null: nullpx

El candidato 'de última hora' y otras cinco claves para entender las elecciones al Senado en Alabama

Doug Jones es el primer demócrata en un cuarto de siglo que podría ganar un puesto en el Senado por ese estado del sur, si la candidatura del republicano Roy Moore no resistiera el efecto de las acusaciones de acoso sexual que surgieron en las últimas semanas.
11 Dic 2017 – 6:08 PM EST

El país está pendiente este martes del resultado de unas elecciones al Senado en Alabama que en condiciones normales no deberían tener tanto drama ni generar mucha expectativa, considerando que en el último cuarto de siglo ese ha sido un territorio seguro para el Partido Republicano.

Pero para el republicano Roy Moore no luce tan sencillo ganarle al demócrata Doug Jones por el efecto que ha tenido sobre el aspirante republicano las acusaciones de acoso sexual que surgieron en las últimas semanas por parte de mujeres que aseguran que hace unas cuatro décadas, cuando eran adolescentes y Moore un hombre de 30, éste tuvo conductas sexuales “inapropiadas” con ellas.

Pese a que en los últimos tiempos este tipo de denuncias ha significado el fin de carreras para hombres poderosos en el mismo Congreso, medios de comunicación y en la industria del entretenimiento, Moore se ha mantenido desafiante y mientras sigue negando que ninguno de los casos sea cierto, se presenta como víctima de un complot liberal y de “la comunidad LGBT”.

La fidelidad republicana

Luego de que el diario The Washington Post publicara los primeros tres casos de menores de edad que aseguran que tuvieron algún tipo de relación romántica con Moore en los años 70, los principales líderes del Partido Republicano, incluyendo al jefe de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, retiraron su apoyo a Moore y pidieron su renuncia.

Pero en la medida en que el candidato se mantuvo firme, esa presión fue cediendo y finalmente desapareció cuando el presidente Donald Trump terminó dándole todo su apoyo con el argumento de que no se podía dejar que un liberal ocupara un puesto que siempre ha sido seguro para los republicanos.

Aunque en los días siguientes a la publicación de la denuncia se asomó la posibilidad de que Moore fuera expulsado del Senado en caso de que resultara elegido, McConnell, quien será su jefe en la cámara, dijo que la decisión de tener un senador cuestionado ahora “depende de los electores de Alabama”.

Mientras Moore puede contar con el voto de un núcleo duro de conservadores, la gran interrogante es hasta qué punto los republicanos moderados estén dispuestos a seguir la línea pragmática que adoptaron los principales líderes del partido.

Los reporteros de Univision Noticias que han estado trabajado en el estado han encontrado a varios votantes que, aunque se dicen republicanos “de toda la vida”, aseguran que no pueden votar por su actual candidato, algunos incluso antes de que se conocieran las denuncias en su contra, lo que pone en evidencia lo divisiva que es la figura del exjuez.

Las encuestas

Los sondeos de opinión indican que Moore ha perdido la ventaja que tenía frente a Jones a raíz de las acusaciones, que se producen en un ambiente de cero tolerancia contra este tipo de conductas y que ha significado el fin de carreras exitosas en el Congreso, como la del senador demócrata Al Franken, el representante demócrata John Conyers y el republicano Trent Franks.

El promedio de encuestas que publica el sitio especializado RealClearPolitics.com indicaba la tarde del lunes que Moore tenía una ventaja de 2.2 puntos sobre Jone. Un trabajo de Fox News publicado la víspera de las elecciones otorga a Jones una sólida diferencia de 10 puntos, mientras que otro estudio da 9 puntos al republicano.

A pesar de que tras la publicación del trabajo de The Washington Post los números de Moore sufrieron una caída, en los últimos días ha logrado recuperar parte del terreno perdido. El problema es que Jones parece haber capitalizado su inesperada subida y ha logrado mantener el terreno ganado.

Algunos consideran que las encuestas podrían no estar reflejando el verdadero sentimiento de los electores. Algunos alertan sobre el 'voto oculto' de algunos conservadores que no reconozcan en público que van a respaldar al republicano o que van a votar por el demócrata. Muchos recuerdan cómo en ciertas zonas del país ese 'voto oculto' favoreció a Donald Trump en las presidenciales de noviembre.

El voto negro

La mejor opción que tienen los demócratas es lograr la activación de las comunidades negras, un electorado que les resulta siempre favorable, pero cuya participación confronta en Alabama los problemas de la llamada 'supresión del voto minoritario' como en otras regiones del sur de EEUU (a pesar de que el estado fue pionero en la movilización que desembocó en la Ley de derecho al Voto de 1965)

Una de las trabas es la exigencia de presentar identificación en los centros de votación. Tradicionalmente las minorías tienen menos posibilidades de obtener documentación, como licencias de conducir. Además, en años recientes el estado ha reducido el número de oficinas donde se pueden gestionar esos documentos.

Los negros representan el 26% de los votantes elegibles del estado y los analistas estiman que para lograr una victoria, el demócrata Jones debería lograr el éxito que tuvo en su momento Barack Obama quien logró que la comunidad representara un tercio de electorado que participó en el estado en las presidenciales del 2008 y 2012.

Pero se sabe que ninguna elección moviliza tanta gente como unas presidenciales y menos aún unos comicios especiales como estos que realiza Alabama. Por eso Jones estuvo los últimos días de la campaña trabajando en zonas de mayoría negra de Montgomery y Birmingham tratando de activar al electorado.

Las credenciales de Jones entre la comunidad son excelentes, considerando que como fiscal del distrito norte de Alabama, en 2001 y 2002 Jones procesó y condenó a antiguos miembros del Ku Klux Klan responsables de la muerte de cuatro niñas negras en un atentado con bomba contra una iglesia de Birmingham en 1963, un caso de alto perfil en la lucha por los derechos civiles.

El voto hispano

Pese a que Alabama es el segundo estado con mayor crecimiento de población hispana en la última década, el número de votantes registrados es directamente proporcional al tamaño de la comunidad. Hay unos 30,000 votantes de origen hispano registrados en Alabama, menos del 1% de electorado.

Pero con lo históricamente cercanos del triunfo que consideran que están los demócratas, este es uno de esos escenarios en los que cada voto cuenta.

Regional con sabor nacional

Algunos análisis indican que, por las características del candidato republicano, quien se define como una figura ‘antiestablishment’ que es víctima de un complot para evitar su llegada a Washington, hay paralelos entre esta elección especial y los comicios presidenciales de 2016.


La actitud desafiante de Moore ante sus acusadoras, asemeja la que mantuvo -y sigue manteniendo- el ahora candidato Trump cuando fueron surgiendo las mujeres que le señalaban. La postura del presidente y de la Casa Blanca es que se trata de mentiras promovidas por medios de comunicación que buscan afectar al gobierno republicano.

Pero más importante fue cómo el electorado no pareció dar crédito a aquellas denuncias, ni siquiera a la voz del mismo Trump reconociendo que podía manosear los genitales de las mujeres porque era un tipo famoso, y el republicano logró derrotar a quien parecía llamada a convertirse en la primera presidenta del país, Hillary Clinton.

La diferencia entre ambos hombres es que, contrario al empresario devenido hoy en mandatario, es que el aspirante a senador es una vieja y polémica figura de la política estatal.

Candidato de última hora

En la cúspide del rechazo a Moore dentro de su propio partido, y ante la imposibilidad legal de cambiar de postulante, algunos sugirieron que los conservadores podrían escribir el nombre de un candidato para no votar por el republicano, pero no hacerlo por el demócrata, es la práctica que se conoce como ‘write-in’.

Informalmente se habló de la posibilidad de anotar al actual senador interino y perdedor de las primarias frente a Moore, Luther Strange, pero la iniciativa no prosperó.

Este domingo el senador republicano por Alabama Richard Shelby dijo que no podía respaldar a Moore y aseguró haber seleccionado a un "respetable republicano", aunque no dijo qué nombre escribió en su boleta anticipada.

Trump, Moore, Franken, Weiner y otros nueve casos de acoso sexual que sacudieron la política en EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés