6 puntos para entender qué es el memo republicano que tiene en vilo a los demócratas y al FBI

Los republicanos están por publicar un informe del Congreso en el que se denuncia una supuesta 'conspiración' contra Trump. Los demócratas dicen que podría comprometer la investigación del 'Rusiagate' y el FBI que puede lesionar la seguridad nacional.

El presidente Donald Trump dará luz verde a la publicación del polémico memo que habla sobre supuestos abusos del FBI al investigar a un asesor de su campaña y que ayudaría a reforzar la narrativa del presidente de que la investigación del llamado 'Rusiagate' es una “caza de brujas” armada con “ fake news”.

El documento fue elaborado por el jefe del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, el republicano por California, Devin Nunes, un hombre que ya fue señalado por supuesto mal manejo de información clasificada en 2017 y que por eso tuvo que separarse de las pesquisas vinculadas al tema de Rusia.

El lunes pasado los republicanos de ese comité votaron a favor de la divulgación del memo, que los demócratas, el Departamento de Justicia (DOJ) y el propio FBI señalan que podría comprometer la investigación federal que está en marcha.

¿Por qué este memo tiene en vilo a republicanos, demócratas y a parte de la comunidad de inteligencia? Aquí, una breve guía sobre para entender lo que se sabe hasta ahora del informe que divide a Washington:


1- ¿Qué es el memo y que alega?

Aunque aún no se ha hecho público, trascendió que este documento de casi cuatro páginas detalla supuestos excesos del DOJ y el FBI cuando ordenaron vigilar a Carter Page, un ayudante de la campaña de Trump vinculado a altos funcionarios rusos.

En medio de la campaña presidencial 2016, Page viajó a Moscú y se reunió con gente del Kremlin. Esto disparó alarmas que llevaron al DOJ y al FBI a pedir autorización a una corte FISA ( Foreign Intelligence Surveillance Act) un tribunal que opera en secreto y aprueba espionajes a personas sospechadas de vínculos con inteligencia extranjera.

El memo busca señalar que esa autorización de FISA fue un exceso y que estuvo motivada políticamente.

Además, según informes, el memo indica que la vigilancia a Page pudo originarse por el famoso dossier elaborado por el exespía de inteligencia británica, Christopher Steele, documento con información no verificada que alega vínculos entre el círculo cercano de Trump y agentes rusos en plena campaña.

Nunes estaría denunciando una suerte de conspiración tramada entre instituciones, jueces, espías y políticos para perjudicar a Trump.

2- ¿Quién es Nunes y por qué está en el centro del embrollo?

Nunes es –nada menos- que el jefe del Comité de Inteligencia, cuerpo que lleva adelante una de las cuatro investigaciones del Congreso sobre el ‘Rusiagate’.

Este congresista de perfil bajo pasó a estar en el centro de la escena en marzo de 2017 cuando sorprendió a sus colegas del comité dando una conferencia de prensa sin compartirles previamente la información, y afirmó que las comunicaciones de Trump pudieron haber sido interceptadas de forma indirecta en pesquisas sobre varios ciudadanos extranjeros.

Esa sorpresiva conferencia de Nunes llegó justo luego de que el entonces candidato comenzara a divulgar versiones de que Obama “lo había espiado” en la Torre Trump.

Este movimiento, que muchos señalaron como coordinado con la Casa Blanca, hizo que el Comité de Ética de la Cámara Baja lo investigara por presunto uso incorrecto de información clasificada por parte del congresista. Nunes se retiró en abril de todo lo vinculado a Rusia y en diciembre retomó funciones luego de que no hallaran nada malo en su proceder.

Ahora, Nunes está en la mira otra vez porque fue él quien ordenó la confección de este memo, además de ser uno de los mayores impulsores de su publicación.

3- ¿Por qué este memo literalmente está dividiendo a Washington?

En principio es un movimiento inusual, según expertos en asuntos de inteligencia de EEUU, porque su divulgación puede poner en peligro procedimientos secretos del FBI. Además, señalan que pone en riesgo temas de seguridad nacional y de paso ‘ensucia’ la investigación federal que lleva a delante el fiscal especial Robert Mueller.

Chris Wray, jefe del FBI que fue elegido por el propio Trump luego de haber despedido abruptamente a James Comey, dejó clara su posición: se opone a la publicación del documento porque asegura que tiene información parcializada, datos imprecisos y una narrativa falsa sobre operaciones de inteligencia.

