él le pidió que reportara lo ocurrido al fiscal del Consejo de Seguridad Nacional y que le aclarara que él no tenía nada que ver con “cualquiera que fuera el ‘drug deal’ (trato sucio o negocio ilícito) que Mulvaney y Sondland” estaban maquinando.

El embajador de EEUU en Ucrania, Bill Taylor, que también fue llamado en días recientes a rendir declaración ante la Cámara Baja afirmó por su parte que Bolton había expresado abiertamente su preocupación respecto a la llamada de Trump a Zelensky y a la forma en la que estaba ejerciendo presión sobre éste para que anunciara públicamente la investigación a los Biden: reteniendo la ayuda para la seguridad de Ucrania y condicionando una reunión con Zelensky en la Casa Blanca.

Taylor también dijo que cuando él mismo le comunicó a Bolton su preocupación por el hecho de que la ayuda a Ucrania había sido congelada, éste le aconsejó comunicárselo a Mike Pompeo.

Las palabras de unos contra las palabras de otros

Por su parte, dos de los señalados como artífices de la estrategia para usar el poder presidencial sobre el presidente ucraniano en favor de los intereses políticos de Donald Trump, cuentan otra historia.

Mick Mulvaney negó en una entrevista a Fox News que Bolton haya expresado en algún momento cualquier tipo de preocupación por la campaña de presión a Ucrania, y Gordon Sondland incluso aseguró que Bolton había apoyado la estrategia en una conferencia telefónica que tuvieron en junio (aunque no es claro si habla de la misma reunión que Fiona Hill refirió en su declaración).

En todo caso, se espera que llegado el momento, el de John Bolton sea un testimonio revelador, no solo por su sólida trayectoria dentro de las filas más conservadoras de la política estadounidense sino porque ya existe un antecedente sobre sus pocas reservas cuando se trata de desmentir al presidente: el tuit que publicó este republicano de 70 años el 10 de septiembre pasado, despu´és de que Trump anunció que lo había despedido: “Yo ofrecí mi renuncia anoche y el presidente Trump dijo “Hablemos sobre eso mañana”,


¿De qué lado se inclinaría la balanza con el testimonio de Bolton?

Aún no es claro para algunos analistas si la declaración de John Bolton resultará en contra o a favor de las acciones del presidente, porque a pesar de que existen antecedentes que apuntan a los profundos desacuerdos entre ellos en cuanto al manejo de la diplomacia con países como Corea del Norte, Siria, Irán, Venezuela y Afganistán, la semana pasada Bolton dijo, según el NYT, que “la seguridad nacional está bajo ataque desde dentro” refiriéndose a los demócratas más radicales, como si compartiera la narrativa presidencial de que el impeachment es un ardid político partidista e ilegítimo, promovido por un grupo de demócratas fuera de sí.

Un escándalo “único y sin precedentes": los protagonistas de la polémica llamada que podría llevar a juicio político a Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés