null: nullpx

Los seguidores del Partido Republicano confían más en Trump que en sus líderes políticos

Una encuesta divulgada por el Pew Research Center mostró que aunque los republicanos de más edad apoyarían al recién electo presidente si en el partido hubiera diferencias, los más jóvenes no entregarían a Trump su confianza a ciegas.
23 Feb 2017 – 10:26 PM EST

Si el presidente Donald Trump y algún congresista republicano tuvieran diferencias sobre la construcción del muro fronterizo con México, los vínculos del gobierno con Rusia o cualquier tema, la mayoría de los seguidores del partido (52%) apoyaría la postura del mandatario estadounidense. Es una de las conclusiones de la última encuesta del centro de estudios independiente Pew Research publicada este miércoles.

"Ellos podrían estar más propensos a confiar en Trump", señala el análisis que consultó por teléfono a 1,503 adultos residentes en Estados Unidos entre el 7 el 12 de febrero pasados. Apenas un tercio de los seguidores republicanos encuestados darían su voto de confianza a los líderes de su partido.

Sin embargo, entre los republicanos más jóvenes, menores de 40 años, la tendencia es distinta. Más de la mitad de los consultados en ese rango de edad (52%) sienten más confianza en sus líderes que en Trump.



La encuesta desveló además que ninguno de los dos principales políticos republicanos en el Congreso generó más opiniones "favorables" que Trump. Ni Mitch McConell, el líder de la mayoría en el Senado, que ha mostrado escepticismo ante los planes de Trump de inversiones millonarias en infraestructura y a su estilo de gobernar por Twitter; ni Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, que este miércoles se fue a McAllen, Texas, a evaluar la factibilidad del muro fronterizo con México que quiere Trump.

Según la encuesta del centro Pew, poco más de un cuarto de las personas interrogadas (25%) ve favorablemente a McConell, casi la mitad (45%) lo evalúa desfavorablemente y el resto (28%) no tiene una opinión.

Sobre Paul Ryan las percepciones son casi parejas. La brecha entre quienes lo ven favorablemente (36%) y quienes desaprueban su trabajo es estrecha (43%).


¿Y Trump?

Cuando tocó evaluar solo al presidente, fueron pocos los encuestados (3%) que no tuvieron una opinión: 41% lo ve positivamente, mientras que 57% no tiene una buena percepción.

Los números no se distancian mucho del nivel de aceptación con el que el mandatario tomó la Casa Blanca. El 17 de enero pasado, cuando aún no asumía, u na encuesta de CNN/ORC mostró que el republicano contaba con apenas 40% de aprobación, el más bajo de la historia reciente del país.

Su nivel de aprobación se ubicó entonces 20 puntos por debajo del que tuvieron sus más recientes antecesores: Obama, por ejemplo, llegó la presidencia en 2009 con 84% de aprobación; Bill Clinton lo hizo en 1993 con el 67%, y George W. Bush entró a la Casa Blanca en 2001 con el 61% de apoyo.


Un republicano bueno para todos

Hay solo un republicano que es visto positivamente desde cualquiera de los dos extremos de la política estadounidense: el senador por Arizona John McCain, quien ha criticado fuertemente al presidente y aún así salió victorioso en la encuesta del Pew Research Center.

En total, 57% de los encuestados, demócratas y republicanos por igual, tienen una opinión positiva del senador, mientras que 33% no lo ve con buenos ojos. Y cuando se desglosa por partidos, los porcentajes de aceptación son casi idénticos entre republicanos (59%) y demócratas (57%).

McCain ha sido uno de los críticos más duros de Trump. Desde la campaña presidencial ambos han llevado una relación tirante que tuvo su punto de quiebre tras la revelación de comentarios lascivos del entonces candidato republicano contra las mujeres. En ese momento, el político de Arizona le quitó su apoyo en la reñida contienda presidencial al listar sus desacuerdos: "Además de mis conocidas diferencias con Donald Trump en cuestiones de política pública, he planteado preguntas acerca de su persona, después de sus comentarios sobre los prisioneros de guerra, la familia Khan, el juez Curiel y anteriores comentarios inapropiados acerca de las mujeres".

Y hace apenas unos días, McCain lo volvió a hacer. Tras una semana de peleas de Trump con los medios, al punto de catalogarlos como los "enemigos del pueblo", el senador aseguró que los dictadores "comienzan suprimiendo la libertad de prensa".

¿Y qué hay con los demócratas?

En total, 72% de los demócratas consultados tienen una gran preocupación según esta encuesta: que sus líderes en el Congreso no hagan lo suficiente para frenar a Trump y sus políticas. Si se desglosa aún más este sector político, el tema perturba a 77% de los demócratas considerados como liberales y a 68% de los más conservadores y moderados.

Durante el primer mes de gobierno de Donald Trump las calles de Estados Unidos se han calentado por diversas razones. Cuando aún no era juramentado, los manifestantes reclamaban que el republicano no era su presidente. Pero cuando las promesas de campaña comenzaron a tomar forma de órdenes ejecutivas las protestas callejeras se multiplicaron.

En 30 días, los opositores de la nueva administración han mostrado pancartas contra el veto a musulmanes con el que Trump quiso prohibir la entrada a Estados Unidos de nacionales de siete países de mayoría musulmana. También salieron a las calles las mujeres para reclamar sus derechos reproductivos y a la salud frente a la oposición del nuevo mandatario al programa Planned Parenthood y ante la inminente derogación de la ley de salud Obamacare. A esas protestas se sumaron otros sectores de la sociedad, como los inmigrantes, que temen por su deportación tras los últimos decretos; los trabajadores, los discapacitados, la comunidad LGBT, todas minorías que sienten sus derechos amenazados por la nueva administración.



Más contenido de tu interés