La temible 'opción nuclear', la única arma que tienen los republicanos para que Gorsuch llegue a la Corte Suprema

Con los demócratas dispuestos a bloquear la votación del nominado por Donald Trump para magistrado del supremo, los republicanos deberán cambiar las reglas de votación del Senado y, con ellas, dinamitar la manera de lograr acuerdos en torno a nominados para puestos clave.
3 Abr 2017 – 5:39 PM EDT

El filibuster es el último recurso que tiene la minoría en el Senado de EEUU para impedir que la mayoría apruebe una ley o un nominado a alguno de los cargos clave que necesitan confirmación parlamentaria.

Es la maniobra más temida y detestada por la mayoría senatorial de turno, que siempre ha coqueteado con la posibilidad de cambiar las reglas de procedimiento de la cámara para impedir que la minoría bloquee una votación, como prometen hacer este jueves los demócratas cuando se analice el caso de Neil Gorsuch para convertirse en magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

En 2003 el entonces líder de la mayoría republicana Trent Lott bautizó esa posibilidad como “opción nuclear”, haciendo un paralelo con la Guerra Fría entre EEUU y la Unión Soviética, cuando la lógica de la disuasión atómica hacía imposible recurrir a ese arsenal dado el inmenso riesgo de mutua destrucción que implicaba su uso.

Qué necesitan los republicanos para confirmar a Neil Gorsuch
Los demócratas aplicarán la medida del filibuster, lo que entorpercerá el nombramiento del candidato a la Corte Suprema.

Los republicanos son mayoría en el Senado.

52

Republicanos

48

Demócratas

Necesitan 51 votos para ratificar a Neil Gorsuch como magistrado en el Supremo.

FILIBUSTER

Si los demócratas usan esta medida para frenar el proceso, los republicanos necesitarán 60 votos para cerrar el debate y poder seguir con la votación.

Votos necesarios

Los republicanos no tienen los votos para superar el filibuster.

LA OPCIÓN NUCLEAR

Pero la mayoría republicana puede cambiar las reglas de votación para anular el filibuster. Solo necesitan una mayoría simple: 51 votos.

¡Nuclear!

Votos necesarios

Hay 52 senadores republicanos, suficientes para cambiar esta regla y dificultar que la minoría demócrata mantega el filibuster.

Los republicanos son mayoría en el Senado.

52

Republicanos

48

Demócratas

Necesitan 51 votos para ratificar a Neil Gorsuch como magistrado en el Supremo.

FILIBUSTER

Si los demócratas usan esta medida para frenar el proceso, los republicanos necesitarán 60 votos para cerrar el debate y poder seguir con la votación.

Votos necesarios

Los republicanos no tienen los votos para superar el filibuster.

LA OPCIÓN NUCLEAR

Pero la mayoría republicana puede cambiar las reglas de votación para anular el filibuster. Solo necesitan una mayoría simple: 51 votos.

¡Nuclear!

Votos necesarios

Hay 52 senadores republicanos, suficientes para cambiar esta regla y dificultar que la minoría demócrata mantega el filibuster.

Los republicanos son mayoría en el Senado.

52

Republicanos

48

Demócratas

Necesitan 51 votos para ratificar a Neil Gorsuch como magistrado en el Supremo.

FILIBUSTER

Si los demócratas usan esta medida para frenar el proceso, los republicanos necesitarán 60 votos para cerrar el debate y poder seguir con la votación.

Votos necesarios

Los republicanos no tienen los votos para superar el filibuster.

LA OPCIÓN NUCLEAR

Pero la mayoría republicana puede cambiar las reglas de votación para anular el filibuster. Solo necesitan una mayoría simple: 51 votos.

¡Nuclear!

Votos necesarios

Hay 52 senadores republicanos, suficientes para cambiar esta regla y dificultar que la minoría demócrata mantega el filibuster.

Los republicanos son mayoría en el Senado.

52

Republicanos

48

Demócratas

Necesitan 51 votos para ratificar a Neil Gorsuch como magistrado en el Supremo.

1

2

FILIBUSTER

LA OPCIÓN NUCLEAR

Si los demócratas usan esta medida para frenar el proceso, los republicanos necesitarán 60 votos para cerrar el debate y poder seguir con la votación.

Pero la mayoría republicana puede cambiar las reglas de votación para anular el filibuster. Solo necesitan una mayoría simple: 51 votos.

¡Nuclear!

Votos necesarios

Votos necesarios

Hay 52 senadores republicanos, suficientes para cambiar esta regla y dificultar que la minoría demócrata mantega el filibuster.

Los republicanos no tienen los votos para superar el filibuster.

Hoy los republicanos parecen dispuestos a sacar esta verdadera bomba del arsenal de procedimientos parlamentarios para superar el filibuster que los demócratas prometen hacer cuando el pleno intente el voto final sobre Gorsuch.

De mantenerse el bloqueo las alternativas serían: proponer otro nominado (sugerencia que ha hecho el líder de la minoría Chuck Schumer) o cambiar las reglas de votación.

Lo primero es una fantasía que difícilmente se vaya a concretar. ¿Quién puede imaginar a Donald Trump aceptando otra derrota parlamentaria, apenas a dos semanas del fracaso de su iniciativa para derogar Obamacare?

Así que aquello que en 2003 era impensable según Lott hoy parece ser la única vía para que Gorsuch llegue al Supremo. La Casa Blanca “está cómoda” con que se use ese mecanismo extremo para aprobar al elegido del presidente, según dijo este lunes en su rueda de prensa diaria el portavoz presidencial Sean Spicer.

Matemáticas parlamentarias

En condiciones normales, Gorsuch necesitaría 51 votos para ser ratificado. Si tomamos en cuenta que los republicanos tienen 52 escaños, no habría problema.

Pero antes hace falta que 60 senadores voten por el generalmente protocolar cierre de debate que precede a la votación final. En ese caso, los republicanos necesitarían a ocho demócratas y según los últimos conteos, solo hay cuatro dispuestos a sumarse al bloque republicano.

Si deciden apelar a la “opción nuclear”, los republicanos permitirán que el cloture, o cierre de debate para pasar a la votación final, sea aprobado con mayoría simple, algo que hará casi imposible el filibuster a la hora de considerar la nominación de magistrados al Supremo.

Se le llama ‘nuclear’ porque implica alterar radicalmente el modo de funcionamiento de un cuerpo que se enorgullece de sus tradiciones, algunas de las cuales suman siglos, y porque afecta uno de los procesos de confirmación más delicados de cuantos considera el parlamento: la ratificación de los puestos vitalicios de los jueces de la Corte Suprema de Justicia.

Si los republicanos aprietan el botón, se hará prácticamente imposible para la minoría bloquear un candidato al Supremo, incluso si el propuesto fuera considerado un radical activista político, algo que hasta ahora los presidentes no hacen precisamente porque el filibuster fuerza a que haya negociación entre los partidos que garantice jueces aceptables para conservadores y liberales.

Todo tiene que ver con Merrick Garland, el juez que propuso Barack Obama para cubrir la vacante dejada con la muerte de Antonin Scalia en febreo de 2016 y al que nunca le dieron oportunidad de presentarse en el Senado porque los republicanos consideraron que un presidente en su último año no tenía derecho a hacer ese nombramiento (aunque la ley no diga nada al respecto).

Para algunos demócratas, Garland sufrió un verdadero y humillante filibuster, como recordó el senador Chris Coons durante el último debate en el Comité Judicial del Senado.

“Nunca ha habido un filibuster partidario de un nominado a la Corte Suprema en la historia, y aunque es técnicamente correcto, preguntó si haber pasado siete meses rehusando a tener un voto, no es el más largo filibuster en este comité”, dijo Coons al anunciar que se uniría al bloqueo de sus demás colegas.

Para el senador republicano John Cornyn el problema para los demócratas es que se trata de una persona propuesta por Trump.

“Seguimos escuchando de Merrick Garland, pero les garantizo que si Hillary Clinton estuviera en la presidencia, nunca habríamos escuchado el nombre de Merrick Garland de nuevo porque ella habría tenido la oportunidad de seleccionar su propio nominado a la Corte Suprema”, dijo Cornyn.

El precedente de 2013

Pese al temor que genera la posibilidad entre muchos demócratas e institucionalistas, no será la primera vez que esa bomba estalle. Paradójicamente, fueron los demócratas quienes hicieron uso de ella cuando eran mayoría en el Senado.

En 2013, el entonces líder de la mayoría demócrata, el senador Harry Reid, frustrado con el bloqueo que los republicanos hacían a los nominados para ocupar escaños en cortes federales y algunos cargos de la administración pública, lanzó la ‘opción nuclear’.

Reid justificó la medida argumentando un nivel de “obstrucción sin precedentes, increíble”. En ese momento, McConnel, a la cabeza de la minoría republicana, aseguró: “Le digo a mis amigos al otro lado del espectro, lo van a lamentar. Y lo pueden lamentar más temprano de lo que piensan”.

Hoy, el heredero de Reid, el senador Charles Schumer reconoce que "lo lamenta", aunque su voto haya contribuido al cambio de reglas en aquel momento.

Pero Schumer como actual líder de los demócratas parece estar dispuesto a arriesgarse a que los republicanos hagan estos cambios, pues respalda el bloqueo a Gorsuch.

Los rostros y tendencias de los magistrados de la Corte Suprema de Estados Unidos (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad