¿Qué es 'Uranium One', la empresa que Donald Trump quiere usar como arma contra Hillary Clinton?

El presidente parece confiar en que el acuerdo por el que la empresa canadiense con acceso a una gran porción de las reservas de uranio del país pasó a manos rusas es el caso que podría podría poner a su excontrincante tras las rejas, una promesa-amenaza que hizo varias veces en la campaña.

"¿Va a cumplir la promesa que hizo su jefe en su campaña? ¿Pondrá a Hillary Clinton tras las rejas?". Esto le preguntó con insistencia el congresista demócrata Luis Gutiérrez a fiscal general Jeff Sessions, en una audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes este martes.

"Cumpliré con mis reponsabilidades como fiscal general", aseguró el exsenador de Alabama, sin contestar directamente la pregunta con la que Gutiérrez quería dejar sentado que cualquier investigación que pudiera abrir la oficina de Sessions a la excandidata demócrata estará políticamente motivada e indebidamente promovida por la Casa Blanca.

Reportes de prensa indican que Sessions ha evaluado el nombramiento de un fiscal especial para investigar a la Fundación Clinton y el caso de la empresa Uranium One, algo que varios republicanos, especialmente el mismo presidente Donald Trump, han exigido al Departamento de Justicia tomar cartas en el asunto, aunque sin mayor éxito hasta ahora.

El mandatario ha enviado varios mensajes en su cuenta de Twitter criticando a Sessions por la falta de acción y por una "actitud débil" frente a la ex primera dama.


¿Qué es Uranium One?

Uranium One es uno de los productores de uranio más grandes del mundo. Su sede principal está en Canadá, pero tiene presencia en varios países, incluyendo Estados Unidos.

Es dueña de cerca de un 20% de la capacidad de producción de uranio de EEUU. operados en Wyoming y Utah, aunque las regulaciones federales le impiden exportar el mineral.

En enero de 2013 durante el gobierno de Barack Obama -mientras Clinton era secretaria de Estado-, el gobierno autorizó que la agencia nuclear rusa, Rosatom, comprara Uranium One por 1,300 millones de dólares.

Debido a que el uranio tiene un valor estratégico para la seguridad nacional en Estados Unidos, el acuerdo debió ser aprobado por el Comité sobre Inversión Extranjera, del el que el Departamento de Estado es parte, junto al de Justicia, Energía, Tesoro, Defensa, Comercio, Seguridad Nacional y la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos.

El problema para varios republicanos es que personas asociadas a Uranium One donaron millones de dólares a la Fundación Clinton, como indicó en un reportaje el diario The New York Times en abril del 2015, y allí ven un posible tráfico de influencias.

De hecho, durante la campaña presidencial Trump acusó a Clinton de permitir el acuerdo gracias a las donaciones, pese a que el Departamento de Estado ha aclarado que el acuerdo no pasó por la oficina de Clinton, sino que fue manejado en niveles inferiores. La ex primera dama descartó las acusaciones diciendo que eran una "tontería".

Para el congresista Gutiérrez, los llamados de Trump son una herramienta política. "Todo el discurso de investigar a Hillary Clinton es sólo para desviar la atención lejos del presidente Trump y sus numerosos problemas legales y éticos. Creo que los negocios de Trump se están enriqueciendo ilegalmente de su presidencia y que él ha tratado de interferir con la rama judicial y la investigación del FBI", dijo el congresista a Univisión Noticias.

Investigación especial

En octubre de este año el diario The Hill reportó que durante el gobierno de Obama el Buró Federal de Investigaciones (FBI) investigó prácticas del Kremlim como "soborno, extorsión y lavado de dinero" diseñadas para expandir el negocio de energía atómica de Vladimir Putin en Estados Unidos. Entre ellas, las donaciones a la Fundación Clinton a través de terceros.

Además de la presión de Trump hacia el Departamento de Justicia, para que lidere una investigación especial en el caso, congresistas republicanos como Bob Goodlatte, presidente del comité judicial de la Cámara de Representantes, han enviado dos cartas a la agencia pidiendo acción.

El legislador ha escrito misivas en julio y septiembre, pidiendo que Sessions nombre a un fiscal especial para investigar "asuntos que parecen estar fuera del alcance de la indagación de Robert Mueller", en el caso 'Rusiagate'.


Juan Hernández, estratega republicano, aseguró a Univisión Noticias que es importante clarificar que sucedió en el caso de Uranium One.

"Así como hay que investigar a Trump porque hay demasiadas posibilidades de que él haya actuado fuera de lugar en su candidatura y su gobierno, eso no significa que no debamos investigar a otros, incluyendo el acuerdo Uranium One e incluso al presidente Obama. Las personas que son del servicio público tienen que operar en un nivel de transparencia mayor", explicó.

"Los latinos republicanos batallamos mucho en las elecciones 2016, justamente porque no había un buen candidato. Veíamos que había corrupción en ambos", agregó.

Pero en la audiencia realizada en el comité judicial este martes -la misma en que Gutiérrez acorraló a Sessions, el fiscal general dijo que "parece no haber suficiente base para nombrar a un fiscal especial" en este caso.

RELACIONADOS:EleccionesHillary Clinton