Que el presidente desoiga a un alto jefe de inteligencia y de luz verde a la publicación representa un quiebre entre el DOJ (del que forma parte el FBI) y la Casa Blanca, que no se veía desde los tiempos del Watergate.


4- ¿Qué quieren los republicanos?

Los republicanos afines a la Casa Blanca afirman que la publicación pondrá en evidencia una conspiración motivada políticamente que busca acorralar a Trump.

Los republicanos en el Congreso aducen que el dossier elaborado por Steele pudo ser la chispa que encendió el 'Rusiagate'.

Esto, sumado a la publicación del memo de Nunes, les da supuestas bases a los republicanos para sostener que la investigación de Mueller sobre la posible colusión entre Rusia y la campaña de Trump y si hubo obstrucción a la justicia por parte del presidente no tiene bases sólidas.

Esta sería la máxima escalada de los republicanos en menoscabo de la credibilidad de la investigación conducida por Mueller.

Los republicanos argumentan que la divulgación del memo le da más información a la opinión pública. El presidente de la Cámara de Represnetantes, el republicano Paul Ryan, dijo que está de acuerdo con la publicación porque suma “transparencia”.

Este memo le da municiones a Trump y a los republicanos para sostener la teoría de ‘la caza de brujas’ que instaló el presidente.

5- ¿Qué dicen los demócratas?

En las antípodas están los demócratas, que aseguran que la publicación del memo de Nunes no es más que otro ardid de Trump y sus aliados para ensuciar y menoscabar el trabajo de Mueller y el FBI.


Estas pesquisas ya resultaron en cuatro imputados cercanos a Trump, dos de ellos ( el asesor de campaña George Papadopoulos y el exasesor de seguridad nacional Michael Flynn) con cargos por mentir a los investigadores.

También aducen que se trata de una teoría conspirativa republicana sobre un supuesto complot contra Trump. Los demócratas que leyeron el documento dicen que los republicanos eligieron minuciosamente los datos a divulgar para crear desorientación.

Un reporte de The New York Times indica que este memo busca cercar también a Rod Rosenstein, el segundo del Departamento de Justicia que accedió a renovar el permiso de espionaje sobre Page. Informes que citan fuentes en la Casa Blanca indican que la revelación del memo podría ser usada por Trump para forzar la salida de Rosenstein y poner en su lugar a alguien más afín al gobierno.

Este jueves los dos líderes demócratas del Congreso, la congresista Nancy Pelosi y el senador Chuck Schumer, pidieron a Paul Ryan que destituya del Comité de Inteligencia a Nunes por estar comprometiendo una investigación federal.

"(El memo) contiene inexactitudes y omisiones que tergiversan la información de inteligencia y ponen en peligro la eficacia de nuestra comunidad de inteligencia", detalló en un comunicado Pelosi.

6- Republicanos vs demócratas - Dossier vs memo

Para no confundir, son dos documentos los que están orbitando las bases del ‘Rusiagate: el memo de Nunes y el dossier de Steele.

El dossier: Es un documento que elaboró en 2016 la firma de investigación Fusion GPS a pedido de una web conservadora The Washington Free Beacon que no quería que Trump fuera el candidato republicano. Cuando Trump ganó la candidatura, personal de la campaña de Hillary Clinton y del Comité Nacional Demócrata continuaron pagando por esa investigación.

El dossier fue confeccionado con datos aparentemente no verificados que obtuvo Christopher Steele, un exespía británica experto en Rusia, de sus contactos vinculados a altas figuras del Kremlin. Steele detalla en su informe que hubo coordinación y “un flujo de información regular” entre la campaña de Trump y el Kremlin.

Según informes, en junio de 2016 Steele se alarmó con esta información y se comunicó con el FBI para proporcionar estos datos sin el permiso de Fusion.


Los republicanos señalan que este punto pudo disparar toda la investigación, pero no tienen en cuenta que casi en simultáneo el gobierno de Australia notificó por otra vía a autoridades de EEUU sobre una conversación entre un diplomático australiano y el asistente de Trump, George Papadopoulos, en la que este afirmó que los rusos tenían "datos sucios" sobre Clinton.

El memo: Es este documento que elaboró el equipo del congresista Nunes durante el periodo de 2017 que estuvo retirado supuestamente de la investigación del comité que preside.

Aún no se ha publicado aunque todo indica que como el presidente Trump dará luz verde este jueves, es factible que se divulgue este viernes según informes.

RELACIONADOS:FBICasa BlancaDonald TrumpRusiagate